NIEVE

Una empresa francesa crea un proceso de reciclaje de esquís y tablas para convertirlas en combustible

(18-4-2008). Una empresa radicada en los Alpes franceses ha ideado un proceso para reciclar las miles de toneladas de esquís y tablas de snowboard que la industria del deporte de invierno desecha cada temporada.

Alrededor de 1.500 toneladas entre esquís, tablas, cascos, trineos y bastones, se tiran cada año. Hasta hace poco, sencillamente se tiraban en los vertederos para ser triturados, con el alto coste económico para los municipios, por no decir del tremendo daño ambiental que provocan los materiales con los que están fabricados.

Ahora, una empresa francesa (Tri-Vallées) ha ideado una nueva manera para reciclar todo este material. Ensayó un nuevo método en La Plagne durante 2006, y para esta temporada ha llegado a un acuerdo con Skiset, la mayor empresa de alquiler de esquís de Europa, para deshacerse de los más de 30.000 pares de esquís y 25.000 pares de botas que descarta cada temporada procedentes de todas sus tiendas de Europa. De momento reciclarán el 80%, pero para la temporada que viene esperan tener la capacidad para reciclar el 100% del material de esta empresa.

Para poder iniciar el proceso de reciclaje, Tri-Valles separa el metal del resto del material, para a continuación triturarlo en finas partículas que luego se convierten en combustible para una fábrica de cemento de Isére.

Hasta ahora, el mejor uso que se le habían dado a unos esquís viejos es convertirlos en muebles, vallas de jardín, o decoración de viviendas. De todas maneras, la industria del esquí se ha mostrado muy sensible al impacto ambiental, y ya está empezando a diseñar esquís y tablas a partir de bambú, como por ejemplo Salomon, que para la próxima temporada presenta una línea de tablas de bambú que ha sido laureada con el premio Ispo al Eco Diseño.


No hay comentarios

Añade el tuyo