MULTIDEPORTE

Primer ser humano que da la vuelta al mundo a pie y une a nado los cinco continentes

Nacho Dean: “El deporte es una balsa a la que aferrarse en medio de este temporal”

NUEVA CÁPSULA FORMATIVA EN COLABORACIÓN CON LA CONSULTORÍA MAS

Nacho-Dean-bis

BOFETADA DE REALIDAD. Según asume Nacho Dean, "esta pandemia es triste y dolorosa por las consecuencias que está teniendo en cuanto a mortandad. Sin embargo, esta pandemia también es una bofetada de realidad, algo así como ‘mira que camino hemos hecho y dónde nos ha llevado'".

(27-4-2020). Nacho Dean es el primer ser humano que ha dado la vuelta al mundo a pie y ha unido a nado los cinco continentes. Esta doble gesta ha enriquecido su alma dotándola de la generosidad de compartir sus aprendizajes con todo aquel que quiere escucharle. Montañero, surfer y nadador, considera al deporte como uno de sus pilares personales principales y cree que también debería serlo para la salud de la humanidad.

Pese a las gestas realizadas, Nacho Dean continúa siendo de lo más terrenal. Hijo de marino, este malagueño que este año cumplirá 40 años (el próximo 20 de agosto), se ha pasado siete años de esta segunda década del siglo XXI dando la vuelta al mundo a pie y uniendo a nado los cinco continentes. Ha sido el primer ser humano en realizar esas proezas. Ambos objetivos se los planteó como un instrumento de promoción y sensibilización en defensa de la reducción de las emisiones que provocan el efecto invernadero en el planeta y para defender la creación de áreas marinas protegidas.

A los 21 años decidí irme de casa de mis padres para mirar cara a cara a la vida, sin intermediarios

Montañero, surfer, escalador y nadador, este aventurero que en su infancia bebió de las novelas de Julio Verne, Alejandro Dumas, Jack London, y Rudynard Kipling y en su adolescencia de los documentales televisivos de Félix Rodríguez de la Fuente, Miguel de la Quadra Salcedo y Sebastián Álvaro, a los 21 años, según relata en su blog sufre “una profunda crisis existencial”. Ésta le llega tras mirar a su alrededor y no entender nada: “la destrucción del planeta, las guerras, las injusticias, la corrupción, todo me duele”. Según explica en dicho blog, toma la decisión de irse de casa de sus padres para “mirar cara a cara a la vida, sin intermediarios, para saber lo que quiero”.

Tras estudiar publicidad y relaciones públicas en la universidad y un ciclo formativo de Medio Ambiente, desempeña diversos trabajos para pagarse los estudios y viaja mucho y hace numerosas rutas a pie como la Transpirenaica y diversas variantes del Camino de Santiago.

Tras todas esas caminadas y viajes descubre lo bien que se siente en medio de la naturaleza y un día se propone dar la vuelta al mundo a pie.

33.000 KILÓMETROS

En marzo de 2013 decide emprender el camino, con 3.000 euros de sus ahorros (que luego ascenderán a 20.000 vía diversas aportaciones) y dedica tres años a recorrer 33.000 kilómetros en los que gasta 12 pares de zapatillas, y pasa por 31 países de cuatro continentes.

A su regreso, empieza a entrenarse para acometer un nuevo objetivo que le ha surgido mientras desarrollaba el anterior: unir a nado los cinco continentes. Nadará 2.500 kilómetros entrenando en piscinas y embalses y el 8 de junio de 2018, Día Mundial de los Océanos, empieza su singladura marítima. La misma durará un año y la desarrollará en cuatro etapas.

En la actualidad, Nacho Dean prepara un nuevo proyecto, del cual rehúsa dar detalles, y recientemente ha promovido la iniciativa #juntoslosuperamos. A través de ella, todos aquellos que quieren pueden mandar cartas de motivación a los afectados por el coronavirus, así como a todos aquellos vinculados con la pandemia.

No puede haber una humanidad sana en un planeta enfermo

¿Quién nos ha metido en todo esto donde estamos ahora?

Directamente nos ha metido el covid-19. Éste ha sido el responsable de que estemos sufriendo una pandemia con muchas muertes y mayor número de afectados. Pero el confinamiento ha sido una decisión administrativa del Gobierno que la propia ciudadanía ha comprendido como método para evitar poner en riesgo  a ancianos y a personas con salud frágil. Sin duda, esta es una situación nueva y difícil ante la que, lamentablemente, el Gobierno ha reaccionado tarde y con mucha improvisación a causa de la falta de previsión. Pienso que había suficientes señales y que el Gobierno dispone de suficientes recursos como para asesorarse con expertos que le hubieran permitido anticipar escenarios y definir estrategias que contrarrestaran el tener que llegar a una situación tan crítica a nivel sanitario, político y económico como la que hemos llegado y, en ciertos aspectos, llegaremos. Vamos a ver cuándo salimos de la crisis sanitaria, pero la económica que se avecina va a ser fina.  Tenemos por delante un año o un año y medio de incertidumbre.

Usted se ha pasado siete años de la última década dando la vuelta al mundo a pie, uniendo a nado los cinco continentes, y ahora tenemos el mundo entero confinado. ¿Siente que sus esfuerzos han sido en vano?

No, en absoluto. Más allá de la gesta, lo importante era el objetivo de defensa del medio ambiente y eso va calando paulatinamente en las agendas de los políticos. Sin embargo y pese a ser previsible, ahora ha llegado esta pandemia y el objetivo que yo defendía, y sigo defendiendo, ha pasado a segundo plano, lo cual es comprensible. No en vano, se trata de un ‘elefante en la habitación’ que está teniendo consecuencias catastróficas. Sin duda, se constata que no puede haber una humanidad sana en un planeta enfermo.

Con lo espíritu libre que usted es, ¿cómo lleva el confinamiento?

Lo llevo bien porque, dentro del fastidio que supone estar encerrado en casa, tengo una autodisciplina de trabajo, alimentación y de continuar haciendo deporte que me ayuda a evitar la monotonía. En el fondo, tampoco estamos tan mal. Peor lo pasan en América Latina. Sí que echo de menos salir fuera a hacer deporte, a disfrutar de la naturaleza. Ahora, el ir a la vuelta de la esquina a buscar el pan se me antoja la ‘aventura’ más deseada. De todos modos, por mis experiencia cuando di la vuelta al mundo andando, ya viví situaciones de confinamiento en mi tienda de campaña y en entornos no tan confortables como el que ahora disfruto.

Hablan de que el mundo después de esto será distinto. ¿Está de acuerdo?

Sí, por supuesto. Mucho me gustaría que esto que estamos viviendo fuera sólo algo pasajero pero, sin embargo, vienen cambios que llegan para quedarse. Cierto es que el mundo ha vivido guerras y hambrunas, que hemos atravesado crisis, pero, de todos modos, estábamos acostumbrados a una cierta comodidad y que haya llegado una cosa como esta nos ha sacudido.

Pero, como decía vienen tiempos de cambio, una nueva época en la que, al principio, las relaciones entre las personas van a estar marcadas por un distanciamiento social. A nivel laboral, se afianzará el teletrabajo,  La digitalización se reforzará. Quizás se optimice más el uso de las tecnologías para practicar el deporte en casa. Habrá nuevos protocolos en gimnasios, clubes e instalaciones deportivas, pero vaticino una mayor relevancia de la práctica deportiva y dentro de ésta un mayor uso de la bicicleta que puede llevar a una mayor presencia de ésta en las calles. De todos modos, debemos asumir que la vida es cambio, que el futuro es incertidumbre y que debemos aceptarlo y apostar por la innovación y por estar actualizados.

La mejor manera de afrontar el futuro es crearlo, trabajar en su construcción

¿Cree que los ‘amos del universo’ van a aprender la lección?

Los cambios van a continuar viniendo desde abajo, desde los individuos y desde la sociedad. Son ellos los que fuerzan los cambios. Personalmente, sin embargo, me cuesta creer que vaya a haber más cooperación entre países, a tenor de lo que se está viendo estos días y elo me hace constatar que van a continuar habiendo disputas por el gobierno del mundo.

Muchos empresarios temen por la continuidad de sus empresas y por los puestos de trabajo que generan. ¿Qué les diría?

Lo que decía antes: la vida es cambio y el futuro es incierto. No podemos decidir cómo va a ser el futuro pero sí adoptar actitudes y desarrollarlas para afrontar los cambios y perseguir el mundo que ansiamos. No en vano, la mejor manera de afrontar el futuro es crearlo, trabajar en su construcción.

¿Y a los trabajadores?

Vienen tiempos difíciles pero de esta vamos a salir todos. Precisamente, antes del estallido de la pandemia, tenía previsto, durante estas semanas y meses, recoger la ‘cosecha’ de mis experiencias vividas durante la vuelta al mundo a pie y en la ‘Operación Nemo’ en la que uní a nado los cinco continentes.

Sin embargo, el confinamiento ha dado al traste con todas las conferencias y eventos programados.  En definitiva, que me esforcé muchísimo, llegando, incluso, a poner mi vida en juego, pero ha llegado un imprevisto que lo ha parado todo. Sin embargo, hay que pasar a la acción, reinventarse para adaptarse a este mundo cada vez más cambiante. Reinventarse y trabajar duro porque la vida no es fácil.

Seguro que después de esta crisis, volverán tiempos de bonanza

Es bueno pensar, asimismo, que tras una época mala viene otra buena. Yo pasé días muy malos, un virus me tuvo en cama con altísimas fiebres durante seis días, pasé fríos y calores extremos, pasé precariedades intensas, pero a pesar de ello, siempre llegó un día mejor.  Tras el temporal, siempre llega la calma. Seguro que después de esta crisis, volverán tiempos de bonanza.

Me reconforta ver cómo está reaccionado el personal sanitario, con su entrega abnegada pese a poner en peligro su propia vida; cómo las empresas, con su espíritu emprendedor; cómo los trabajadores, ayudando en todo lo que pueden. Es muy alentador confirmar que la gente es buena y que está siendo capaz de reaccionar de una forma tan determinada. Sin duda, todos están sacando lo mejor de sí mismos.

Los profesionales del mundo del deporte afirman ser “parte de la solución” ante esta crisis del coronavirus, que una sociedad deportista resiste mejor las enfermedades. ¿Qué opina?

No puedo estar más de acuerdo. A mí me gusta mucho la actitud de considerarse “parte de la solución”. Eso es mucho mejor que la de sentirse “parte del problema”. El deporte, junto con la alimentación y el descanso constituyen tres pilares claves para la salud del individuo. Y frente a la incertidumbre que impera hoy sobre el futuro, ante la crisis laboral que se avecina, el deporte constituye una balsa a la que aferrarse en medio de este temporal. Lo es por sus valores, por el espíritu que infunde y por la salud que aporta.

Tras cada situación adversa se esconden un error propio y una lección

Dicen que “todo lo que suce, conviene”. ¿Al mundo le convenía esta pandemia del covid-19?

Esta pandemia es triste y dolorosa por las consecuencias que está teniendo en cuanto a mortandad. Sin embargo, esta pandemia también es una bofetada de realidad, algo así como ‘mira que camino hemos hecho y dónde nos ha llevado’. Tras cada situación adversa se esconden un error propio y una lección. Esta pandemia, sin duda ha sido (es) un toque de atención para que el mundo cambie de rumbo e inicie nuevos caminos y  manera de hacer. Por todo ello, estoy de acuerdo con que todo lo que ocurre, conviene. Estamos ante una gran oportunidad para reconsiderar decididamente el camino que llevábamos y nuestros objetivos.

En su web usted se define como ‘Embajador de la Tierra’. ¿Qué mensaje lanzaría a sus habitantes?

No es posible tener una vida saludable si nuestra relación con el planeta está enferma.  La naturaleza no es un lugar de visita. Lo que le hacemos a la naturaleza nos lo hacemos a nosotros mismos.

A continuación, puedes ver el vídeo con la cápsula formativa que ha elaborado con Nacho Dean la consultora MAS.

 


No hay comentarios

Añade el tuyo