MULTIDEPORTE

Según estimaciones del presidente de Retailcat, Joan Carles Calbet

La pandemia se lleva por delante unos 4.800 comercios en Cataluña

El impacto ha sido muy dispar entre zonas geográficas y sectores

retailcat

El presidente de Retailcat, Joan Carles Calbet, reclama al gobierno español más ayudas económicas directas al comercio.

(5-7-2021). El presidente la Unión de Entidades de Retail de Catalunya (Retailcat), Joan Carles Calbet, estima que en dicha comunidad autónoma han cerrado “entre un 5 y un 10%” de las 95.000 comercios existentes a causa de la pandemia. La afectación ha sido muy dispar entre los distintos sectores y localizaciones geográficas.

El presidente de Retailcat calcula que en los casi 15 meses que llevamos de pandemia han cerrado entre 4.750 y 9.500 tiendas en toda Catalunya, una cifra que Joan Carles Calbet ve lógica por los cierres de actividad y las restricciones de aforo constantes hasta el acabamiento, el pasado 9 de mayo, del Estado de Alarma.

Los cierres no han sido lineales en toda la Comunidad Autónoma y se ha concentrado, según Calbet, en aquellos municipios o zonas más dependientes del turismo internacional o los grandes centros comerciales. “El comercio de las ciudades medianas, como Manresa, Vic o Girona, ha soportado mucho mejor la pandemia que no las tiendas de Barcelona”, expone el representante del retail catalán.

Calbet subraya cómo el cierre persistente de los centros comerciales ha empujado a muchos consumidores hacia el comercio de proximidad situado en el centro de las ciudades o en sus respectivos barrios.

Por otro lado, los sectores más afectados por los cierres son los de la restauración, el textil y la moda, mientras que el de alimentación o el de muebles prácticamente no han notado el paso de la pandemia. En el caso del sector deportivo, Calbet estima que, especialmente, se han visto afectadas tiendas localizadas en centros comerciales.

“Aún tardaremos en recuperar la normalidad”

Preguntado por cuándo cree que el comercio catalán recuperará los datos de ventas prepandemia, Calbet se ha mostrado cauto: “creo que aún tardaremos unos meses porque los consumidores han cambiado sus hábitos y estamos en un escenario que puede cambiar de un día para otro”. En este sentido, el presidente hace referencia al macrobrote en Palma de Mallorca o el ascenso meteórico de los contagios en Catalunya.

“La pandemia ha hecho mucho daño a una gran parte de las empresas, que han podido aguantar gracias a los créditos ICO y los ERTEs, pero a partir de ahora se tendrán que empezar a devolver esos créditos y muchos ERTEs pasarán de ser temporales a definitivos, mediante ERTOs”, expone Calbet, quién estima que 2022 “todavía será un año complicado”.

Inicio “flojo” de la campaña de rebajas

A la espera de conocer los datos de ventas de Comertia para el mes de junio, Calbet señala que el inicio de la campaña de rebajas de verano “ha sido muy flojo”, si bien matiza que se trata “de una campaña absolutamente diluida y que cada vez tiene menos peso en el volumen anual de ventas”.

Desde Retailcat esperan un mayor repunte de las ventas en aquellos sectores más afectados por la pandemia, mientras que los que han registrado un boom, “verán como se normalizan sus ventas”.

Calbet señala, además, una tendencia hacia la polarización de los consumidores: “muchos se encuentran todavía en una situación muy precaria y no están en disposición de gastar. En cambio, aquellos que han seguido ingresando han podido ahorrar más. Sin embargo, no creo que se gasten dichos ahorros por completo, existe una cierta precaución”.

Ayudas estatales insuficientes

El presidente de Retailcat critica el papel del gobierno español durante la pandemia, que ha sido de los pocos europeos en no ofrecer ayudas directas y a fondo perdido para las empresas, hasta hace unos pocos meses en los que aprobaron subvenciones al comercio por valor de 993 millones de euros.

Sin embargo, Calbet subraya las dificultades para acceder a las ayudas, con unos criterios restrictivos que ahora la Generalitat va a modificar. Asimismo, la convocatoria indica que el dinero recibido se debe destinar, en primer lugar, a la deuda con proveedores, en segundo, a la deuda con bancos, y en tercero, a la deuda de gastos fijos.

“Se da la casuística que muchas empresas han hecho un esfuerzo enorme para no tener deuda durante la pandemia pero ahora siguen teniendo un balance de pérdidas. Por lo tanto, el dinero de las ayudas no les sirve”, subraya el presidente, quién confía que la Generalitat relaje las criterios de acceso, si bien eso significaría más empresas subvencionadas y, por lo tanto, menos cantidad para cada una.

En este sentido, desde Retailcat reclaman al gobierno español un paquete de ayudas económicas más alto.


No hay comentarios

Añade el tuyo