MULTIDEPORTE

La empresa entró en abril en concurso de acreedores

Open Camp exige la implicación del Ayuntamiento de Barcelona para subsistir

open-camp-vallas

La iniciativa Open Camp pretendía recuperar y rentabilizar los espacios utilizados durante los Juegos Olímpicos.

(6-7-2017). El parque temático del deporte Open Camp celebra su primer aniversario en la cuerda floja. La empresa entró en abril en suspensión de pagos y exige la inversión del Ayuntamiento de Barcelona para garantizar su continuidad.

Así lo ha demandado la iniciativa Open Camp que, coincidiendo con su primer aniversario, ha emitido un manifiesto en el que pide al Ayuntamiento de Barcelona que “declare formalmente de interés general y comunitario esta innovadora iniciativa local única en el mundo y garantice su consolidación y continuidad”.

El parque de atracciones temático situado en las instalaciones de la Anilla Olímpica de Barcelona entró el pasado mes de abril en situación de concurso voluntario de acreedores, con un pasivo que rondaba entre los 3,5 y 4 millones de euros. El objetivo de este paso era conseguir una inversión de 1,2 millones de euros necesaria para abrir sus puertas en la que es su segunda temporada.

Liderazgo público

Sin embargo, esta estrategia no ha sido suficiente y la iniciativa lanza una señal de socorro al consistorio barcelonés para que acuda a su rescate. Una ayuda que ya había demandado Open Camp con anterioridad y cuya respuesta por parte del Ayuntamiento había sido una negativa en materia de inversión pero sí una mayor flexibilidad en los pagos de los alquileres de los espacios.

El manifiesto publicado por Open Camp exige que el Ayuntamiento de Barcelona “se comprometa a ejercer el liderazgo público que se requiere por el éxito definitivo de esta iniciativa local reconsiderando, en este sentido, el actual marco de relaciones existentes entre los diferentes entes de promoción y gestión municipal y los diferentes agentes promotores de esta innovadora propuesta, con el objetivo de promover tanto la viabilidad y desarrollo de este proyecto de ciudad como el impulso y la potenciación, a nivel local e internacional, del primer Parque Olímpico del mundo localizado en Barcelona”.

Concretamente, reza en el mismo documento, “se requiere y se solicita, para su consolidación y continuidad en la ciudad de Barcelona, la consideración institucional y, como consecuencia, la participación activa y decidida del Ayuntamiento de Barcelona”.

22 millones invertidos

Para su puesta en marcha, el proyecto Open Camp ha contado en los últimos dos años con una inversión de 14,2 millones de euros, procedente de fondos propios y de empresas colaboradoras. A lo que se suman 7,8 millones destinados a la mejora y tecnificación de los diferentes equipamientos e instalaciones públicas de la Anella Olímpica de Barcelona, especialmente en el Estadi Olímpic Lluís Companys y en el Museu Olímpic. Unas inversiones, denuncian desde la iniciativa Open Camp, que “nunca han contado con la corresponsabilización financiera ni ayuda pública por parte del Ayuntamiento de Barcelona”.

Aumentar el conocimiento

Sin embargo, el incumplimiento de la previsión del número de visitantes habría llevado al parque Open Camp a encontrarse en una difícil situación económica que le lleva a tambalearse tras su primer año en funcionamiento.

Desde Open Camp aseguran que “el número de visitantes aumenta de manera progresiva hasta los 995.315 de estos primeros meses”, sin embargo, admiten padecer un fuerte problema de promoción y divulgación de la iniciativa, que aún es “poco conocida por el público en general”.

Proyección mundial

Con este manifiesto, Open Camp espera obtener el apoyo necesario para su supervivencia y su posterior proyección internacional. Puesto que, como afirman en el mismo manifiesto, “la reconversión de las actuales Anillas Olímpicas en innovadores y tecnificados Parques Olímpicos, abiertos de manera permanente, se convertirá, inexorablemente, en una imprescindible buena práctica urbana que, estamos seguros, se replicará y desarrollará los próximos años a nivel mundial como fórmula lógica, sostenible y estable de optimizar y dar contenido innovador al continente patrimonial de todas las ciudades que han sido olímpicas”.


No hay comentarios

Añade el tuyo