Quantcast

MULTIDEPORTE

La profesora de la Unizar cree que todos los CAP acabarán contratando graduados en Cafyd

Nuria Garatachea: “El sector deportivo puede ‘romper’ el negocio farmacéutico”

“Yo englobaría al Consejo Superior de Deportes en el Ministerio de Sanidad”

nuria garatachea

La ex subdirectora General de Mujer y Deporte del Consejo Superior de Deportes (CSD), Nuria Garatachea, afirma que hay muchas iniciativas por explorar para dar acceso a todo el mundo al deporte, como están haciendo la Comunidad Valenciana o La Rioja.

(13-6-2024). Nuria Garatachea, doctora en Ciencias de la Actividad Física y Deporte (Cafyd) y profesora titular de la Universidad de Zaragoza (Unizar), especializada en envejecimiento activo, asegura que el sector del deporte tiene la capacidad de ‘romper’ el sector farmacéutico si trabaja unido y consigue que la actividad física arraigue masivamente en la sociedad.

La Doctora en Ciencias de la Actividad Física y Deporte (Cafyd) y profesora titular de la Universidad de Zaragoza, especializada en envejecimiento activo, Nuria Garatachea, afirma que la práctica deportiva debe ser accesible a todo el mundo, un derecho al cual califica de “innegociable”. 

En su opinión, para que ello sea posible, “la fórmula sería recetar menos pastillas y más deporte, sobre todo entre los colectivos desfavorecidos”. Según argumenta, “si en el sistema sanitario cabemos todos, también debe ser así en el deportivo”. 

La ex subdirectora General de Mujer y Deporte del Consejo Superior de Deportes (CSD) también asegura que este organismo debería estar englobado dentro del Ministerio de Sanidad, “ya que el deporte es una herramienta para descargar el Sistema Nacional de Salud”. 

La práctica deportiva es entretenimiento pero, sobre todo, es una herramienta de salud

Además, Garatachea augura un incremento de la demanda de gimnasios especializados procedente de personas mayores, condicionado a la colaboración público-privada y afirma que, como alternativa, los Centros de Atención Primaria de España (CAP) acabarán optando por contratar graduados en Cafyd. Pese a ello, sostiene que tanto el sector público como el privado “deben ser valientes para llegar a todo el mundo”. 

¿Cabemos todos en la práctica deportiva?

Tanto desde un punto de vista público como privado, la práctica deportiva debe ser accesible a todo el mundo porque es una herramienta de salud. Eso es algo innegociable, por lo que hay que dar cobertura a todo el mundo. Según el Plan de acción mundial sobre actividad física de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el principio de proporcionalidad universal, hay que poner más esfuerzos y recursos donde menos ejercicio se hace porque si no se hace se genera una desigualdad en salud. Los colectivos desfavorecidos más evidentes son las mujeres, las personas mayores, los ciudadanos con pocos recursos o con riesgo de exclusión social y la población rural. 

La práctica deportiva es entretenimiento pero, sobre todo, es una herramienta de salud. Si en el sistema sanitario cabemos todos, también debe ser así en el deportivo. Es a lo que debemos aspirar porque esto, además, serviría para descargar el Sistema Nacional de Salud (SNS) y, a su vez, permitiría intensificar la  prevención.

En base a ello, pienso que los políticos deben ser valientes y englobar el Consejo Superior de Deportes (CSD) dentro del Ministerio de Sanidad. No en vano,  las competiciones deportivas sólo representan a un pequeño nicho de personas. Sin embargo, en nuestro país todavía está muy arraigado ese sesgo de la competición en el deporte y se tiende a identificar la actividad física demasiado directamente con la competición reglada, aunque mucha gente no se identifique con ello. 

Los gimnasios actuales no son espacios amables para la gente mayor

¿Hay que cambiar todo el ecosistema deportivo?

No, en absoluto. Se está haciendo mucho y muy bien. Sin embargo,  hay que seguir avanzando. Y entre esos aspectos a mejorar figura la adaptación al creciente envejecimiento de la población. Es probable que una persona mayor no vaya a un gimnasio al uso porque este pone la música estridente ee inunda las salas con mucha luz… Los gimnasios actuales no son espacios amables para este colectivo.

¿Cree que esa discordancia es la que propicia que apenas haya gimnasios en España para el público mayor?

Una cosa está clara: si no hay oferta, no hay demanda. En el norte de Europa los gimnasios para este tipo de publico están funcionando y el nicho de mercado está ahí. España es uno de los países más envejecidos del mundo, por lo que hay personas que demandarían estas instalaciones. Sin embargo, en España topamos con que mucha de esta población mayor carece de  la cultura y el hábito de realizar actividad física. 

El sector privado tiene la responsabilidad de atender a todos los clientes

¿El sector privado del fitness está obligado a atender a estos clientes?

Por ley no. De todos modos, sí tienen la responsabilidad de hacerlo por el beneficio de toda la sociedad, tal como establece la OMS. Además, es posible que el modelo de gimnasio actual no tenga mucho más margen de crecimiento. El sector privado busca su negocio y debe mirar su cuenta de resultados, pero el modelo actual lleva dos décadas funcionando, por lo que, quizás, ya está muy saturado y ahora hay que buscar otras opciones. En ese sentido, pregunto: ¿cuántos centros hay especializados en tratar a personas obesas o con cáncer? Esos son nichos de mercado con gran potencial de crecimiento, mientras que el modelo convencional ya está saturado. Este mensaje, no obstante, no es sólo para los empresarios del deporte; también va dirigido a los investigadores. La ciencia sabe lo bueno que es el ejercicio físico para la población, pero nos queda todavía mucho recorrido por delante en cuanto a su promoción.

¿Cómo se puede llevar a la práctica de una vez por todas el mensaje de que el deporte es medicina en el sector privado?

Siendo valientes. Se trata de abrir un melón que, por ahora, en España no se ha abierto mucho. Pero los empresarios tienen en su ADN la valentía, ya que arriesgan dinero, esfuerzo y reputación.

También requiere del apoyo por parte del sector público, ya que éste debe colaborar. Hay personas mayores con mucho dinero, pero también algunas que no tienen y que necesitan hacer ejercicio. Es hora de que todos nos sentemos a la mesa y que se creen herramientas administrativas para impulsar esas iniciativas. 

¿Qué países son un ejemplo en este aspecto?

Los Países Nórdicos. Allí tienen gimnasios específicos y adaptados a las preferencias de los mayores.

El sector debe preguntar a las personas mayores qué tipo de centro deportivo quieren

¿Cómo son?

Son centros más bien pequeños con una atención muy personalizada. Tienen unas condiciones amables para personas con déficit auditivo, o con problemas de visión, o de equilibrio. En esos establecimientos no hay música estridente, están iluminados adecuadamente, los vestuarios están personalizados y hay espacios cerrados para que las personas se sientan seguras y cómodas dentro de sus preferencias y características. El sector debe preguntar a las personas mayores qué tipo de centro deportivo quieren. Y tras escucharles, hay que buscar cómo adaptarse a lo que necesitan. 

Sin embargo, no quiero discriminar a nadie por la edad, porque también hay personas mayores que están en un gran estado de forma. Hay muchos tipos de usuarios dentro de este colectivo porque es muy heterogéneo, pero todos necesitan hacer entrenamiento de fuerza. Hay muchos usuarios por atender y por este motivo es importante profesionalizar más el sector. 

Y todo ello debe requirir, asimismo, de personal muy formado y, asimismo bien remunerado, ¿no es así?

Efectivamente, si se quiere atender en la salud y no solo entretener, hay que contar con personas formadas y capaces de ofrecer un trato completamente personalizado a las necesidades de los usuarios o clientes. En mi opinión, el graduado en ciencias de la actyividad física y del deporte (Cafyd) es el único profesional capacitado para dar estos servicios, ya que estudia esta temática durante cuatro años y, posteriormente, puede hacer un máster.

Cobrando 20 euros al mes por cliente es imposible remunerar correctamente a los profesionales del gimnasio

Sin embargo, a este tipo de profesional hay que pagarle lo que le corresponde. Precisamente, es por este motivo, que creo que, quizás, convendría repensar el modelo low cost, porque cobrando 20 euros por cliente es imposible remunerar correctamente a estos profesionales. Si individualizamos y hablamos de salud, la actividad física debe estar en manos de profesionales formados, acorde al servicio que se ofrece, así como con empresas que realmente cobran correctamente por lo que aportan. 

¿Quién debe pagar esta factura?

¿Quién paga la Seguridad Social? Es lo mismo. Hay muchas iniciativas por explorar, como están haciendo la Comunidad Valenciana o La Rioja, deduciendo la actividad física del impuesto sobre la renta de las personas físicas. La otra gran iniciativa es la receta deportiva.  

Es posible que el sector farmacéutico esté en guerra con el deportivo porque la actividad física reduce el consumo de fármacos

¿Qué otras iniciativas se pueden explorar?

Baleares está tomando la delantera contratando graduados en Cafyd. Todos los Centros de Atención Primaria (CAP) acabarán contratándolos porque el ejercicio es medicina y porque el Sistema Nacional Sanitario (SNS) no se sostiene por sí solo. Pero insisto: para ello se requieren políticos valientes. 

Entonces, ¿considera que el sector farmacéutico está en guerra con el deportivo? 

Es posible que el sector farmacéutico esté en guerra con el deportivo porque la actividad física reduce el consumo de fármacos y ello va contra sus intereses. Puede que el sector deportivo le ‘rompa’ el negocio al farmacéutico. Y la verdad, es que ¡ojalá llegue el día en que el sector farmacéutico se tenga que reinventar a raíz del arraigo social masivo de la actividad física entre la sociedad. Y es que ya lo decía al principio:  cuanto más ejercicio hagan los ciudadanos, menos pastillas y medicinas se necesitarán. 

 


Hay 1 comentario

Añade el tuyo
  1. V.J.J.S.

    ¿Y qué ayuda recibimos por parte de la administración? Ninguna. Pasamos de un IVA reducido a un 21%, en pandemia las ayudas fueron escasas o nulas, siendo muchas veces imposible acceder a ellas, no hay ningún tipo ayuda para personas desfavorecidas o en riesgo de exclusión para que puedan acceder a los centros deportivos… Todo tiene que salir de la iniciativa privada, y soportarlo con nuestros recursos humanos y económicos.
    Y en cuanto al fenómeno Low Cost, cuando nos demos cuenta que va a perjudicar mayormente a los trabajadores y a la calidad del servicio que se da a los clientes, los centros tradicionales, que sí tienen un servicio más personalizado y profesional, y que pagan y tratan mejor a sus trabajadores, habrán desaparecido.


Publicar un nuevo comentario.