Quantcast

MULTIDEPORTE

Urge al CSD dignificar por fin al educador físico y deportivo

El Consejo Colef exige reconocimiento tras casi medio siglo de lucha

Lamenta su inoperatividad derivada de unos estatutos de la Transición

CONSEJO COLEF

El presidente del Consejo Colef, Vicente Gambau, critica el low cost por primar las instalaciones frente al personal.

(30-5-2025). El presidente del Consejo Colef, Vicente Gambau, afirma que “hace más de 45 años que peleamos por dignificar y reconocer al educador físico y deportivo, ya que se nos equipara a los monitores y entrenadores”. Según expone, actualmente, la corporación está inoperativa por unos estatutos aprobados antes de la Constitución.

“El reto del Consejo Colef de cara a este 2024 es implementar la disposición final sexta de la Ley 39/2022, de 30 de diciembre, del Deporte, que servirá para regular, por fin, la profesión de educadores físico deportivos”, explica el presidente del Consejo General de la Educación Física y Deportiva (Consejo Colef), Vicente Gambau, a CMDsport. El directivo fue reelegido al frente de la corporación el pasado marzo. 

Por lo tanto, por imperativo legal, “hay que hacer que el título universitario sea de profesión regulada, pero el ritmo parlamentario en España es el que es”. Sin embargo, critica el hecho de que “el tema de la educación física sea una asignatura menor para el Gobierno, ya que le preocupa más el deporte federado, la competición y el espectáculo en vez de la práctica”. 

UNOS ESTATUTOS DE LA TRANSICIÓN 

Para que la profesión obtenga el reconocimiento merecido, urge que se actualicen los Estatutos del Colegio Oficial de Profesores de Educación Física, que fueron aprobados en 1978 y, por lo tanto, están totalmente desfasados. 

“En España, ahora, todo vale, y da igual la formación que uno tenga o, incluso, que no la tengas, independientemente de si pone en riesgo la salud de las personas”, critica. “Actualmente, da igual si uno se ha formado durante un mes o con un grado de cuatro años, porque hay una desordenación del espacio profesional”, advierte.

En este sentido, unos estatutos de 1978 provocan que la corporación “esté inoperativa y funcionando mal, sin sustento jurídico, lo que deriva en una multitud de problemas e inseguridades”.

Ejemplo de ello es, por ejemplo, la denominación de licenciado, un título extinguido. “Situaciones como esta provocan que tengamos un problema para argumentar nuestra exigencia e incluso, que tengamos que pelear por tener presencia en los convenios colectivos”, admite. 

EL PROBLEMA DEL LOW COST

Vicente Gambau también arremete contra algunos operadores del sector del fitness y, en particular, contra el low cost, ya que “en el contexto actual, que se está enfocando a la salud, debe contar con el profesional adecuado”. 

No obstante, afirma que “en muchos casos prima la cuenta de explotación”. Particularmente, “en el segmento low cost las instalaciones ganan protagonismo frente al personal, por lo que los profesionales científico-técnicos acaban siendo contratados como monitores”. 

EMPLEO PRECARIO

“No es lo mismo tener un curso de tres fines de semana que un grado, por lo que estos operadores deberían cumplir la ley e informar a sus clientes del nivel de acreditación de sus empleados”, indica. “Este es un problema general en el sector del fitness, especialmente en los centros de bajo precio”, reitera. 

De este modo, la proliferación de estas cadenas “crean empleo, pero es muy precario e irregular y, muchas veces, no encuentran personal”. De hecho, “dudo que repartan beneficios para una buena gestión interna o que el personal esté satisfecho y contento”. 

Por lo tanto, para solventar estas problemáticas y que la profesión esté reconocida como regulada, debe tener la reserva de actividad, los estatutos actualizados con una denominación y un título universitario de una profesión regulada. “Pero todo esto está en manos del CSD, ya que el trabajo técnico está hecho, pero no el legislativo”, concluye. 

 


No hay comentarios

Añade el tuyo