MULTIDEPORTE

Leyes, discriminación, invisibilidad: Los techos de cristal de la mujer en el deporte

Conclusiones de la I Jornada Mujer y Deporte de Ufec

mujer-deporte-desigualdad

(8-3-2019). Las mujeres alzan la voz dentro del ámbito deportivo para reclamar visibilidad e igualdad, conscientes de que tan solo ganando peso en todos los ámbitos del deporte, se activará el movimiento que rompa con los techos de cristal que el colectivo femenino sufre y que han sido debatidos en la primera Jornada Mujer y Deporte, organizada por la Unión de Federaciones Deportivas de Catalunya (Ufec).

En plena celebración del Día Internacional de la Mujer, la lucha por los derechos de las mujeres se hace oír también dentro del ámbito deportivo, segmento en el que todavía pesa su “marcado carácter machista” y su “procedencia del patriarcado”, lamentaban en la tarde de ayer los participantes en la primera Jornada Mujer y Deporte, organizada por la Unión de Federaciones Deportivas de Catalunya.

Un encuentro en el que se puso de manifiesto la gran distancia que separa aún al colectivo femenino de la equidad de género real, dentro de todos los ámbitos y niveles del deporte. Así como los techos de cristal que frenan el avance de este colectivo, para el que no tiene sentido hablar de brecha salarial, “cuando la realidad es que muchas mujeres dedicadas al deporte no tienen ni contratos laborales”, denunciaba la abogada María José López, miembro de los servicios jurídicos de la Asociación de Futbolistas de España.

Hablar de techos de cristal en la mujer dentro del deporte es adentrarse en un espacio aún más profundo, más básico, en el que la desigualdad existe prácticamente en cada esquina, desde los propios estamentos, como lamentaban los y las participantes en este evento.

Discriminación e invisibilidad

Algunas de las voces que tomaron parte en la Jornada fueron la árbitra de fútbol Ainara Acevedo, la entrenadora de tenis Laura Pous, la presidenta de la Federación Catalana de Deporte para personas con Discapacidad Intelectual Marina Gómez, y la e-gamer Ainhoa Campos. Las cuatro expusieron su visión sobre el papel de la mujer en el deporte en la actualidad, en un debate que fue conducido por el presidente de la Ufec, Gerard Esteva.

A la izq, Gerard Esteva moderando la mesa redonda.

La postura más crítica la adoptó Marina Gómez, quien lamentó que “como en el ámbito empresarial, la presencia de mujeres en los altos cargos dentro de las empresas y federaciones deportivas es prácticamente testimonial”, apuntando como forma de dotar de mayor visibilidad al colectivo femenino, la necesidad de que “se incluyan más mujeres en las juntas directivas de empresas y clubes deportivos, lo cual favorecerá en el futuro que más mujeres aspiren a participar también en la cúpula federativa”.

Por su parte, la árbitra Ainara Acevedo advirtió que, si bien existe un avance de la mujer dentro del arbitraje, “éste se produce muy poco a poco”. Mientras, la e-gamer Ainhoa Campos lamentó que en el campo del deporte electrónico “la discriminación y los prejuicios son enormes”, asegurando percibir “un gran rechazo a la mujer por parte de la comunidad de e-gamers”, no existiendo en la actualidad ninguna e-gamer profesional en España. Lo cual, admite, “desalienta a las mujeres que quieren vivir de estos deportes, al no tener referentes”.

La nota positiva la puso la entrenadora de tenis Laura Pous, quien expuso que “el tenis es uno de los deportes en los que la mujer goza de mayores facilidades”, apuntando como logro que “se han igualado premios en algunas competiciones” y que “en pocos años se ha pasado de 900 jugadoras en el ránking profesional a 1.500 en la actualidad”.

Soluciones para alcanzar la equidad

Preguntadas sobre las medidas que podrían mejorar la situación de la mujer en el deporte, se planteó el establecimiento de cuotas de participación femenina, que según las ponentes cuenta con un “doble rasero”. “A nivel político y de educación, se ha de fomentar y obligar a que se marquen unas cuotas de participación, si bien puede llevar a la mujer a tener la sensación que no se tiene en cuenta su valía profesional, sino la única necesidad de cumplir el cupo”, ejemplificaba Marina Gómez. A lo que Ainhoa Campos añadía que “puede generar más animadversión contra la mujer en situaciones en las que hombres con mejores marcas se quedan fuera de una competición porque la ley obliga a que haya un número determinado de mujeres participantes”.

Todas coincidieron en los beneficios de que se mejoren las condiciones laborales y salariales de las mujeres para “que puedan hacer de su profesión su sustento de vida, como muchos hombres” y se apuntó a la idoneidad de romper con la separación por sexos en las competiciones, fomentando la formación de equipos mixtos, “al menos hasta la categoría amateur”. Un terreno en el que Marina Gómez asegura que el deporte para personas con discapacidades está “muy avanzado”, estableciendo los límites “por marca, nivel de juego o edad, y no por sexo”.

Aunque, admitían las participantes en el debate, esta medida chocaría con los avances realizados por las distintas iniciativas de promoción del deporte femenino que se han puesto en marcha en los últimos años.

Legislación, la base de todo

Asimismo, se acordó la necesidad de abordar la igualdad entre géneros desde la infancia “rompiendo los estigmas de diferenciación niño/niña, e incidiendo en el vocabulario y la educación”. Así como “fomentar políticas educativas, fomentar actividades mixtas y que se acabe con la discriminación”.

Dentro del apartado de legislación, el profesor de la UPV, Dr. Julián Hontangas, lamentó que “nos encontramos todavía en las cavernas de la igualdad en muchos aspectos dentro del papel de la mujer en el deporte”. También denunció que “los poderes públicos no fomentan los deportes igualitarios y las leyes amparan deportes sexistas”. Y puso como ejemplo casos de mujeres deportistas que, aún despuntar por encima de hombres, no pudieron competir en las mismas competiciones por tener un género diferente. Casos que “salen en los medios de comunicación, hacen ruido unos días y luego se olvidan sin llegar a los tribunales, a pesar de que en todos los casos se vulnera el artículo 14 de la Constitución Española que habla de igualdad”.

El profesor evidenció que las leyes de deporte actuales, “son una herencia de la sociedad que existía cuando se creó el deporte moderno, en la que las mujeres eran seres débiles que había que proteger y cederles el paso, llegando al deporte con un papel secundario o subordinado de mujer florero”.

Y apuntó una esperanza dentro del Principio de Apertura impulsado por el gobierno español, del que advierte el peligro de “confundir el principio de igualdad de oportunidades con la equidad”, porque, concluyó, “el principio de igualdad en el deporte no se alcanzará si no se alcanza primero una igualdad real de derechos”.

Julián Hontangas, en su explicación de la diferencia entre igualdad y equidad, y la trampa en la que “no debe caer la legislación deportiva”.

Techos de cristal

Por su parte, la abogada María José López, enumeró los techos de cristal que en su opinión amenazan el progreso de la mujer en el deporte, destacando el poco uso de contratos laborales para mujeres, la inexistencia de un convenio colectivo que ampare a estas profesionales, la no cotización a la seguridad social, la existencia de cláusulas anti-embarazo con despido sin indemnización equiparado a los casos de dopaje, o la escasa visibilidad de las competiciones femeninas. “El 91% de las noticias de deporte que se muestran en los medios de comunicación, son de deporte masculino”, lamentaba.

La abogada María José López, en su intervención en la jornada.

Como camino hacia el cambio, López comentó la “necesidad de que las mujeres lideremos, que estemos en las mesas donde se discuten y se aprueban medidas”, además de “un cambio normativo a nivel estatal y autonómico donde el derecho de igualdad sea transversal y que existan ayudas sociales, protocolos para embarazos y lactancia, que se incluya las competiciones femeninas en las quinielas para ganar repercusión, se garantice la igualdad en premios y una cuota real y efectiva”.

El evento concluyó con la entrega del Premio Ufec 2019 para la Igualdad en el Deporte, otorgado al equipo femenino del Fútbol Club Terrassa, por parte de la consejera de la Generalitat, Elsa Artadi.


No hay comentarios

Añade el tuyo