MULTIDEPORTE

Ante el cierre de los centros comerciales

Las tiendas de La Maquinista y Glorias en pie de guerra

Exigen a la propiedad de los centros que que reduzca los alquileres

la-maquinista

Comertia denuncia la inflexibilidad de URW a la hora de reducir el 50% del alquiler de los locales a causa de las restricciones decretadas por la pandemia, tal y como aprobó el gobierno catalán.

(26-1-2021). La gran mayoría de comerciantes y restauradores de los centros comerciales de Glorias, La Maquinista y Splau se muestran “indignados” ante la intransigencia de la propiedad a la hora de rebajar los alquileres de sus locales, en un contexto de cierres y restricciones gubernamentales decretadas por la pandemia.

“Desde el 14 de marzo, fecha en que se decretó el Estado de Alarma, Unibail-Rodamco-Westfield (URW) ha ido posponiendo y evitando la renegociación de los alquileres de los locales comerciales afectados, y ahora, desde el mes de enero, se niega a aplicar las medidas aprobadas al RDC 34/2020, de 20 de octubre, a las que los arrendatarios comerciantes y restauradores habían solicitado expresamente acogerse”, señala la Asociación Catalana de la empresa familiar del Retail (Comertia).

El gran tenedor de centros comerciales como Glorias, La Maquinista o Splau, entre otros, ha hecho llegar a los operadores de los centros comerciales las facturas del mes de enero con los importes íntegros de alquiler y gastos, como si los locales hubieran estado a pleno rendimiento todo este tiempo, rehusando la aplicación de las medidas incluidas al decreto catalán 34/2020, de 20 de octubre de la Generalitat, a las que solicitaron acogerse los arrendatarios y que les supone eximirse del pago del 50% del alquiler y gastos de la superficie que no se pueda aprovechar por razón de las medidas de suspensión o restricción asociadas al Estado de Alarma. De hecho, buena parte de los operadores han denunciado a URW por miedo al desahucio.

Los operadores dices estar “muy decepcionados” con este arrendador porque a pesar de la colaboración con él durante los últimos dos meses, con reivindicaciones constantes y manifestaciones para pedir la reapertura de los centros comerciales, URW sigue actuando “sin tener en cuenta el contexto de crisis sanitaria”. En cambio, otros pequeños propietarios sí que se han mostrado más flexibles.

Según la mayoría de tiendas, URW “evita el diálogo y se acoge unilateralmente y de forma malintencionada a la reciente norma española (R. Decreto-Ley 35/2020, 22 de diciembre) a pesar de que los arrendatarios han escogido la aplicación de las medidas incluidas al decreto catalán, que al fin y al cabo se trata de una medida subsidiaria en el posible acuerdo, al que URW siempre se ha negado. Es más, ya hay jueces que han adoptado medidas cautelares basadas en la normativa catalana”.

De hecho, debido a que en el artículo 2.1., apartado E del decreto catalán hay una cláusula donde se especifica que aquellos operadores que se hayan acogido al decreto catalán y hayan estado 3 meses cerrados pueden marchar del centro comercial sin tener que pagar la cláusula de obligado cumplimiento. Algunas marcas de restauración ya han decidido acogerse a esta posibilidad para abandonar los centros y está previsto que en las próximas semanas también lo hagan otros operadores.

Las entidades Comertia y Barcelona Oberta denuncian estas posturas inflexibles y poco realistas de grandes tenedores y los instan a respetar la normativa catalana de rebaja del alquiler, para poder hacer frente a la situación.


No hay comentarios

Añade el tuyo