MULTIDEPORTE

Reunión el próximo octubre

Quicksilver debatirá en unas semanas si vende la división de material duro de Rossignol

Tranquilidad expectante en la filial española de la marca de esquís

(14-09-2007). Dos años despues de comprar Rossignol, Quiksilver podría poner de nuevo a la venta a Rossignol. El consejo de administración del gigante norteamericano de artículos para deportes de la órbita gliss (1.790 millones de euros facturados en 2006), debe tomar la decisión definitiva el próximo mes de octubre.

"Todas las posibilidades están abiertas, confiamos en las próximas cifras, pero los accionistas han pedido al presidente de Quicksilver, Bernard Mariette, encontrar una solución rápida a las dificultades de Rossignol" han declarado fuentes de Quicksilver desde los Estados Unidos.

En marzo de 2005 Rossignol entró dentro de la esfera de Quiksilve. Desde entonces, la marca francesa, con fábrica en Artés (Barcelona) ha generado un déficit de unos 12 millones de euros.

Mala temporada
La escasez de nieve registrada a nivel prácticamente mundial durante la pasada temporada’2006-2007, no hizo más que empeorar las cuentas que ya habían sido desfavorables en el ejercicio fiscal anterior.

Según los analistas, esas circunstancias han provocado unas pérdidas de 15 millones de euros durante los seis primeros meses del año, tradicionalmente los mejores. Como consecuencia, los resultados globales del Grupo Quiksilver para el segundo y tercer trimestre del ejercicio 2006-2007 (se cerrará en octubre) estarían, según diversas fuentes, en ‘números rojos’.

En la próxima reunión de la junta de accionistas de octubre se preve que el presidente de Quicksilver, Bernard Mariette, proponga la venta de la actividad de material duro de Rossignol, es decir, que el grupo se desprenda de los dos centros de producción que la firma francesa posee en Francia, así como los situados en España (Artés) e Italia. Los vaticinios apunta, asimismo, que Quiksilver sólo desearía quedarse con Rossignol para desarrollar una línea de ropa outdoor.

Expectación en España
Fuentes de Besiberri Outdoor Company, filial española de Quiksilver, han declarado sentirse “tranquilos y expectantes ante los rumores que circulan sobre este tema”. El responsable de marketing de la enseña en España, Santi Esteva, ha añadido que “a ciencia cierta, no sabemos nada, ni desde Quiksilver nos han confirmado la existencia de esas inquietudes, ni tenemos conocimiento de quiénes podrían ser los compradores”.

Esteva ha lamentado de que “la noticia llegue en estos momentos, en los cuales estamos inmersos ya en las entregas de pedidos a los detallistas para la inminente temporada’2007-2008”. A continuación ha subrayado, de todos modos, que “los minoristas no tienen que temer ninguna repercusión en nuestro servicio si, al final, la operación de venta se confirma y ejecuta. Todo continuará, más o menos, como ahora”. El ejecutivo se ha referido, en ese sentido, a las “escasas repercusiones que ha tenido sobre los detallistas que Salomon fuera comprada, primero, por Adidas y, más recientemente, por el Grupo Amer”.


No hay comentarios

Añade el tuyo