MULTIDEPORTE

Presupuestan el nuevo complejo en 12,5 millones de euros

El Club Natació Badalona apuesta por participar en la gestión de la nueva piscina olímpica

Su inauguración se prevé entre 2023 y 2024

marc-estruch-presidente-del-club-natación-badalona-bis

Marc Estruch, presidente del Club Natació Badalona.

(14-4-2021). El Club Natació Badalona ha empezado a posicionarse para poder disfrutar de la nueva piscina municipal olímpica que el consistorio municipal espera inaugurar entre 2023 y 2024. Esta instalación pondrá fin a los constantes problemas de mantenimiento de la piscina que sufre la entidad.

Después de casi cuatro décadas reclamando una nueva piscina olímpica, de 50 metros de longitud, Badalona empieza a ver la luz al final del túnel. La cuarta ciudad con más habitantes de Cataluña lleva muchos años acusando la falta de instalaciones acuáticas disponibles. Un problema que se suma a las numerosas reparaciones que ha ido exigiendo la piscina municipal Mireia Belmonte, una instalación antigua y sobresaturada de usuarios.

La aprobación, el pasado 17 de marzo, por parte del pleno del Ayuntamiento de Badalona de un presupuesto de 12,5 millones de euros para la construcción de un nuevo complejo deportivo se espera que sea la solución de buena parte de los problemas que sufren los nadadores del municipio.

Este complejo, que lleva años sobre la mesa del consistorio, se ubicará en la antigua fábrica Focus, en el barrio de Bufalà. Aunque se está estudiando que tenga un techo retráctil, es probable que sea cubierta, y podría ir acompañada de otros servicios deportivos como pistas de pádel.

PENDIENTES DE LA CONCESIÓN DE OBRAS Y GESTIÓN

Se espera que la nueva piscina esté construida dentro de dos o tres años. El Ayuntamiento convocará pronto un concurso público en el que concretará las bases y condiciones del complejo. Según ha podido saber CMDsport, la concesión de las obras podría estar abierta a empresas a nivel europeo.

En función de las propuestas recibidas en el concurso, se determinará si la empresa que se encarga de las obras se limita a ellas o también participa en la gestión de la instalación. Un punto en el que el CN Badalona espera poder participar, como ya hace con la actual piscina municipal.

“Cuando sepamos las bases del Ayuntamiento, tendremos que buscar la fórmula para poder participar en la gestión de la instalación”, explica el presidente del CN Badalona, Marc Estruch, que no descarta tener que buscar un socio inversor que se encargue de la construcción y acceda a cederles o a compartir la gestión de la instalación. Tampoco vería con malos ojos ir de la mano del Ayuntamiento.

El club se muestra optimista al respecto, ya que, como miembro de la comisión de trabajo encargada de este tema, lleva varias semanas de reuniones con el consistorio para determinar cómo tiene que ser la instalación y qué elementos integra. “El club está ayudando y no se entendería que no estuviera dentro del reparto”, aclara Estruch.

Una vez se inaugure la nueva piscina, la intención del CN Badalona es abandonar la piscina municipal actual y trasladar ahí a todos sus deportistas a la nueva. La antigua se mantendrá, con una ocupación mucho menor, para los usuarios que quieran seguir en ella por su ubicación.

UN AÑO SIN PISCINA

Para el CN Badalona, esta nueva piscina municipal debe suponer un trampolín que les permita recuperar los socios que no han podido mantener en el último y duro 2020 en el que coincidieron el temporal Glòria (que provocó destrozos en la piscina), y la pandemia. Según lamenta el presidente de la entidad, “fallaron muchas cosas y el Ayuntamiento tardó en repararlas. Fue un desastre”.

La piscina reabrió sus puertas el pasado 1 de febrero tras un año sin actividad, ya que cerró el marzo de 2020 debido al decreto del Estado de alarma. Una fisura en su interior y otros problemas de mantenimiento obligaron a aplazar su reapertura hasta ahora.

Antes de la pandemia, la entidad tenía unos 1.700 socios. Ahora tiene unos 1.580 y espera captar otro centenar con una campaña enfocada a este verano. El deseo del club es poder recuperar a deportistas, tanto de la escuela de vela como nadadores, ya que muchos de ellos -entre un 20 y un 30%- se vieron obligados a darse de baja ante la imposibilidad de entrenar y competir en una piscina.

“Hemos tenido que alquilar espacios en piscinas de Mataró y otras localidades para que nuestros deportistas pudieran entrenar en una piscina de 50 metros el mes previo a las competiciones”, lamenta Estruch. Con la nueva piscina esperan poder disponer de más espacio para ofrecer más entrenamientos de calidad y, así, recuperar parte de los niños que no han regresado.

12,6% MENOS DE INGRESOS EN 2020

El CN Badalona cerró el pasado 2020 con unos ingresos de 795.000 euros, un 12,6% menos que en 2019, cuando facturaron 910.000 euros. La entidad pudo cerrar el ejercicio sin pérdidas tras compensar la caída de 115.000 euros con expedientes de regulación temporal de empleo y otros ajustes en sus gastos.

Mañana jueves, 15 de abril, a las siete de la tarde, celebrará una asamblea de socios que será presencial, pero más corta, y enfocada a la aprobación de los números del 2020 y a los presupuestos del 2021.

Como compensación por los daños generados por la falta de mantenimiento en la antigua piscina, el club también espera poder recibir una subvención por parte del Ayuntamiento cercana a los 15.000 euros, casi el doble de los 8.000 que suelen recibir al tratarse de un club con equipos y niños federados en distintos deportes.


No hay comentarios

Añade el tuyo