NIEVE

Campeón del Mundo en 2008

Marc Solá: "Para competir en esquí de montaña tengo que hacer pluriempleo"

Marc Solá trabaja en una tienda, ayuda en el bar de casa y estudia oposiciones.

(15-3-2011). Marc Solà (Vilallonga de Ter, 1985) es uno de esos deportistas todoterreno que disfruta compitiendo. Tras iniciarse en el esquí alpino, disciplina que combinaba con la práctica de duatlones de montaña durante la época estival, en 2003 dio el salto al esquí de montaña. Y es precisamente en esta categoría donde ha conseguido sus mayores logros profesionales, llegando a convertirse en campeón del mundo en 2008.

¿Cómo decidiste dar el paso del esquí alpino al esquí de montaña?
Todo empezó como casi todo, a través de un conocido. Tuve la suerte de contar con el apoyo de los hermanos Toti y Tina Bes, que entonces eran la referencia del esquí de montaña nacional. Gracias a ellos pasé de competir en esquí alpino a hacerlo en esquí de montaña. Era el año 2003 y pronto, solo un año más tarde, empecé a competir. Entonces era junior y a medianos de temporada ya fui seleccionado para correr mi primer mundial.

¿Pese a lo casual de tu cambio, tu carrera profesional ha dado buenos resultados?
Sí, no me puedo quejar. He conseguido grandes resultados. Si me tuviera que quedar con alguno lo haría con los Mundiales de 2008 en Champery (Suiza) donde conseguí 4 medallas: oro en la Individual sub-23, plata en la Individual de larga distancia sub-23 y dos bronces, uno en la Vertical Race sub-23 y otro en Relevos Absolutos. Esto sin olvidar el cuarto puesto en 2010 en la mítica Patrouille des Glaciers haciendo equipo con Kilian Jornet y Marc Pinsach.

¿Tampoco ha ido mal el último Campeonato de España y el Mundial de Claut ‘11?
Bastante bien. Conseguí quedar tercero en el Campeonato Nacional y hacer noveno por equipos junto con Miguel Caballero y dieciseisavo en la Individual en Claut. Aspiraba a algo más ya que los recorridos me favorecían pero un proceso viral mermó mis fuerzas.

¿Y cómo se presenta el futuro? ¿Qué metas te marcas?
Las más inmediatas pasan por la Grande Course, tres pruebas clásicas por equipos de larga distancia y de mucha dureza, que engloban la Pierra Menta, el Tour dell’Adamello y el Trofeo Mezzalama. Participaré junto con Marc Pinsach representando a la selección Catalana.

¿Cómo se lleva compaginar deporte profesional con un trabajo fuera de él? ¿Por qué no se puede vivir solo del esquí de montaña?
Como yo digo soy deportista a media jornada. Esta muy complicado dedicarse íntegramente a ser corredor. Son muy pocos los afortunados, creo que no llegan a una decena, y mayoritariamente están en algún Cuerpo del Estado como la Guardia Civil o el Ejercito.

Que vivan de ese deporte gracias a sponsors y demás no habrá más de dos. Es un deporte en el que no existen equipos profesionales y al no ser Olímpico las becas son muy bajas. Se trata de un deporte muy elitista pero nada profesionalizado.

Yo por ejemplo, por las mañanas entreno y por las tardes trabajo de mecánico en una tienda de deportes. Y, además de eso, echo una mano en el negocio familiar durante las noches, un bar, y cuando el tiempo me lo permite, estudio para unas oposiciones.

¿Y aún así tienes tiempo para entrenarte?
Sí. Normalmente, dependiendo del momento de la temporada me muevo semanalmente entre 12 y 20 horas. Siempre hablando en horas de trabajo aeróbico -solo subidas-.

¿Encuentras a faltar algún apoyo institucional para poder desarrollar este deporte?
Pese a los éxitos internacionales que consigue este deporte se le da poco apoyo. A falta de un plan ADO, a los deportistas de alto nivel se nos podría ayudar de otras maneras. Por ejemplo facilitándonos la incorporación a un Cuerpo del Estado como se hace en Suiza o Italia.

¿Por qué el material que utilizas para entrenar y competir es muy caro, verdad?
Sí, es bastante caro y la lista es muy extensa. Unas botas solamente cuestan más de 1.000 euros. Es uno de los hándicaps a la hora de que la gente se lance a practicar este deporte.


No hay comentarios

Añade el tuyo