MULTIDEPORTE

Temen la desaparición de muchos gimnasios de la comunidad

El judo madrileño, al borde del abismo económico

Juan-Carlos-Barcos,-Real-Federación-Española-de-Judo-y-Deportes-Asociados-(RFEJYDA)-bis

El presidente de la Real Federación Española de Judo y Deportes Asociados (RFEJYDA), Juan Carlos Barcos, da por hecho que “si no se reanuda ya la actividad, muchos clubes van a tener muchos problemas económicos para sobrevivir”.

(29-7-2020). El judo y el resto de deportes de contacto de la Comunidad de Madrid viven una situación límite. A diferencia del resto de comunidades autónomas, ahí no han podido reanudar aún su actividad y ya son más de cuatro los meses que llevan cerrados. Las previsiones más optimistas apuntan a una reapertura en septiembre, cuando se alcanzará el medio año sin actividad. El problema es que, muy probablemente, muchas entidades del sector no llegarán con vida a esa fecha.

“Hay muchos clubes que lo están pasando francamente mal. Este largo período está haciendo mella, es un drama. No son negocios millonarios, sino pymes y pequeños gimnasios que viven al día”, reconoce el presidente de la Real Federación Española de Judo y Deportes Asociados (RFEJYDA), Juan Carlos Barcos. Desde la Federación dan por hecho que “si no se reanuda ya la actividad, muchos centros van a tener muchos problemas para sobrevivir”.

Así lo atestigua el gerente del histórico Judo Club Sotillo, Carlos Sotillo,  “si no puedo abrir en septiembre, me muero. Tengo que intentar abrir y hacer cosas para intentar que entre gente progresivamente”. Sotillo lleva semanas peleándose con los bancos para conseguir créditos y moratorias de pago para las hipotecas que tiene sobre su establecimiento.

IGNORADOS

El Judo Club Sotillo, que fue elegido como el mejor club español de judo el pasado 2019, ha liderado una petición ante las autoridades sanitarias para lograr que les permitan reabrir. Sotillo, con el apoyo de las federaciones madrileña y la española, presentó un protocolo con distintas fases y medidas para ir regresando progresivamente a la normalidad. La respuesta, sin embargo, no ha sido la esperada. Aún no hay luz verde.

Para Sotillo, el judo y los deportes asociados “no tienen en España el peso específico que tienen otros sectores para hacer presión”. Barcos, que forma parte de la Federación Internacional de Judo, afirma que están tratando de mover hilos para buscar una cierta flexibilización. Por ahora, sin embargo, se ha tenido que conformar con la “comprensión” del CSD y del COI. Las autoridades sanitarias no les dan explicaciones más allá de remitirse a los rebrotes aparecidos en las últimas semanas.

“Estamos insistiendo a las autoridades sanitarias que somos un colectivo responsable y muy serio”, reivindica Barcos. El dirigente de la RFEJYDA lamenta especialmente el caso particular de la Comunidad de Madrid: “Tienen miedo de que los deportes de contacto puedan suponer un foco, pero con las medidas adecuadas deberíamos poder empezar con normalidad. Somos los principales señalados mientras en otros colectivos no hay ni mascarillas ni distancias”.

PELIGRAN DEPORTISTAS Y ENTRENADORES

El cierre de los gimnasios comporta distintos problemas derivados. Por un lado, muchos deportistas de alto nivel ven difícil llegar en forma a las distintas competiciones nacionales e internacionales programadas a partir de septiembre y octubre. Un calendario provisional que Sotillo pone en duda que se pueda cumplir. “En nuestro club tenemos a deportistas que viven juntos, pero no pueden entrenar juntos. No tiene sentido”, lamenta Sotillo.

La falta de preparación les deja en desventaja con respecto a otros competidores internacionales como Francia donde pese a vivir situaciones parecidas con respecto a la pandemia, los deportes de contacto como el judo sí están pudiendo entrenar.

Por otro lado, el sector advierte que puede encontrarse con una escasez de formadores. “Muchos entrenadores están en ERTE y aún no han recibido nada. Son trabajadores a tiempo parcial que no pueden aguantar cinco o seis meses sin cobrar esperando a que les llames para dar una clase de judo. Se buscarán otro trabajo y, cuando les necesitemos, quizás ya estarán ocupados”, alertan.


No hay comentarios

Añade el tuyo