MULTIDEPORTE

Será la primera iniciativa del presidente reelegido, Ricardo Camacho

El Real Canoe Natación Club rebajará en un 90% la cuota de entrada

Estrategia para recuperar a los cerca de mil socios perdidos

real-canoe-Natación-club-gregorio-garcia-y-ricardo-camacho-bis

Ricardo Camacho, a la derecha, ha sido reelegido por tercer mandato consecutivo como presidente del Real Canoe Natación Club. A la izquierda, el director gerente de la entidad, Gregorio García.

(19-4-2021). El Real Canoe lanzará el próximo 26 de abril una campaña para intentar recuperar a los casi 900 abonados que se han dado de baja durante la pandemia. Para seducirles, rebajarán en un 90% la cuota de entrada al club, que para los antiguos socios, pasará de 725 a 75 euros.

En su mejor época, antes de la pandemia, el Real Canoe Natación Club de Madrid logró aglutinar a 6.800 abonados. De éstos, se mantienen cerca de 6.000 en la actualidad, ya que el Covid-19 provocó una pérdida de entre 800 y 900 socios, lo que le ha supuesto un retroceso aproximado del 13%. Ese es un porcentaje de socios que, pese a ser menor al de otros clubes similares en España, la entidad confía en poder recuperar en los próximos meses.

Por ese motivo, el club presentará esta campaña para recuperar a un perfil de abonados, mayoritariamente de entre 40 y 60 años que, por problemas económicos derivados de la pandemia, no tuvo más remedio que darse de baja. “Esta reducción de la cuota de entrada es una oferta tremenda que no se ha hecho nunca en la historia del club. Pero ahora toca hacerla para recuperar abonados”, admite el director gerente del Canoe, Gregorio García.

Esta iniciativa será la primera gran acción que impulsará el presidente del Real Canoe, Ricardo Camacho, que la pasada semana fue reelegido en el cargo tras presentar 912 avales -casi el triple de los necesarios, 340-, y que el próximo miércoles, 21 de abril, será investido de nuevo. Llegó a la presidencia del club en 2013 y seguirá ahí, al menos, hasta 2025.

PÉRDIDA DE UN 12,8 % DE LOS INGRESOS

La recuperación de esos casi 900 socios será uno de los pilares del nuevo mandato de la junta presidida por Camacho, ya que sólo en cuotas mensuales representan unos 42.000 euros. En una temporada entera, no tener ese volumen de socios implica dejar de ingresar algo más de medio millón de euros.

Esa es una cifra más que considerable para un club histórico como el Real Canoe, que cerró el ejercicio 2019-20 con unos ingresos de 4,82 millones de euros, una cifra sensiblemente inferior al presupuesto marcado para aquel ejercicio, que era de 5,53 millones. Ello supuso que la entidad ingresara unos 700.000 euros menos de lo esperado, es decir, reducción del 12,8% en relación con las previsiones realizadas.

El objetivo marcado para este 2020-21 es acercarse a una facturación parecida a la del ejercicio anterior, unos 4,8 millones. “Hemos recortado gastos y siendo prudentes creo que lograremos cumplir el objetivo sin tener déficit, a diferencia del curso anterior”, destaca el director gerente del Real Canoe.

OBRAS PENDIENTES

Para compensar ese recorte de ingresos, el Canoe ha intentado reducir al máximo el número de participantes y desplazamientos de deportistas, así como los gastos de mantenimiento. También han aplazado algunas obras previstas.

Cuando recupere la masa social perdida, el Canoe espera poder afrontar proyectos como la remodelación de un área de vestuarios y de la piscina más antigua que tienen, construida en 1964. Esos son algunos de los proyectos pendientes y que forman parte del plan de modernización de la entidad. “No queremos que el socio crea que nos quedamos  obsoletos”, puntualiza García.

En los últimos cuatro años, el veterano club madrileño pudo impulsar cerca de una decena de obras de mejora de sus espacios. La más destacada, una piscina telescópica con techo retráctil que costó algo más de un millón de euros y que ahora es de las instalaciones más emblemáticas del club. Tras esta reforma, llegaron otras como dos gimnasios, tres vestuarios, un área de peluquería y otra de masajes.

Una de las fuentes de ingresos que recuperarán este año son los campus de verano, que reúnen unos 200 niños cada semana, y que en 2020 no se pudieron celebrar debido al miedo a los contagios. Está previsto que éstos se inicien a partir de la última semana de junio.

ESTAR EN MADRID JUEGA A SU FAVOR

Pese a no ser inmune a la pandemia, en el Canoe han salido bastante bien parados del Covid-19 gracias a su ubicación. Por un lado, el hecho de estar en Madrid, donde la competencia a nivel de clubes de natación es menor que en otros territorios como Cataluña, les ha permitido no sólo no perder tantos socios, sino incluso captar nuevas altas procedentes de centros deportivos que han cerrado por problemas económicos.

Por otro lado, el haber evitado cierres desde que se inició la desescalada en mayo del pasado 2020, ha ayudado a que su masa social pudiera seguir usando sus instalaciones. Ello les ha permitido no tener a ninguno de sus 115 empleados en ERTE desde el pasado mes de julio. “Hemos tenido suerte, al poder evitar los cierres autonómicos. Estuvimos en algunos momentos al 25% del aforo; en otros, al 75%, y, ahora, al 50%, un tope que nunca superamos”, reconoce el director gerente de la entidad.

La mitad de su aforo se sitúa en 725 personas de capacidad. Un límite que les da margen para poder funcionar con cierta normalidad, ya que su ocupación media ronda entre los 400 y los 600 usuarios.

Desde el club también celebran no haber perdido a ninguno de los casi 600 deportistas federados que se agrupan en las distintas secciones.


No hay comentarios

Añade el tuyo