MULTIDEPORTE

Pendientes del protocolo del Consejo Superior de Deportes

Peligra el deporte no profesional ante la falta de un protocolo común

Desacuerdo entre las numerosas partes implicadas en su redacción

irene-lozano_presidenta-del-consehjo-superior-de-deportes-bis

Irene Lozano, presidenta del Consejo Superior de Deportes.

(9-9-2020). El deporte no profesional español sigue en vilo, sin saber si podrá arrancar el nuevo curso, a la espera de que el Consejo Superior de Deportes apruebe definitivamente un protocolo común frente a la pandemia del Covid-19 para el que todavía no hay acuerdo.

Tras dos semanas de “intensa negociación”, el CSD ha “constatado” el desacuerdo entre las numerosas partes -las más de 60 federaciones deportivas, además de las Comunidades Autónomas- para desarrollar un conjunto de directrices comunes para prevenir los contagios de coronavirus en las distintas actividades deportivas no profesionales. Las partes seguirán negociando en las próximas semanas.

A falta de acuerdo para el regreso de los deportes no profesionales, a día de hoy el único protocolo estatal que afecte al deporte en tiempos de Covid-19 es el que se presentó el pasado 2 de mayo, y que regulaba el regreso de las competiciones deportivas profesionales a partir de cuatro fases. Esas normas permitieron el regreso de las ligas de fútbol masculino de Primera y Segunda División, además de la Liga Endesa de baloncesto.

Además de estas ligas, el CSD se ha “comprometido a garantizar la actividad deportiva” de los casi 5.000 deportistas de alto nivel, los olímpicos y paralímpicos.

El resto de torneos quedaron entonces y siguen aún al margen, sujetas por el momento a las normas marcadas por las respectivas comunidades y federaciones. Seis meses después de la cancelación de todos ellos por una pandemia que sigue dejando rebrotes a nivel estatal, resulta aún incierto saber cómo y cuándo podrán reanudarse todas las competiciones no profesionales.

CONTROLES INDISPENSABLES

El CSD ha indicado que, para reiniciar las competiciones, resulta “indispensable” realizar controles “antes del inicio y después, con carácter aleatorio y reiterativo”, un punto que ha generado grandes desacuerdos con las otras partes.

El organismo estatal se comprometió a contribuir económicamente creando un fondo para sufragar las pruebas PCR y los test serológicos. El problema es que no concretaron la cuantía y el reparto, de forma que se da a entender que tanto las Comunidades Autónomas como las federaciones deportivas deberían aportar recursos económicos a este fondo.

SIN ACUERDO SOBRE EL PÚBLICO

Tampoco hay aún un acuerdo sobre la afluencia de público en los recintos deportivos. La última propuesta del CSD permitía el acceso a un máximo de “1.000 espectadores al aire libre y 500 en espacios cerrados”. “Con los datos actuales de la pandemia, superar esos umbrales puede resultar perjudicial a la hora de detener la propagación del virus”, advierten.

EL BORRADOR CON MEDIDAS

El pasado 26 de agosto, el CSD trasladó a las Comunidades Autónomas y a las diferentes federaciones un borrador de 37 páginas con recomendaciones y medidas obligatorias a cumplir en las diferentes disciplinas deportivas y que tenía el objetivo de “no dejar a nadie fuera”.

El texto hablaba de “un principio de autorresponsabilidad” y de “voluntariedad” de los deportistas, que debían firmar un documento específico constatando que asumían “libremente” participar en competiciones que podían implicar “un riesgo de contagio”.

Entre las peticiones que se trasladaban a los deportistas, se hablaba de un “distanciamiento social en el ámbito familiar” y otras medidas de prevención, como el uso de mascarilla, el no mezclar la ropa de entrenamiento con la de calle o el no tener contacto con el equipo rival más allá de la pista, entre otras.

RESPONSABLES DEL CUMPLIMIENTO DEL PROTOCOLO

En el documento también se especificaba la creación de varios puestos de responsabilidad que serían los encargados de cumplir el protocolo: un delegado de cumplimiento de protocolo nombrado por cada equipo; un responsable de higiene nombrado por el equipo anfitrión y un jefe médico miembro de cada federación deportiva.

Por último, también se detallaban algunas medidas a tomar por cada deportista y club durante la competición. Las principales: controles de temperatura, puntos de desinfección de manos, disponibilidad de guantes y mascarillas en cada club, obligatoriedad de usar mascarillas en el banquillo, respetar las distancias fuera del campo, notificar aquellas personas que tengan síntomas y aislar 10 días aquellos casos que den positivo. En el borrador no se contemplaba la presencia de aficionados en los pabellones.


No hay comentarios

Añade el tuyo