MULTIDEPORTE

Según un estudio de actividad y sueño de Polar

El ciclismo indoor se disparó un 62% durante el confinamiento

(19-5-2020). Así se recoge en un estudio de Polar, que ha analizado los datos de actividad y sueño de los españoles entre febrero y abril de 2020. Del informe se desprende que las disciplinas indoor, desde la práctica de fitness a correr en cinta o entrenar en rodillo, se vieron reforzadas durante el confinamiento.

Solo en los últimos cinco años, Polar ha sido citada en más de 8.100 estudios científicos. Su tecnología aplicada al análisis y metodología del sueño, la recuperación y el rendimiento deportivo es mundialmente reconocida y validada en diferentes campos profesionales.

Los datos mostrados a continuación son fruto de un análisis detallado de una muestra representativa de usuarios anónimos durante el periodo de febrero a abril 2020, que proporcionan una visión real de los hábitos de sueño y ejercicio.

Tras declararse el estado de alarma y hasta el 30 de abril – dos días antes de que los deportistas pudieran reanudar sus entrenamientos outdoor – los españoles han adaptado sus rutinas de entrenamiento a las actuales circunstancias.

Actividad durante el confinamiento

Los deportes más practicados durante el confinamiento son entrenamientos de fitness indoor mayoritariamente, seguidos de sesiones de running y ciclismo. En líneas generales, las actividades deportivas decrecieron un 14% en número de sesiones diarias, básicamente debido a las restricciones a la hora de realizar deporte fuera de casa. En abril, esta cifra se recuperó ligeramente aunque sin llegar a los datos del mes febrero. Por tanto, los españoles, a pesar de no poder entrenar en el exterior, han encontrado actividades alternativas para mantenerse en forma desde casa con ejercicios complementarios como fuerza, core o cardio.

En cuanto al Running, este ha sido uno de los deportes más perjudicados ya que su práctica descendió un 65.7% desde el mes de febrero hasta finales de abril. De febrero a marzo los datos estuvieron condicionados por la segunda quincena de marzo, que ya apuntaban a un significante decrecimiento, un 44.5%. Durante el mes de abril, esta tendencia se hizo más evidente con un descenso progresivo de un 38.2%. Sin embargo, las sesiones de running en cinta se incrementaron en un 15.75%.

Los ciclistas quizás hayan sido los que mejor han podido compensar la práctica de su deporte en el exterior -ya sea en bicicleta de montaña, de carretera, urbanas, eléctrica- con las sesiones indoor. La adquisición de material deportivo para ciclismo, como rodillos o bicicletas estáticas y las suscripciones a aplicaciones virtuales, se han disparado estos últimos meses y con todo ello, las actividades de indoor cycling, se han incrementado en un 62%.

En líneas generales, las sesiones de ciclismo (indoor y outdoor) también han crecido un 8.6%. En cambio si analizamos únicamente el ciclismo de carretera y mountain bike, vemos un 70.4% menos de actividad


.

Descanso y sueño nocturno

Además del cambios de hábitos en cuanto a la práctica deportiva se refiere, el sueño también presenta ligeras adaptaciones a esta situación de excepcionalidad. El teletrabajo, la conciliación familiar y otras circunstancias, han llevado a los españoles a dormir prácticamente un cuarto de hora más que en el mes de febrero (7:16h vs 7:29h). También han retrasado en 40 minutos la hora de acostarse (0:25h vs 1:05h) aunque de media se despiertan 45 minutos más tarde respecto al mes de febrero. Pero dormir más, no siempre significa dormir mejor. La frecuencia cardíaca y su variabilidad son dos parámetros muy reveladores a tener en cuenta a la hora de analizar la calidad del sueño.

Existen diversos factores que afectan de forma directa a esta medición como la edad, el género, el estrés, el consumo de alcohol o la ansiedad, entre otros. Pues bien, teniendo en cuenta estas dos variables, observamos que la frecuencia cardíaca media ha bajado casi dos puntos en abril respecto al mes de febrero, mientras que su variabilidad, ha subido únicamente un punto. Como conclusión podemos añadir que los españoles duermen más pero no mejor, debido principalmente a cómo está afectando el estado de alarma a nuestro cuerpo y nuestra mente.


No hay comentarios

Añade el tuyo