MULTIDEPORTE

Según el fisioterapeuta y ex-olímpico David Rivera

La vuelta descontrolada al deporte tras el Covid-19 provoca un rebrote de lesiones

Según detectan desde el Comité Ejecutivo del Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España

crecen-las-lesiones-tras-el-covid-19-bis

El fisioterapeuta y ex-olímpico, David Rivera, asegura que "el confinamiento ha comportado muchas atrofias, muchos deshabitos, muchas adaptaciones negativas de tendones y músculos a la inactividad".

(22-5-2020). David Rivera es miembro del Comité Ejecutivo del Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España. Este graduado en fisioterapia, que cuenta con experiencia olímpica (estuvo en los Juegos de Río con la selección española de piragüismo), analiza el impacto físico que ha tenido el confinamiento y las lesiones producidas por la vuelta a la actividad física.

David Rivera estuvo con la selección olímpica de piragüismo en los Juegos de Río de Janiero de 2016.

¿Sufre mucho el cuerpo estando dos meses encerrado en casa?

Si estos dos meses han servido para que esa persona haya seguido una rutina física más o menos proporcional con lo que pretende, como mantener el nivel que tenía previo, no hace mucho daño. Pero si esa persona, en ese período, no cuida la dieta, no cuida el ejercicio físico ni sigue determinadas costumbres o hábitos que seguía previamente, es el lecho indicado para tener lesiones en un futuro.

Ha habido un repunte de lesiones bastante importante durante las primeras semanas de desconfinamiento

¿En los Colegios de Fisioterapeutas de España han registrado un gran aumento en el número de lesiones estas primeras semanas de desconfinamiento?

Sí. Ha habido un repunte bastante importante. Hay mucha patología por la vuelta a la actividad no controlada. Hay un repunte en determinado tipo de lesiones o consecuencias fisiológicas: sarcopenia, la rigidez articular, sobre todo en personas mayores, anquilosamiento del músculo esquelético, y patología por uso de instalaciones y materiales más caseros, de menor calidad, que pueden provocar cambios sustanciales en el gesto técnico. El confinamiento ha comportado muchas atrofias, muchos deshabitos, muchas adaptaciones negativas de tendones y músculos a la inactividad. La vuelta al ejercicio físico volverá a propiciar esas adaptaciones físicas al esfuerzo y a las cargas, pero por ahora ha habido una vuelta muy compulsiva de algunas personas que se han lesionado. Les lesiones siempre amenazan cuando no se produce una actividad física adecuada.

¿Antes de salir a correr habría que seguir indicaciones de algún preparador físico o fisioterapeuta?

Sí. Yo establecería dos grupos de población. El grupo de población sin patologías previas dentro de las actividades que se desarrollan en gimnasios, que son personas que deberían evaluar en qué estado están tras el confinamiento y qué necesidades tienen ahora. Y el grupo de población con patologías previas, es decir, con alguna enfermedad que pueda suponer algún riesgo a la hora de hacer alguna actividad física.

Hay patologías susceptibles de mejorar con la actividad física siempre y cuando la supervise un profesional sanitario adecuado, como un fisioterapeuta. Siempre recomendamos una evaluación por parte de un profesional, porque es quien puede determinar realmente el nivel fitness que puede tener una persona en base a unas valoraciones previas. El fisioterapeuta, además, puede interpretar si la lesión tiene alguna explicación como la falta de fuerza en una cadena muscular o una zapatilla inadecuada. El chequeo físico que pueda hacer cada persona es algo subjetivo y depende de la experiencia que tenga cada persona en el deporte que haya podido realizar.

Hay que recurrir más a los profesionales. 

Hoy en día por suerte hay un hábito más generalizado del ejercicio. Yo tengo 46 años, y cuando hacíamos deporte con 15 o 20 años entrenábamos con la ropa vieja y defectuosa para sudarla. Ahora no. Ahora la gente tiene un vestuario lleno de camisetas perfectamente conjuntadas con el pantalón y las zapatillas. Ha mejorado la amortiguación. La gente usa lo mejor que tiene para hacer deporte. Se ha generalizado mucho el deporte, que se ha convertido en algo social

Es poco recomendable el seguimiento de vídeos y tutoriales que inundan Internet

¿Qué opinión le merece el auge de vídeos que han surgido para que la gente haga deporte en sus hogares? 

Es poco recomendable el seguimiento de vídeos y tutoriales que inundan Internet y que no tienen ninguna especificidad, parametrización de intensidad, de duración o de descansos. En población con patologías o problemas previos provoca muchísimas lesiones. Actividad física sí, por supuesto, pero controlada. Ahora vemos contracturas, tendinopatías, lesiones por distorsiones en caídas, roturas musculares, síndromes de estrés articular, y todo por esta vuelta compulsiva a la actividad física. La actividad física es una herramienta que puede ser buena o mala. Pero por supuesto desaconsejamos los vídeos generales iguales para todo el mundo. Porque si eres una persona sana, puedes caer en la patología, y si eres una persona con una patología previa, puedes agudizarla o empeorarla.

¿Tienen más trabajo ahora los fisioterapeutas?

Es una balanza. Se ha incrementado el trabajo del fisioterapeuta para tratar estas incidencias, pero también ha disminuido porque hay mucho temor en la sociedad a salir a la calle. Nuestro trabajo requiere mucho contacto y presencia, y genera una cierta incertidumbre en la población. Los fisioterapeutas estamos perfectamente informados y preparados para tomar todas las medidas necesarias de seguridad para que en nuestros centros no haya una propagación de la pandemia. Como profesionales de la salud somos un servicio esencial y hemos podido tener los centros abiertos, aunque exclusivamente para casos urgentes o aquellos en los que el retraso de una intervención del fisioterapeuta pudiera crear una patología o incapacidades futuras.

¿Cambia mucho el trato al paciente con COVID-19?

En hospitales han habido intervenciones muy exitosas por parte de fisioterapeutas para tratar las secuelas de las infecciones por COVID-19. Cambia un poco el contexto. El coronavirus ha sido virus que ha tenido mucha incidencia en el aparato respiratorio y hay muchas patologías respiratorias asociadas a la infección por COVID-19. Se va a tener que trabajar mucho en secuelas de este tipo. Aunque ahora también se está descubriendo que está teniendo incidencias vasculares que pueden generar daños neurológicos. Y, por supuesto, la gente aislada en un hospital magnifica las consecuencias de esa inactividad.


No hay comentarios

Añade el tuyo