MULTIDEPORTE

Según la secretaria general de la Ufec, Isabel Pérez

La Ufec lamenta la poca ambición en igualdad de género de la nueva ley del deporte

"Esperamos que con las enmiendas se puedan alcanzar objetivos más ambiciosos en ese sentido"

IMG_1579

La experta en el ámbito jurídico-deportivo y secretaria general de la Ufec, Isabel Pérez, considera que el anteproyecto de ley del deporte podría ser más ambicioso en materia de igualdad de género

(10-1-2022) La nueva ley del deporte pondrá al día algunas cuestiones estructurales de un sector que no se actualizaba, a nivel legislativo, desde 1990. La experta en el ámbito jurídico-deportivo y secretaria general de la Ufec, Isabel Pérez, comenta a CMDsport qué avances puede suponer, en la práctica, el texto que podría convertirse en ley este mismo 2022.

En el anteproyecto de la nueva ley que aprobó el Consejo de Ministros se considera al deporte como “una actividad esencial”. ¿Qué implicará esto, en la práctica, para el sector deportivo?

No quiero ser pesimista, pero hasta ahora las acciones realizadas en este sentido han sido más de puesta en escena que de contenido real. A los hechos más inmediatos me remito. Estas últimas semanas estamos viendo cómo se reducen de nuevo los aforos, se exige el certificado covid y se aplican otras restricciones en el deporte. No tenemos demasiadas esperanzas en que esta demanda del sector termine siendo una realidad con la nueva ley. 

El año pasado tanto en el Congreso de los Diputados como en algunos parlamentos autonómicos, como el de la Comunidad Valenciana, se aprobó declarar, a través de una Proposición No de Ley (PNL) al deporte como una actividad esencial. Pero visto lo visto todo parece ser papel mojado. 

Esta es la pena, efectivamente. Todo se ha quedado en un brindis al sol y no hay un despliegue real de lo que significa. 

La declaración del deporte como una actividad esencial fue un brindis al sol

¿Considera que fue simplemente un gesto para la galería y que si no se aplica con todas sus consecuencias es por una cuestión puramente económica?

No sé si realmente han hecho el cálculo económico de lo que supondría, por ejemplo, rebajar el IVA del sector deportivo. Creo que se trata más de miopía sobre la importancia de un sector que es clave para la mejora de la salud de un servicio para la ciudadanía. Y no solo para la salud física, también para la mental. Los actores políticos, que deberían dar un paso adelante para este reconocimiento, no están advirtiendo cuál es la importancia de nuestro sector con estas dos realidades. Si lo viesen tan claro como lo vemos desde el sector, nadie entendería que no diesen el paso y declarasen al deporte de interés esencial. 

En el artículo 2 del anteproyecto se define también el deporte como un derecho. ¿Esto qué supondrá en la práctica? 

Es una buena pregunta. Los juristas hacemos varias teorías sobre esta cuestión. Entendemos que si alguien tiene dificultades para acceder a una práctica deportiva, según este derecho, esto podrá ser reclamado de forma positiva ante los tribunales. Pero me cuesta creer que esto termine siendo una realidad tal como los juristas entendemos estas declaraciones. Es más una relación de principios normativos de la ley que pueden orientar la interpretación. Una de las propuestas que la Ufec planteó en el Plan Marshall de recuperación era el cheque deportivo. Lo reclamamos porque entendemos que este derecho universal tiene que venir de parte de los poderes públicos. Y esta es una medida concreta que lo puede hacer posible. Pero hemos visto cómo han salido otro tipo de cheques y esta miopía que comentaba aún sigue relegando al sector deportivo en una posición secundaria. 

Sería una medida muy fácil de implantar y ayudaría al sector. Ya está funcionando con éxito en algunos territorios como Castilla y León o Murcia. 

En muchas ocasiones no hace falta inventar la rueda, se pueden proponer acciones que han funcionado en entornos similares y que creemos que pueden ser beneficiosos para el conjunto de la ciudadanía. 

¿Qué responde la administración cuando se le trasladan iniciativas como esta de incluir al deporte dentro del bono cultural? 

Que lo valorarán y atenderán, pero pasan los meses y no se termina concretando nada. Nunca nos han dado un no como respuesta, pero no termina sucediendo. La actualidad hace cambiar las prioridades. 

La nueva ley repiensa de forma importante la anterior, pero no hay un gran cambio estructural

La última ley del deporte era del 1990. ¿La nueva cambiará mucho el texto anterior?

El nuevo texto repiensa de forma importante el anterior. Habrá opiniones para todo, pero es verdad que parte de un origen muy asentado en la actual estructura. A nivel de gobernanza no hay un gran cambio estructural, sigue manteniendo la administración actual, las federaciones, que es un modelo que ha funcionado. 

¿Qué papel jugarán las federaciones dentro de la nueva ley?

A nivel estatal, las federaciones están bastante reconocidas como un colaborador principal de la administración, es decir, del CSD. Y la ley, más allá de describir otro tipo de prácticas, mantiene bastante el protagonismo de las federaciones estatales. 

¿Los profesionales del sector deportivo saldrán reforzados con la nueva ley del deporte?

Al ser un texto estatal, su impacto queda muy limitado al deporte supraautonómico. Y esto tiene poco impacto en el ámbito del deporte base que gestionan las comunidades autónomas. A nivel conceptual, han hecho un esfuerzo importante en la parte de la profesionalización, en el reconocimiento laboral de los árbitros. También han hecho una reflexión en torno a la justicia deportiva, que hasta ahora estaba centrada en el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD). Ahora se reconoce la naturaleza privada de las entidades que la componen. Y han hecho un esfuerzo en el ámbito de la equiparación de la igualdad para las mujeres deportistas. 

¿Por ejemplo?

En la antigua ley no había medidas específicas para corregir situaciones que, con los años, hemos visto que se han ido produciendo. Había deportistas que perdían el reconocimiento de alto rendimiento porque no hacían las puntuaciones deportivas necesarias porque habían estado de baja maternal. Esto la antigua ley no lo había previsto y ahora se corrige. Da un paso que seguramente es insuficiente, pero es un paso hacia adelante para que estas situaciones se solucionen. También empieza a trabajar en toda la parte de presencia de mujeres en los órganos de dirección. Creemos que parte de un origen que no cambia las estructuras, y esto no sabemos si terminará de hacer posible esta voluntad de igualdad, pero hace una propuesta de incorporación de cuotas en las juntas directivas y empieza a andar en este sentido. 

¿Entienden que la nueva ley no es suficientemente ambiciosa en lo que a reivindicar el peso de la mujer en el deporte se refiere?

Así es, podrían darle una vuelta más. Esperamos que con las enmiendas se puedan alcanzar objetivos más ambiciosos. 

El sistema presidencialista de las federaciones españolas no favorece la incorporación de mujeres

¿Qué os gustaría que se añadiese?

Las federaciones deportivas españolas funcionan con un sistema presidencialista, las asambleas de las federaciones eligen a un presidente o presidenta, y este cargo electo luego forma a su equipo de confianza, que es la junta directiva. En Cataluña no funciona así. Aquí se elige al conjunto de la junta directiva. Nosotros creemos que si este modelo catalán se exportase al ámbito estatal y se incorporasen las cuotas, 60% a 40% de cualquiera de los sexos, este sistema sería más efectivo para garantizar una presencia más paritaria de mujeres. En la actual ley pide que se procure, pero no se obliga. 

En 2021, apenas un 3% de las federaciones deportivas españolas estaban dirigidas por mujeres. 

En España hay dos de 65. En Cataluña es un 10%; 7 de las 71. A nivel estatal están algo más lejos por este sistema presidencialista. Está estudiado que, cuando los cargos electos son individuales, esto no favorece la incorporación de mujeres. 

¿Con esta nueva ley se protege más a los profesionales de la actividad física en aspectos como evitar el intrusismo laboral?

No creo que sea una ley que abarque este ámbito. De hecho, el desarrollo autonómico de esta materia se ha hecho por parte de los gobiernos autonómicos, y ahora desde Madrid se comenta que se quiere elaborar un texto a nivel estatal. Pero el texto actual no abarca esta materia. 

Pedimos que el deporte autonómico pueda participar más en el desarrollo de la estructura estatal

¿Qué aspectos reivindicaron incluir, desde la Ufec, en el texto del anteproyecto de ley?

Nosotros quisimos hacer mucho hincapié en pedir que el deporte de carácter autonómico pueda participar directamente del desarrollo de la estructura estatal. Los recursos que tiene el deporte estatal, que son muy superiores a los que dispone cualquier comunidad, queremos que puedan pasar a las federaciones, clubes y deportistas autonómicos. El deporte base y amateur es el que nutre a toda la pirámide, y debería poder participar más en las decisiones del deporte estatal. Hicimos una propuesta de alegaciones y ahora empezaremos a compartirla con los partidos políticos en el inicio del trámite parlamentario. 

¿La nueva ley del deporte contribuirá a que haya más practicantes de actividad física?

Lo conseguirá en la medida que se colabore con las células que hay en el territorio, que son clubes y federaciones autonómicas. Es una ley que, por cuestiones competenciales, solo puede regular el ámbito del deporte estatal, y en la medida que sepan incorporar las entidades del territorio en los ámbitos de decisión, esto podrá llegar a la práctica universal del deporte. 


No hay comentarios

Añade el tuyo