NIEVE

Para aumentar su competitividad

Fischer estudia deslocalizarse a Ucrania

Debe tomar la decisión antes de final de año

(29-10-2007). El fabricante de esquís austríaco Fischer se está planteando seriamente, el trasladar su producción a Ucrania. El aumento de la competencia, un momento económico algo convulso a nivel internacional y que el pasado invierno 2006-2007 fuera excepcionalmente duro en los Alpes, han acelerado este planteamiento en el seno del consejo de administración de la empresa, que podría tomar la decisión antes de finales de año, sobretodo en una temporada que mucha de las empresas austriacas ligadas a los deportes de invierno, ven una temporada 2007-2008 aún menos propicia que la vivida recientemente.

El director comercial de Fischer Sports, Gregor Dietachmayr, considera que el volumen de negocios de la empresa, actualmente de 120 millones de euros, contra los 159,4 millones del año anterior, podría volver a caer un 25% la temporada que viene. La fábrica, situada en Ried (Tirol), es la última de las fábricas austriacas que quedan, y emplea a 600 personas.

Mano de obra más barata
"Estamos mal" ha reconocido Dietachmayr a medios de prensa de aquel país. Será difícil quedarnos aquí, donde ya hemos tenido que despedir a 150 personas en 2006. Fischer tiene otra fábrica semejante a la de Ried, en Moukatchevo, Ucrania, donde trabajan 1.400 personas. Una deslocalización definitiva de las actividades de Austria hacia Ucrania permitiría sacar provecho de los costes de mano de obra mas baratos. En Ried en cambio, se encuentran con infraestucturas antiguas, salarios demasiado altos y falta de obreros cualificados.

Las cuentas publicadas en 2006-2007 son impresionantes: En el esquí alpino, Fischer bajó su volumen de negocios en un 14,4%, con unos ingresos de 70 millones de euros frente a los 95 de la temporada anterior. En esquí de fondo, donde es líder mundial, la caída se logró frenar gracias al boom de esta modalidad en Rusia.

Pérdidas generalizadas
Pero las pérdidas no han afectado sólo a Fischer. En Atomic, el volumen de negocios también cayó, ya que con 17,3 millones de euros menos de ingresos, su regresión fue del 41% respecto a la temporada precedente.

Por su parte, en Head, sus actividades deportes de invierno perdieron el 30,5%, quedándose con tan solo un volumen de negocios de 20,7 millones de euros.

Y en cuanto a Quicksilver sólo cabe recordar que está buscando comprador para Rossignol tras una temporada nefasta, según los dueños norteamericanos.

Previsión a la baja
En Fischer, cuyos talleres pueden fabricar, en teoría, hasta 8.000 pares de esquí al día, deberían reducir su volumen de fabricación en un 32%, si hacen caso al volumen de encargos que tienen sobre la mesa hasta ahora.

La última esperanza de los empleados tiroleses de Fischer, está en diversificar sus actividades, algo que desde la dirección ya ha empezado a hacer, con la entrada en el capital de la empresa de un fabricante de piezas de carbono para automóviles e indsutria aeroespacial, con la que han montado la empresa Fischer Advancement Composite Components (FACC)


No hay comentarios

Añade el tuyo