MULTIDEPORTE

Entrevista al snowboarder Fidel Alonso

Fidel Alonso: “Para quitarme miedos a la hora de afrontar un salto escucho rock”

(22-3-2011). Fidel Alonso se ha convertido en uno de los snowboarders más destacados del panorama nacional. Empezó a competir en el 2003 y actualmente cuenta con logros como ser el 3º clasificado en el Ranking Final Circuito Español WSS, o contar con la 2ª Mejor marca en el World Record Guinness de deslizamiento sobre la barandilla más larga del mundo. Pero además, ha sido protagonista de experiencias como practicar un First Descent en las Montañas Rocosas de Canadá, un descenso inédito en una montaña virgen.

Dejaste el fútbol sala para dedicarte al snowboard. ¿Qué es lo que te atrapó de este deporte?
Por una parte la sensación de libertad que aporta la montaña. Es de los pocos deportes que te hace sentir aislado en sentido positivo. Estás solo, respirando aire puro… Por otra parte, es una disciplina que te obliga a superarte día a día. Soy muy competitivo y esto me engancha mucho.

¿Cómo te entrenas?
Entreno cada día. Sigo un planning dividido en dos partes y lo hago con mi entrenador físico, Edu Serrano. Dedico cuatro horas diarias al entrenamiento técnico con la tabla y luego, sigo un programa en el gimnasio. Ah! y hago muchos estiramientos.

¿Qué música escuchas antes de una competición?
Para quitarme miedos a la hora de afrontar un salto escucho rock. Si me encuentro en un momento muy seguro, música más tranquila para relajarme.

¿Cuál es tu truco preferido?
El ollie. La sensación de despegar del suelo con esta maniobra básica es la base de todo. Me hace vibrar cada día sobre la tabla.

¿Y el que más se te resiste?
Las rotaciones switch backside.

¿Qué exiges a tu tabla?
Tengo un pie muy grande, un 45. Así que el máximo requisito que ha de cumplir mi tabla es que sea de patín ancho y que tenga detalles específicos para mi rider.

Tu centro de entrenamiento es Vallnord, en Andorra. Pero, ¿cuál es tu lugar preferido para practicar snowboard?
Sin duda las Montañas Rocosas de Canadá. La calidad de la nieve es espectacular.

Justamente en este escenario protagonizaste uno de tus grandes momentos.
Así es. Es uno de los momentos de mi carrera que más me satisface. Fue en el 2007. Ascendí con otro rider Israel Planas a una cima de las montañas Purcell en Canadá en helicóptero e hicimos un descenso inédito en una de las montañas que permanecía virgen. Lo recuerdo como uno de los capítulos más tensos de mi carrera y lo hago con mucha satisfacción.

¿Qué otro viaje profesional recuerdas especialmente?
Japón. Fue todo un reto poder trabajar en un país culturalmente tan distinto. Es impresionante. No tienen límites a nivel comercial. Además, son muy competitivos y disciplinados. Tienen grandes equipos, hay mucho nivel. Están más organizados que nosotros a la hora de plantear una carrera profesional. Hay una gran infraestructura en este sentido, hay una educación en esta disciplina deportiva. Es un sistema muy selectivo pero con grandes oportunidades.
¿En España es posible vivir del snowboard?
Sí pero es muy difícil. Lo conseguimos muy pocos. Estamos muy por debajo de otros países. En España estamos acostumbrados a que los patrocinadores nos ayuden con un poco de material. El deportista no sabe qué hacer para poder recibir un sueldo por su trabajo.

En este sentido, ¿qué consejos das a los jóvenes que empiezan?
Primero que entrenen, si quieren llegar a algo tienen que destacar. Y para ello hay que romper con la idea de que el snowboard es un deporte libre y por ello no es necesario el entreno. Por otra parte, que se dejen ver. Que participen en todos los eventos y compitan. Que pasen a formar parte de un club federativo para que les formen. Y el consejo más importante, que se planteen qué pueden aportar a los patrocinadores. Y para ello tienen que ser mediáticos, tener muy buena imagen, estar en la élite. Sólo así podrán generar clientes a las marcas y éstas apostarán por ellos.

¿Es necesario cambiar la imagen que proyecta este deporte?
Sin duda. En muchos sectores todavía nos ven como rebeldes, nos juzgan por la estética… Estamos trabajando para dar a conocer el snowboard como una disciplina deportiva.

Has hecho tus incursiones en el mundo empresarial…
Sí, hay que tener claro que más allá de un estilo de vida el snowboard no deja de ser un deporte y una lesión te puede dejar apartado. Hay que abrirse camino para seguir viviendo de este deporte. Actualmente trabajo también en el campo de la asesoría deportiva y producción de eventos.

Hablando de lesiones, estás en proceso de recuperación…
Sí, de un par de lesiones, una en el hombro y otra en el tobillo. Son leves y en 10 días espero estar recuperado. Me gustaría poder terminar la temporada compitiendo en Sierra Nevada, en abril y en Andorra a finales de marzo.

¿Podemos hablar de próximos proyectos?
Estoy pendiente de dos viajes, uno a Norte América y uno europeo para realizar reportajes fotográficos para prensa escrita. Pero todavía no hay nada cerrado, así que no puedo adelantar más.


No hay comentarios

Añade el tuyo