NIEVE

Kim Carreras, coordinador de la Federació Catalana d’Esports d’Hivern, nos marca algunas pautas

Cómo evitar las agujetas tras un día de esquí

(foto: Atudem)

Una preparación física previa adecuada a una jornada de esquí es muy importante para no acabar destrozado después de un día ‘devorando’ pistas. Pero no es suficiente. Kim Carreras, coordinador de la Federació Catalana d’Esports d’Hivern (FCEH) y ex entrenador de tecnificación de la federación, incide también en la necesidad de calentar y estirar.

Son muchos los aficionados que sienten agujetas en distintas partes del cuerpo tras una jornada de esquí o, más bien, y sobre todo, al día siguiente. Kim Carreras distingue tres pasos básicos para evitar esta situación y poder volver rendir al máximo al día siguiente.

En primer lugar, el coordinador de la FCEH destaca la importancia de contar con una adecuada preparación física previa. Y que, obviamente, aquellas personas que realicen ejercicio físico con regularidad soportarán las exigencias de una jornada de esquí mucho mejor que los que lleven una vida sedentaria.

Antes de empezar a esquiar, Carreras recomienda un calentamiento muscular previo general, aunque sobre todo en las piernas. “Es un paso que casi ningún esquiador amateur realiza, pero empezar a esquiar sin calentar antes puede llegar a provocar una rotura de ligamentos en las primeras bajadas, sin que te caigas”.

Por último, y una vez finalizada nuestra jornada de esquí, insiste en que no hay que olvidar una sesión de estiramientos. “Estos no se deben hacer inmediatamente después de esquiar -precisa- sino que hay que dejar pasar unas horas. Entonces podemos realizar una pequeña actividad física de calentamiento, de no más de 5-10 minutos de duración, y luego haremos unos ejercicios compensatorios de estiramiento muscular”.


No hay comentarios

Añade el tuyo