MULTIDEPORTE

La Generalitat accede a negociar la desescalada del sector

El deporte catalán pide una apertura total y la inyección inmediata de ayudas

La compensación para las entidades aumenta hasta los 25 millones

August-Tarrago,-Josep-Viladot-i-Gerard-Esteva-BIS

De izquierda a derecha, August Tarragó, presidente de Adecaf; Josep Viladot, presidente de Gestiona; y Gerard Esteva, presidente de la Ufec.

(13-11-2020). El deporte catalán asume con resignación que deberá permanecer cerrado otros diez días más, hasta el 23 de noviembre. Así lo anunció ayer la Generalitat de Cataluña, que añadirá cinco millones a los 20 anunciados con anterioridad para compensar un sector cuyos integrantes califican la situación de “insostenible”.

“Hemos aprobado una prórroga de las medidas durante 10 días más. Si no actuamos con firmeza, las medidas serán más duras. Estamos en el camino de bajar la afectación que recibe la atención primaria”, anunció ayer la titular de Salut de la Generalitat de Cataluña, Alba Vergés, en una rueda de prensa donde se confirmó el cierre de gimnasios, bares, restaurantes, teatros y cines.

Antes de su comparecencia, la Generalitat anunció al sector deportivo las medidas en una reunión en la que participaron Meritxell Budó, consellera de presidencia; Gerard Figueras, Secretario General de Deportes; Marc Ramentol, secretario de Salud de la Generalitat de Catalunya, y varios representantes del sector deportivo catalán.

DESESCALADA PROGRESIVA

La primera propuesta que puso sobre la mesa el ejecutivo catalán fue mantener todo el deporte no profesional cerrado hasta el lunes 23 de noviembre. Y, a partir de esa fecha, iniciar la desescalada abriendo solamente los espacios al aire libre.

La oferta fue rechazada por los representantes del sector deportivo. Estos reclamaron abrir todos los espacios, también los interiores, el día 23. “Así dan a entender que los espacios cerrados son peligrosos, y es mentira”, lamentó el presidente de Adecaf, August Tarragó.

“Estamos decepcionados. Una vez más, el gobierno y el Procicat son ajenos a la realidad de la ciudadanía”, añadió la Unió de Federacions Esportives de Catalunya (Ufec) a través de un comunicado. En el mismo, sus responsables insistieron en la desproporcionalidad del cierre hacia un sector “pionero en la aplicación de protocolos y medidas de seguridad”, y advirtieron que, “si no hay un rescate económico a la altura de las circunstancias, el sector deportivo terminará sumándose a la lista de víctimas mortales de esta pandemia”.

MESA SECTORIAL CON SALUT

La negativa de los representantes del sector a la reunión de ayer con la Generalitat terminó con los intervinientes del Ejecutivo catalán accediendo a celebrar la próxima semana una mesa sectorial con Salut y el tejido deportivo para negociar la desescalada de la vuelta a la actividad deportiva con el tejido deportivo. “Eso es lo que pedimos desde julio: que nos dejen participar en este tipo de decisiones. Esta vez parece que será así. Nos han dado de margen hasta el día 23 para poder renegociar las instalaciones. Hay que ver qué se abre y cómo. Queremos abrir los espacios cerrados”, añade Tarragó.

Otro de los asistentes de la reunión, el presidente de Gestiona, Josep Viladot, comenta que defendieron ante Marc Ramentol los argumentos por los cuales los centros deportivos deberían permanecer abiertos, a diferencia de otros países donde los han cerrado: “El nivel de exigencia que ha habido en este sector en España ha sido muy superior al de otros países y merece un voto de confianza. Mucha gente que sale de los hospitales tras superar el virus necesita hacer la recuperación en nuestros centros”.

AYUDAS INSUFICIENTES

Para intentar compensar la prórroga del cierre, el gobierno catalán anunció que aumentará en cinco millones la ayuda extraordinaria que destinará al deporte, pasando de 20 millones a 25. Unas cantidades que el sector deportivo sigue considerando insuficientes.

“Sólo la red municipal de centros de Barcelona ya pierde unos 9 o 10 millones cada mes si no puede abrir. En Cataluña, todo el sector pierde unos 200 millones mensuales, y ya llevamos más de 1.300 millones de pérdidas”, expone Viladot, que alerta que la situación ya era “insostenible” antes de conocer la prórroga del cierre.

El presidente de Gestiona subraya que “ahora habrá más inseguridad y bajas. Antes del tercer cierre los centros públicos estábamos sobre el 35% de éstas, pero ahora ya se sitúan alrededor del 40%, y cuando termine la prórroga habremos superado el 50%”.

Para Adecaf, urge que las ayudas, aunque sean pocas, lleguen de forma inmediata. “Sobre todo nos quejamos de la lentitud. Cada día que pasa sin ayudas es importante. El dinero tiene que circular ya”, se queja Tarragó.

El presidente de Adecaf reconoce que tiene el compromiso de la consellera de presidencia, Meritxell Budó, de que estos 25 millones no serán los únicos que reciban. “Pedimos que no sustituyan a los 88 que hace tiempo que reclamamos, y nos han dicho que siguen trabajando para buscar nuevos fondos”.

PENDIENTES DEL TSJC

Así pues, la única opción de que el sector deportivo pueda abrir antes del 23 de noviembre está en manos del TSJC. El tribunal debe decidir, en los próximos días, si declara nulo y desproporcionado el cierre decretado el pasado 29 de octubre. Una medida que daría pie a otros recursos. En función de la resolución cautelar del TSJC y de la fórmula elegida por parte de la Generalitat para alargar el parón -sea a través de una prórroga o de un nuevo decreto-, el sector deportivo estudiará si vuelve a presentar otra querella o a través de qué trámite legal trata de impedir esta medida.

En el caso que el TSJC dé la razón al sector deportivo -como ya hiciera en julio- el sector deportivo podría reabrir sus instalaciones antes de que termine la prórroga. Los tiempos judiciales, eso sí, vuelven a ir en contra del sector.

También a nivel de las posibles compensaciones económicas. “Hasta que no llegue una sentencia definitiva que condene a la Generalitat por un cierre desproporcionado no podremos reclamar daños y perjuicios. Y esto puede tardar años, tal vez dos o tres”, reconoce Tarragó.


No hay comentarios

Añade el tuyo