MULTIDEPORTE

Según un estudio en Estados Unidos de Strava y la universidad de Stanford

El Covid-19 cambió los hábitos y minó los ánimos de los deportistas de élite

recomendacion_deportistas_profesionales-bis

ANTES Y DESPUÉS DEL COVID-19. Según el estudio de Strava y la Universidad de Stanford, antes de las restricciones generadas por el COVID-19, únicamente el 3’9% de los deportistas aseguraban “sentirse deprimidos más de la mitad de los días de la semana”. Dicha cifra pasó a ser del 22’5% durante la pandemia. Un incremento, por lo tanto, de casi 6 veces más.

(20-10-20). La pandemia por coronavirus ha cambiado nuestras vidas. Por completo. A nivel social. A nivel económico. Pero también a nivel emocional y deportivo. Un estudio de la plataforma Strava (con más de 70 millones de atletas alrededor del mundo) y la universidad americana de Stanford muestra los efectos mentales, físicos y financieros que la pandemia del Covid-19 ha tenido sobre la comunidad deportiva.

Bajo el paraguas de Impacts of COVID-19 on Professional Athletes, la plataforma Strava y la Universidad de Stanford entrevistaron a 131 atletas profesionales de resistencia de los Estados Unidos. Fruto de estas entrevistas, detectaron los impactos financieros, personales y de motivación que la situación actual, la pandemia del coronavirus, está provocando en dicha comunidad deportiva. La investigadora clínica y candidata al doctorado en epidemiología de la Universidad de Stanford, la doctora Megan Roche, deja claro que “el estudio muestra que el COVID-19 ha tenido amplios efectos en la comunidad deportiva, especialmente en lo que se refiere a la salud mental”.

Paralelamente, el estudio revela también cambios sustanciales en los hábitos de los deportistas. Tales como diferencias en cambios drásticos en horarios de entrenamiento y la intensidad de las sesiones realizadas. Esto es, el COVID-19 ha ocasionado transformaciones de comportamiento en dichos atletas. Eso sí, llama la atención la perseverancia y resistencia de la comunidad atlética profesional durante uno de los períodos más complicados de la historia moderna.

Efectos negativos sobre la recuperación de los deportistas

El autor principal del documento, el profesor de Stanford y médico en medicina deportiva, el doctor Michael Fredericson, añade que “los resultados de nuestro estudio ayudarán a guiar nuestro enfoque para maximizar la salud en los atletas de élite”. Hay que tener en cuenta que “el estrés incontrolado puede disminuir la respuesta inmunológica del cuerpo, así como perjudicar la capacidad de recuperación total del ejercicio intenso, y necesitamos proporcionar recursos adicionales para ayudar a los atletas a enfrentar estos desafíos” advierte Fredericson. De aquí la importancia que pueden inferir los resultados que pasamos a detallar a continuación.

SALUD MENTAL

Las decenas de entrevistas llevadas a cabo permiten inferir una serie de conclusiones para esta dualidad conformada por Strava y la Universidad de Stanford. Son las siguientes:

  • Un 20% de los atletas reportó dificultades para hacer ejercicio, dichas complicaciones están relacionadas con la salud mental, la motivación y el COVID-19.
  • Antes de las restricciones generadas por el COVID-19, únicamente el 3’9% de los deportistas aseguraban “sentirse deprimidos más de la mitad de los días de la semana”. Dicha cifra pasó a ser del 22’5% durante la pandemia. Un incremento, por lo tanto, de casi 6 veces más.
  • Antes de las restricciones generadas por el COVID-19, sólo el 4’7% de los atletas afirmaron “sentirse nerviosos/ansiosos más de la mitad de los días de la semana”. Sin embargo, durante la pandemia del Covid-19 el índice de respuestas en ese sentido se incrementó casi 6 veces, pasando a ser del 27’9% de los deportistas

Efectos económicos

Viendo las conclusiones anteriores, queda clara la relación causa-efecto entre la pandemia por coronavirus y la salud mental de una buena parte de los deportistas profesionales de Estados Unidos analizados. No es menos cierto el efecto económico negativo que esta misma situación ha generado sobre esta misma comunidad. Y es que 7 de cada 10 atletas encuestados “están preocupados sobre la posibilidad de recibir una compensación financiera por sus actividades deportivas durante el tiempo que perduren las restricciones por el COVID-19”.

Hábitos alterados

Strava y la Universidad de Stanford han detectado que los hábitos de los atletas se han transformado también en los últimos meses debido al COVID-19. Destacan las siguientes tres conclusiones:

  • El 31% de los atletas aumentó la duración de sus sesiones de entrenamiento
  • El 17% de los atletas incrementó la intensidad de las sesiones de entrenamiento
  • Los resultados concretos de la plataforma Strava indicaban que los atletas profesionales hacían ejercicio durante 92 minutos/día (de media) antes de las restricciones. Este tiempo pasó a ser de 103 minutos/día durante las restricciones de COVID-19. Por lo tanto, la investigación afirma que otro de los cambios alterados fue el de la duración de los entrenamientos, además de la intensidad (como ya hemos visto previamente)

¿Cuál es el futuro más inmediato?

La incertidumbre de la situación actual, hasta que no haya una vacuna con plenas garantías, es de muchos interrogantes. Para la población en general. Y para los atletas en particular, teniendo en cuenta el caso estudiado. Hay que tener en cuenta que la primera mitad del año fue extremadamente perjudicial para los deportes, con la cancelación de muchos eventos y pruebas deportivas, incluyendo el de mayor impacto, los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 que, a priori, tendrán lugar el próximo verano. Veremos en qué circunstancias.

Según expone la investigación de Strava y Stanford, “hay indicios de que la comunidad atlética está empezando a encontrar soluciones para competir con seguridad, como la finalización con éxito del Tour de Francia o el crecientes interés en los maratones virtuales”, por citar sólo 2 ejemplos concretos.

El CEO de Strava, Michael Horvath, lo resume de la siguiente manera: “incluso en este año extraordinariamente difícil, está claro que la comunidad atlética sigue esforzándose”. Por lo que el mensaje que sigue lanzando a la población mantiene sus valores primigenios. Los atletas no están solos ante la adversidad. Y la población, aunque no lo parezca, tampoco.

Metodología del estudio

Como ya hemos comentado al principio, Strava y la Universidad de Stanford entrevistaron a 131 deportistas de resistencia norteamericanos. El 44% eran corredores, el 39% ciclistas y el 11% triatletas, por citar algunos ejemplos concretos. Eso sí, todos ellos activos en la plataforma Strava (como condición previa). Tras completar una encuesta de 30 preguntas, la mayoría de ellos (114) dieron autorización para que se analizaran los datos de sus actividades.


No hay comentarios

Añade el tuyo