MULTIDEPORTE

Entrenamiento en familia

Cómo divertir a nuestros hijos durante el confinamiento

En tiempos de cuarentena resulta imprescindible mantener la actividad

entrenamiento niños familia confinamiento

Propuestas de ejercicios para ejercitarse en familia durante el confinamiento

(26-3-2020). Los niños también sufren la cuarentena provocada por el coronavirus. Por ello, los adultos deben motivarles para que practiquen ejercicio físico y se mantengan activos. Uno de los grandes secretos para que los pequeños hagan ejercicio es vestir de diversión los entrenamientos.

Estar confinado en casa no supone estar todo el día sin hacer nada y aburrido. Ni mucho menos. Mantenerse activo y hacer ejercicio es fundamental. Siempre, pero durante estos días de cuarentena debido al estado de alarma que ha provocado la pandemia del coronavirus, aún más. Y no solo para los mayores de la casa, sino también para los más pequeños. De hecho, es posible mantenerse en forma sin tener que salir de casa.

Uno de los grandes secretos para que los pequeños hagan ejercicio es saber vestir de diversión dichas actividades. “Un niño o niña no va a correr por el simple hecho de correr, no va a saltar la cuerda por el mero hecho de que se trata de uno de los ejercicios físicos más completos que existen”. Nos lo cuenta el entrenador personal y preparador físico Albert Cabezas que, al mismo tiempo, es padre de 2 niños (y, por lo tanto, aún sabe con más conocimiento de causa de qué habla). “Lo más importante es que el ingrediente principal que vehicule estas actividades físicas sea el divertimiento”, remarca.

Teniendo en cuenta el momento actual, Cabezas nos propone una serie de ejercicios que podemos hacer en familia, ya que “siempre es importante que nosotros los hagamos con ellos, ya que los niños nos ven siempre como un espejo a seguir”, explica el preparador físico.

Y añade: “si nosotros no damos ejemplo, es muy complejo que podamos motivarles”. Hay que pensar, al mismo tiempo, que “los niños también padecen, como nosotros, la cuarentena, que ha roto sus rutinas de ir al colegio, actividades extraescolares y demás”.

Circuito con “actividades cortas e intensas”

De esta forma, Cabezas nos recomienda un “circuito de actividades cortas e intensas, con pocos segundos de descanso entre una y otra, en el que no precisamos de ningún material que no tengamos en casa”. En cuanto al espacio, además, tampoco es necesario hacerlo en una terraza o un gran salón, ya que “nos bastará con pocos metros cuadrados”.

Eso sí, siempre es necesario respetar un proceso a la hora de empezar y también establecer un límite. La primera fase es la de la activación. Siempre empezaremos así. “Es la forma de activar nuestro cuerpo”, admite el entrenador personal. Así las cosas, llevaremos a cabo diferentes ejercicios de movilidad articular como, por ejemplo, rotación de muñecas, hombros, cintura, etc.

Una vez activado nuestro cuerpo de forma paulatina, “ya lo hemos preparado para el ejercicio”. Eso sí, hay que ir jugando con los niños a medida que vamos activando nuestro organismo. Una forma, por ejemplo, sería ir describiendo las partes del cuerpo en inglés y que ellos tengan que decirlas en castellano. Otro método para integrarlos podría ser el de dar un color concreto a cada parte del cuerpo en un primer momento y después, a través de cada color -cuando el padre o madre cita dicho color- hacer el ejercicio de movilidad que toca en cada caso.

Cabezas también es partidario de poner algunos vídeos en la tele e ir siguiendo las instrucciones que nos marca el preparador (él, sin ir más lejos, hace un directo en Instagram, cada día a las 12:00h, para hacer deporte en familia).

Después de todo esto, pues, pasamos a los ejercicios concretos:

  • 30” de skipping. Correr con las rodillas elevadas sin movernos del mismo sitio
  • 30” abriendo y cerrando las piernas
  • 15 flexiones con los brazos (si es necesario, no pasa nada, con las rodillas en el suelo)
  • 15 sentadillas
  • 30” de plancha abdominal
  • 15 pasos profundos (lunge)

Se trata de un circuito al uso que podemos repetir hasta 2-3 veces. Con ello, podríamos llegar a unos 15-20’ de ejercicio, como mucho. “No es necesario hacer más”, afirma Albert Cabezas. “Siempre es más fácil seguir las clases cuando tienes un modelo delante, por lo que una buena forma de llevar a cabo esta rutina es buscar algún vídeo en Internet, que los hay, o bien sumarse a algunas clases en directo como las que estamos implementando nosotros estos días”. Los niños son competitivos por naturaleza, por lo que “el efecto espejo será una gran forma de motivarles y que tomen parte en una rutina de este tipo”, remarca.

Ejercicios divertidos para hacer en casa

“Si este circuito de actividades cortas e intensas os parece demasiado estricto y más encarado hacia los mayores, no pasa nada, hay más alternativas”. ¿Cuáles? Le preguntamos a Cabezas. Y nos enumera una serie de ejercicios que podemos desarrollar también en casa sin ningún tipo de problema y que nos ayudarán a quemar ese exceso de energía sobrante que tienen ahora mismo los pequeños y pequeñas de la familia.

  • Saltar a la cuerda. Se trata de una actividad muy divertida y que, además, “supone un entrenamiento cardiovascular de alta intensidad, es una actividad muy completa”
  • Plancha y palmadas. Nos situamos en posición de plancha abdominal, el uno delante del otro. A continuación, tendremos que coordinarnos para chocar la mano contraria de la persona que tenemos delante e inmediatamente la contrario
  • Abdominales con una escoba. Tumbados en el suelo, cogemos el palo de la escoba con las dos manos a la altura de los hombros y debemos llevarlo recto hacia arriba con los brazos siempre rectos
  • Prensa de piernas. El adulto se echa en el suelo, con los brazos pegados a los lados y las piernas levantadas y flexionadas en ángulo recto. El niño o la niña se sitúan enfrente suyo y dejan caer el peso de su cuerpo sobre la planta de los pies de su padre/madre. Después, éste/a recoge los pies y debe levantar la carga que supone el menor. En el caso de tener hermanos, “podemos hacer que los niños lo hagan entre sí, una vez les hemos mostrado cómo funciona la dinámica” aclara el técnico
  • Música y baile. “Una de las formas más fáciles y sencillas de ejercitarnos con los niños en casa es poner música y bailar enérgicamente”, indica Albert Cabezas. Con música, todo es mucho más fácil, pues “los niños se motivan aún más y les es mucho más simple poder seguir el ritmo que ésta marca”. También es una forma, por ejemplo, de seguir aprendiendo inglés, “si ponemos los subtítulos de cada canción en esta lengua”, propone el entrenador
  • Estiramientos. Gracias a algunos tutoriales -y sin necesidad de ser unos expertos-, “podemos enseñar a nuestros hijos/as las posiciones más sencillas de esta disciplina para que puedan estirarse y sentir todo su cuerpo”. Se trata de una actividad especialmente indicada “en caso de niños muy activos, ya que les ayuda a saber relajarse y tener un mejor dominio de su cuerpo”

Estas son sólo algunas propuestas concretas de la infinidad de ejercicios –“la imaginación es libre” clama Albert Cabezas- que podemos explorar en casa con nuestros hijos. Aprovechando el boom en la venta de papel de WC -y sus bromas posteriores con toda clase de memés a través de las redes sociales-, Cabezas nos lanza una idea. “Podemos hacer un circuito en el que debamos sortear los diferentes rollos de papel del wáter hasta llegar a la otra punta, coger un objeto, y llevarlo hasta el punto contrario, el de salida”, relata con una sonrisa dibujada en los labios.

El reto de los 10 toques con el papel de wáter -y la práctica que ello supone para los más pequeños- o jugar al 3 en ralla con este tipo de rollos, mientras nosotros nos movemos, son “otras de las muchas alternativas que tenemos a nuestro alcance”.

Información de contacto:

www.alcalotrainer.com

@alcalotrainer


No hay comentarios

Añade el tuyo