NIEVE

Las primeras nevadas y fríos dinamizan la asistencia de visitantes al certamen

Notoria afluencia a la feria Esquí y Montaña de Madrid

Expositores destacan el ‘buen trabajo’ de la Organización

Imagen del stand de Skimarket

(19-11-2008). La feria Esquí y Montaña de Madrid, que se ha celebrado entre el 14 y el 16 de noviembre en el recinto ferial de Ifema, ha conseguido reunir en el área de ventas de material deportivo a trece tiendas, que han valorado muy positivamente el trabajo de la Organización. A pesar de ello, se han registrado voces críticas con el certamen.

Los responsables de la feria cuidaron especialmente la política de descuentos de los expositores –fijándolos en un 30%-, así como su profesionalidad, y la calidad e imagen de sus stands, cuyo número se limitó, incrementando de esta forma la superficie ocupada por cada uno de ellos, así como el potencial medio de negocio respectivo. En esta edición, las empresas participantes han sido las siguientes: Esport Ricard Tarré, Surf Devils, Surf 3, Dak Tak, Foss-Fernández Ochoa, l’Iglu, Ski Market, Dorcrys, Sasco Esport, Plumas Las Cruces, Saint Reform, SBT y Club Kamber.

Según fuentes de la Organización, Esquí y Montaña,–que se celebró conjuntamente con Naturviva, la feria de deportes de montaña y turismo de naturaleza-, atrajo a 45.000 visitantes sobre una superficie de 16.000. m2

El responsable de Skimarket, Fernando Valderrama, ha destacado la nueva orientación de la Feria, especialmente “la selección que se ha hecho de los mejores operadores, así como la ubicación de sus stands, que han evitado la dispersión de la gente, generado comodidad y buen ambiente”. Una opinión compartida por el responsable de Esports Ricard Tarré, considera que “la feria se ha planteado mejor, incrementando la profesionalidad de los expositores y eliminando los oportunistas y la guerra de precios”. Él mismo ha cifrado “el incremento general de las ventas respecto a la anterior edición entre un 20 y 25%, lo que demuestra que no es necesario destrozar los precios para vender si cuentas con material de calidad, bien seleccionado y, obviamente, si hay nieve en la montaña”. Según Valderrama, el incremento de la facturación obedece a tres factores: “La reducción de tiendas, la presencia de nieve y la idoneidad de las fechas”.

En cuanto a descuentos el responsable de Skimarket, afirma que “nosotros mismos nos hemos autorregulado y la media se ha situado en un 30% en el material del año pasado más un 10% por cada año de antigüedad”. En este sentido, apunta que la Organización “ha acabado prácticamente con el material de segunda mano y el poco que había era de gran calidad”. En cuento a visitantes, Valderrama afirma que “la afluencia ha sido similar a la del año pasado”, una percepción que contrasta ligeramente con la de Tarré, que ha percibido un ligero incremento de público tanto en número como en poder adquisitivo del mismo. Él mismo lanza una reflexión en la que vincula el éxito de la feria madrileña con la suspensión de Nivalia en Barcelona. “Si en Nivalia se hubieran aplicado los mismos criterios que en Madrid, no hubiera sido necesaria su suspensión”, afirma, puntualizando que “en Madrid no se ha dado una imagen de destrucción del mercado, sino de especialistas de alto nivel.

Voces discordantes

El contrapunto lo ofrece el encargado de Patrick Sport, Ivan Besson, que califica la feria como “un bazar” en el que “los expositores no pretenden liberar stocks, sino que compran género antiguo a precios ventajosos y lo venden con descuentos que llegan al 50%”, lo que considera “ una bajeza impresionante que conduce al desastre del gremio”.

Según él, “en una feria profesional de esquí las marcas deberían exponer sus novedades” y respecto una hipotética presencia de su tienda en la feria es contundente. “Tengo muy claro que el rótulo de mi tienda nunca irá allí”, sentencia.

Otra de las voces discordantes la da el propietario de Tornal Moya, Diego Tornal, que ha calificado la feria como “un rastrillo en el que se malvende lo que no se ha sabido vender durante la temporada”. Además, considera “una aberración que la feria se celebre a principios de temporada, cuando se debería promocionar el material nuevo con el objetivo de crear demanda”. En cuanto a la limitación de los descuentos impuesta por parte de la Organización, Tornal asegura que “se han estado vendiendo material con un 50% de descuento”.


No hay comentarios

Añade el tuyo