MULTIDEPORTE

Un fenómeno que adquiere visos de 'fiebre'

La originalidad de los nuevos ‘zuecos’ del siglo XXI refresca el sell out veraniego

(25-07-2007). El verano pasado la marca Crocs debutó en el mercado español introduciendo su original y novedoso zueco de goma. Tras su aparición, además de copias e imitaciones ‘baratas’ del producto, han surgido otras marcas, como Le Chameau, Skechers o Timberland, que han lanzado artículos similares como respuesta a la incipiente demanda que está teniendo este tipo de calzado. Entre todas ellas destaca Cloggens, firma especializada en la comercialización de este tipo de calzado de resina que nació en 2005 como consecuencia del fuerte crecimiento que empezaba a tener este producto en los Estados Unidos.

El éxito que está teniendo este nuevo tipo de calzado en el mercado español, sumado a la proliferación de enseñas que incluyen modelos similares en sus colecciones, hace presagiar la consolidación de una tendencia que aterrizó sin demasiado ruido el verano pasado y que en su segunda campaña se ha visto incrementada su incidencia, tanto por el eco de los medios de comunicación, como por la multiplicación de consumidores que están incorporando este tipo de gomoso zueco como una variante más de calzado veraniego.

Deporte y moda
La historia de este tipo de calzado tiene sus orígenes en los deportes náuticos: tres amigos de Colorado patentaron en 2002 una resina de goma espuma o foam de alta durabilidad especialmente indicada para la práctica de deportes acuáticos. Este material es antibacteriano y, gracias a su composición, el calzado es altamente adherente, muy ligero (pesa menos de 160 gramos), resistente a los rayos UV, flota y dispone de una suela que no marca la superficie de los barcos. Gracias a todas estas prestaciones los zuecos Crocs se convirtieron en un calzado especialmente diseñado para ir a la playa, navegar o para practicar deportes acuáticos. Por ello, en sus inicios, cuando la marca sólo se comercializaba en Estados Unidos, los compradores de este artículo eran marineros y aficionados a navegar. Les siguieron jardineros, médicos, camareros y otros profesionales obligados a trabajar todo el día de pie, que se sintieron atraídos por la comodidad y durabilidad, y por las propiedades ortopédicas de este tipo de calzado. Dichas propiedades se obtienen gracias a la base anatómica, que incorpora puntos de presión para estimular la circulación sanguínea de la base del pie.
Tras introducirse en las playas y entre algunos sectores profesionales, el siguiente paso ha sido su introducción como calzado de uso urbano, para lo cual ha sido decisiva la seducción que ha tenido esta modalidad de calzado entre gran variedad de personajes famosos: Jack Nicholson, Matt Damon, Al Pacino, Paris Hilton, Ben Affleck, Kate Winslet, o los españoles Javier Bardem, Karlos Arguiñano, Josema Yuste y Andreu Buenafuente, han sido algunos de los personajes que han aparecido en los medios de comunicación de masas calzando este tipo de zuecos de goma.
Esta repercusión mediática, unida a la originalidad y comodidad de este calzado, ha propiciado el empuje definitivo para que los ‘zuecos’ de resina se consoliden entre los consumidores como una tendencia, no sólo playera, sino también urbana. No obstante, su uso no está libre de polémica, debido a su estética chillona y naif, ha provocado que algunos medios de comunicación pongan el grito en el cielo aduciendo que se trata de un artículo antiestético y ‘hortera’.

Claves del éxito
Las responsables de marketing y comunicación de Cloggens y Crocs coinciden en señalar la comodidad y la originalidad del diseño, como los principales pilares en los que se asienta el éxito que está teniendo este tipo de calzado. “Se trata de un producto muy funcional, ya que son muy cómodos, muy frescos en verano, pesan poco y, además, transpiran el sudor. Estas prestaciones, sumadas a un diseño estético que rompe con todo lo establecido, está propiciando que este tipo de producto gane la confianza de cada vez más consumidores”, ha declarado Elisa Vida, de Cloggens.
En este sentido, Rocío Bernal de Crocs ha indicado que “los consumidores empezaron a utilizar los zuecos de goma para practicar deportes náuticos, lo cual propició que estos mismos practicantes se dieran cuenta de su comodidad y funcionalidad para utilizarlos también en la ciudad”. Por ello, Crocs, tras desembarcar en España en verano de 2006 con los modelos estandartes de la enseña ‘Beach’ y ‘Cayman’, ha introducido para la colección de esta primavera-verano 2007 toda una serie de modelos fabricados con la misma resina, los cuales tienen un uso puramente urbano. Se trata de zuecos que incorporan incrustaciones de cuero o piel de borreguito, y otros modelos como bailarinas o chanclas.
Bernal ha destacado, además, que otra de las claves del éxito que están teniendo las Crocs reside en la repercusión mediática que están teniendo, especialmente gracias a los personajes famosos que las calzan. En este sentido, la citada ejecutiva ha aclarado que “en algunos casos desde Crocs Spain hemos regalado ejemplares a determinados famosos para crear una mayor imagen de marca, pero en otros muchos, han sido ellos mismos quienes han adquirido el producto por su cuenta”.

Crocs vs Cloggens
A pesar de sus evidentes similitudes, existen varias diferencias entre las Crocs y las Cloggens. A nivel estético, la principal de ellas proviene de la zona del empeine, ya que las Crocs incluyen sus característicos agujeros para aumentar las propiedades de transpiración del calzado. En cambio, algunos modelos de Cloggens sustituyen estos agujeros por un tejido tejano (‘Cero Denim’), o por una malla (modelo ‘Cero Leather’), cuyos tejidos aseguran la circulación del aire, lo cual mantiene el pie seco, a la vez que añade un toque de diseño a los zuecos.
Además, las Cloggens, a diferencia de las Crocs, incorporan plantillas extraíbles que posibilitan su lavado y disponen de tiras de talón también extraíbles, que facilitan la transformación del modelo en un zueco.
Otra de las diferencias entre ambos productos proviene de su posicionamiento. Crocs nació como calzado náutico y, aparte de su uso urbano, mantiene su horizonte deportivo esponsorizando windsurfistas o deportistas de diversas actividades outdoor. En cambio, Cloggens “se posiciona principalmente como calzado casual de uso urbano”, según apunta Elisa Vidal.
A pesar de estas diferencias de posicionamiento, ambas marcas mantienen una proporción equilibrada entre las tiendas de moda y las deportivas, con aproximadamente el 50% de sus clientes repartidos entre ambos canales.

Imitaciones
El principal desafío al que se enfrentan los zuecos de resina es la fugacidad, ya que sólo el tiempo sabe si este producto llegará a consolidarse definitivamente como tendencia de moda.
Sin embargo, la multiplicación de bazares y tiendas de dudosa solvencia que comercializan copias de plástico de este tipo de calzado podría estar ayudando a consolidar el producto en el mercado.
En opinión de Rocío Bernal, esta competencia desleal “demuestra que este tipo de producto ha incidido positivamente en la demanda de los consumidores”. Por ello, la ejecutiva ha indicado que “las copias ayudan a posicionar más solidamente el producto en el mercado”.
Además, Bernal ha recalcado que las imitaciones no resultan una amenaza para la marca original, ya que “se trata de un producto de ínfima calidad: el material se deforma, entra suciedad en el interior de la goma, los agujeros se dilatan y las correas se suelen romper”. Todo ello provoca que, en opinión de la citada directiva, “las imitaciones sean mucho menos cómodas y funcionales que el producto original, por lo que desde la compañía no nos preocupa en exceso la proliferación de este tipo de venta”.


No hay comentarios

Añade el tuyo