MULTIDEPORTE

En el II Forum BCN Mujer y Deporte

Denuncian una educación física desigual e insuficiente

foro-dona-esport

Participantes en el II Forum Barcelona de Mujer y Deporte, celebrado el 22 de octubre, entre las que se encuentran Paula Fernández Ochoa, Irene Zendrera, Gemma Cernuda y la Dra. Eva Ferrer.

(26-10-2016). En pocas décadas se ha avanzado con creces en la incorporación de la mujer al deporte, pero todavía arrastramos como sociedad el gran lastre de este problema de género social. ¿Es la escuela un reflejo de ello? ¿Qué soluciones existen?

El 70% de las chicas entre 16 y 17 años abandonan el deporte. Con este dato arrancaba la segunda edición del Fórum de la Mujer y el Deporte el pasado 22 de octubre en el auditorio de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona. Este hecho es multifactorial y responde varias causas: El cambio de intereses, la presión de los estudios, la capacidad de organización para llegar a todo, el cambio hormonal en la adolescencia, son algunos de ellos. Asimismo, los que sí dependen de nosotros como sociedad, como los patrones de deporte masculinizados, se pueden trabajar desde la educación.

LAS MUJERES JUEGAN EN CAMPO CONTRARIO

Aparentemente, en pleno siglo XXI cualquiera se atrevería a decir en voz alta que la evolución social de la mujer en el deporte ha sido abismal y que se han dado pasos firmes para su integración, ya que décadas atrás no asumía ningún rol en este ámbito.

La sociedad no trata a la mujer como debe

Sin embargo, José Luis Pérez, catedrático de Filosofía del Derecho en la Universitat Pompeu Fabra y presidente de la Asociación Española de Filosofía del Deporte, discrepa de ese acercamiento en igualdad de género y hace hincapié en que “las mujeres juegan en campo contrario, pues los modelos deportivos son masculinos, ya que han estado y están aún diseñados por hombres. Un ejemplo es lo que esperan y lo que obtendrán un niño y una niña que quieran dedicarse al deporte. Es cierto que ambos conseguirán un mayor bienestar físico y una mejor salud, pero obtendrán por igual una recompensa económica, un reconocimiento social o fama? La respuesta claramente es no. Sólo es necesario pensar en los altos cargos de las federaciones y entidades deportivas que en su mayoría ocupan hombres, lo que provoca la reproducción de ese modelo masculino. Como reconoce la marchadora olímpica María Vasco “la sociedad no nos trata cómo debe”.

LA ESCUELA LO ESTÁ HACIENDO MAL

En esta línea, Oriol Blancher, profesor, presidente de la Agrupación Escolar Catalana y miembro de la Coordinadora Catalana de Fundaciones de Educación hace autocrítica y asume que “en la escuela se está haciendo mal” porque no se ha sabido dar al deporte el peso que debería tener y tampoco se ha adaptado a la condición física y al género. A la hora de realizar actividad física, utilizamos estereotipos masculinos y hay que aprender a cambiar esa tendencia. Por ejemplo, se puede buscar con la asexualidad del deporte, como lo son el bádminton, el hockey o la vela, donde las diferencias de género no son tan marcadas porque no dependen de la fuerza y se pueden realizar conjuntamente en clase. Así lo afirma Pérez, pues considera que “la separación de deportes masculinos y deportes femeninos fomenta la desigualdad de género”.

Hoy en día es una realidad que está arrancando, pues cada vez son más los centros deportivos y las escuelas que se suman a actividades que atraen también a las chicas y acaban por formar equipos femeninos.

EL CAMBIO EN NUESTRAS MANOS

En definitiva, desde las instituciones escolares se afirma que el trabajo no es suficiente y aún queda un camino (muy) largo por recorrer, pero el cambio está en nuestras manos.

Existen soluciones e iniciativas que desde la escuela se pueden llevar a cabo para promocionar más la actividad física e igualar el trato (aunque no haya mala fe, no somos conscientes de los micro machismos diarios). Existe una disfunción que permanece en la estructura de la sociedad cuando a los chicos se les trata en primer lugar y las chicas en segundo. Esto se traduce en mejores campos, vestuarios, horarios y becas a los chicos. Y la pregunta es, ¿Por qué lo permitimos y por qué lo perpetuamos? Se debe trabajar con nuevos modelos para lograr cambiar de más “Marías” Vasco a menos “Messis”.

Otras propuestas son sumar horas de la asignatura de educación física (la media semanal es de 1,8 horas) para crear la necesidad que los alumnos integren actividad en su vida diaria y animar a los padres que sean sus referentes de personas activas.

Se debe trabajar con nuevos modelos para lograr cambiar de más ‘Marías Vasco’ a menos ‘Messis.

Como propone Blancher, la E.F. es una herramienta más que se puede desarrollar haciendo clase de matemáticas o física, por ejemplo, mientras se practica natación. La clave es introducir nuevas metodologías y tutorías dirigidas a hacer entender que si desde pequeños cuidan e invierten en el cuerpo y la mente, éstos tendrán garantía en su durabilidad.

La responsabilidad es de todos, por para empezar hay que crear un potente binomio entre escuela y familia con las AMPAS, pues hay un grave problema de concienciación mutua. Y hay que avanzar, pero juntos.


No hay comentarios

Añade el tuyo