MULTIDEPORTE

QUERIDO/A PIONERO/A

El deporte en la UCI gracias a la insistente impericia gubernamental

Además de las denuncias, ya hay quienes se plantean la desobediencia

campaña-en-defensa-de-los-gimnasios-eneero-2021-cataluña-2-bis

Varias entidades del fitness catalán han manifestado su hartazgo por las restricciones decretadas por las administraciones en la tercera ola del Covid-19.

(11-1-2021). Sumidos ya en la tercera ola del Covid-19, cada vez son más las comunidades autónomas cuyos sectores del deporte vuelven a estar sumidos en nuevos confinamientos. La situación económica de cada vez más empresas y profesionales empieza a ser insostenible y, además de las denuncias planteadas contra las administraciones, ya hay quienes abogan por aplicar la desobediencia.

Esta semana se cumplirá el décimo mes desde que el Gobierno central decretase el Estado de Alarma a raíz del estallido de la pandemia del COVID-19. Desde entonces, la ‘nueva normalidad’ instada por los gobernantes del país ha consistido en considerar a los sectores y empresas del país en general, así como al grueso de los ciudadanos, en poco menos que ‘culpables’ por el avance de una epidemia que ha provocado cerca de 52.000 fallecidos en España desde marzo pasado y hasta el pasado viernes, 8 de enero, según el ministerio de Sanidad. Esa cifra de mortandad supone el 0,11% de los 46,49 millones de habitantes con que cuenta España. Ciertamente, sufrimos una pandemia que ha registrado esas lamentables 52.000 muertes y éstas han supuesto el 2,54% de los 2,05 millones de casos de COVID-19 registrados en el citado periodo.

Pese a la profunda tristeza que esas 52.000 muertes suscitan y la enorme preocupación que provocan los amenazantes rebrotes que siguen proliferando en esta tercera ola que avanza por el país, resulta intensamente preocupante también la ausencia de otro tipo de estrategias para frenar los contagios por parte de nuestros gobernantes que la de los sucesivos confinamientos de diverso grado que éstos siguen decretando como si no existieran otras opciones que las restricciones a gran escala.

Nos cierran y nos abren como si fuéramos un interruptor

La clase política parece no haber aprendido nada de los diez meses que llevamos ya de nuevo escenario. Como critica la gerente de un gimnasio de Palencia con la que hemos hablado y hoy publicamos sus declaraciones, “nos cierran y nos abren como si fuéramos un interruptor”. Y lo mismo sucede en el retail, las estaciones de esquí, los polideportivos… “Los gobernantes parecen no darse cuenta de que éstos cierres no propician más que grandes concentraciones de población en aquellos espacios que siguen abiertos”, señalaba el pasado viernes el propietario de una cadena de tiendas de deportes con varios comercios en centros comerciales.

Las tipologías de restricciones decretadas por los gobiernos del país están evidenciando que aquello que proponía Einstein de “si quieres resultados distintos, haz cosas distintas”, no hay manera de que cuaje en la mente de quienes nos ‘gobiernan’ y que evidencian su incapacidad de gestionar esta situación de modo inteligente y utilizando la información disponible con eficiencia.

SUMIDOS EN LA DESINFORMACIÓN PESE AL ‘BOMBARDEO’ INFORMATIVO

Diez meses después del inicio de la pandemia los gobernantes parecen no haber escuchado realmente a los diversos sectores económicos y que predomine en ellos la determinación de querernos obedientes, sumisos y rendidos. Asimismo, con cada nuevo cierre o restricción nos culpabilizan, como si fuéramos nosotros los responsables de su torpeza para buscar nuevas estrategias de contención de la pandemia.

Apenas se habla de que el índice de casos de COVID-19 curados sobre el total de casos diagnosticados alcanza el 97,46%

Y, asimismo, parecen queremos desinformados mediante el bombardeo constante de datos desalentadores (apenas se habla de que el índice de casos de COVID-19 curados sobre el total de casos diagnosticados alcanza el 97,46%). Y, asimismo, parecen especialmente empecinados en tenernos inmersos en el desconocimiento sin la información que cada sector debería tener para conocer su incidencia real sobre el origen de los contagios. Como ya informamos (y denunciamos) a principios de este año, desde mediados de diciembre, en los informes del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad del Gobierno central ya no figuran los datos de los contagios suscitados en el ámbito deportivo y, al final los datos de los gimnasios acabaron tabulándose con los de las iglesias. Desde que CMDsport publicara en primicia que la incidencia del ámbito deportivo en los contagios alcanzaba el 0,41% (primero fue el 0,28%) no han vuelto a aparecer más datos en las actualizaciones del citado Centro de Coordinación de alertas y emergencias sanitarias. Los gobernantes parecen escudarse, pues, en la falta de transparencia informativa que mejor responde a sus intereses para seguir manipulándonos y justificando sus cuestionables decretos de cierres y aperturas sucesivas como el mejor estrategia contra el avance de la pandemia.

HARTAZGO

El deporte, al menos en Cataluña, aunque empiezan a anunciarse acciones en otras zonas el país, ya manifiesta su hartazgo ante el alud de restricciones que poco dicen en favor de una situación que más recuerda a las dictaduras que a un régimen realmente democrático.

La salud es muy importante aseguran quienes dictan decretos, pero si tanto lo es, no es coherente coartar su desarrollo con restricciones que amputan derechos a la misma de aquellos ciudadanos que, por ejemplo, necesitan de los centros deportivos y gimnasios para sanar de sus lesiones. Tampoco es coherente seguir cerrando gimnasios y emplazamientos donde realizar la práctica deportiva provocando que miles de empresas y a millones de puestos de trabajo estén al borde ya del precipicio económico.

No, sin duda alguna, esta no es la ‘nueva normalidad’ que deseamos, ni tampoco creemos que las restricciones aplicadas en modo ‘interruptor’ sean las que el país necesita. Estoy convencido de que la confianza en la clase política está cada vez más bajo mínimos entre más y más ciudadanos del país. Cada vez somos más los que anticipamos que el legado de quienes nos ‘gobiernan’ disparará la mortandad empresarial y llevará las tasas de desempleo a índices récord. La situación ha alcanzado tal extremo límite que, a las demandas interpuestas contra ciertas administraciones, ya hay quienes abogan por aplicar, también, la desobediencia civil. En el deporte cada vez se entiende menos el “deseo de perjudicar sistemáticamente la actividad física y el dpeorte”, según se ha denunciado durante este fin de semana a través de una campaña impulsada por varias entidades del sector del fitness catalán, así como por una relevante cadena de gimnasios.


No hay comentarios

Añade el tuyo