NIEVE

La estación ya ha abierto sus pistas

Piden a Aramón una “solución constructiva” contra el ‘efecto Marchica’ en Formigal

marchica

El 'Marchica', en Formigal, atrae cada fin de semana a decenas de jóvenes.

(18-11-2019). No es la primera temporada que empresarios de Formigal piden medidas para facilitar la convivencia en la estación ante el crecimiento de un perfil de público joven que busca la fiesta. El célebre local ‘Marchica’ es un reclamo.

En las últimas temporadas, Formigal ha visto aumentar un nuevo perfil de cliente. Se trata de grupos de jóvenes que llegan en la tarde-noche del viernes, esquían el sábado por la mañana y pasan la tarde en el popular local ‘Marchica’. Cuando este cierra sus puertas, sobre las 9 de la noche, se dirigen a la urbanización, donde buscan lugares para cenar o continuar la fiesta. En algunas ocasiones, tal como se han quejado algunos usuarios a través de las redes sociales, la ingesta de alcohol dificulta la convivencia con el resto de esquiadores o provoca daños en vehículos o mobiliario urbano.

El propietario de Nepal Boutique, Javier Mimbrera, es consciente de este problema y pide a todos los implicados que lo aborden “sin populismos” para encontrar soluciones que hagan de Formigal un destino atractivo y agradable para todos los visitantes. “El debate no es si sí o si no a Marchica, tiene puntos negativos y puntos positivos y hay que dar los pasos necesarios para limar las aristas”, propone.

El minorista sostiene que el incremento de este público joven que busca la fiesta está provocando el cambio de perfil de esquiador de la estación y de usos y costumbres de Formigal. “Igual no es el perfil que todos desearíamos, pero si tampoco se consigue atraerá otro perfil de esquiador, hay que adaptarse”.

Cambio de normas en el alquiler

Mimbrera explica que, por ejemplo, se ha visto obligado a cambiar las condiciones del alquiler. “Como hay jóvenes que esquían hasta el mediodía y luego se van al Marchica hasta la hora de cierre, las 9 o 9,30, se olvidan de los esquís, me desaparecían, me llamaban de Aramón para decirme que tenía esquís olvidados… Así que hemos establecido la devolución obligatoria a las 6 de la tarde. Cuando dejan de esquiar, tienen un autobús con el que llegar a la tienda para devolverlos”, detalla.

Solución “constructiva” por parte de Aramón

El empresario pide al Grupo Aramón, propietario del célebre ‘Marchica’, que aporte una solución constructiva para resolver las “tensiones y fricciones” entre los distintos públicos que acuden a la estación. “Hay que ver si somos capaces de traer otro tipo de esquiadores y analizar si realmente este perfil de cliente de fiesta está expulsando al público familiar. Se habla de que hay familias que se marchan, pero creo que son contadas excepciones. No hay un incremento de personas que vendan su apartamento como pasó en su día en Ordino con la llegada del público inglés”, defiende.

Eso sí, incide en que “la reflexión es saber si el Gobierno de Aragón –accionista mayoritario de Aramón-, como ente público, puede estar fomentando la fiesta en una zona de deporte familiar”. Es por esto que pide a Aramón que tenga una “posición constructiva” y aporte soluciones para impulsar la convivencia.

En su opinión, estas soluciones podrían empezar por una mayor vigilancia de la Guardia Civil cuando cierra el ‘Marchica’ y por facilitar que estos jóvenes que llegan a la urbanización a partir de las 9 de la noche vengan ya cenados, de manera que no se generen conflictos con las familias que están comiendo a esas horas en los restaurantes. “Hay que ver cómo se pueden ir limando las asperezas y compatibilizando los distintos tipos de público”, sugiere.

A pesar de todo lo anterior, se muestra convencido de que, si hay nieve y la temporada es buena, tal como ahora se prevé, “se dramatizará menos”.

Buenas expectativas para la temporada

Y es que Formigal ha sido una de las primeras estaciones españolas en abrir sus pistas. Lo ha hecho este pasado fin de semana, tras la bajada de las temperaturas y las precipitaciones de los días anteriores. Hacía 11 años, desde 2008, que el centro de nieve no madrugaba tanto. Para Mimbrera, esta pronta inauguración “es más marketing que beneficio económico”. En primer lugar, porque la apertura ha pillado un poco por sorpresa tanto a los esquiadores, que no se lo esperaban, como a los hoteles, la mayoría de los cuales no estaban preparados para abrir este fin de semana. “Viene sobre todo gente con vivienda propia y forfait de temporada”, asegura el detallista, quien añade que, de momento, las reservas de alquileres fueron escasas.

Pero el propietario de Nepal Boutique destaca que arrancar en estas fechas es, sin duda, una buena noticia porque ayuda a que la estación se llene para el puente de la Purísima y que haya una ocupación del 100%. “Es muy importante que la venta de material se haga en esta primera parte de la temporada, ya que a partir de Navidad las grandes superficies y cadenas comienzan las rebajas y no nos queda otro remedio que sumarnos”, comenta.

El especialista dice que “el ruido que armamos entre todos en las redes sociales con la llegada de la nieve y la apertura de la estación hace que la gente active el ‘chip’ de nieve y que la rueda empiece a girar”. Algo muy necesario después de una temporada 2018-19 que define como “desastrosa” para los comercios y alquileres de esquí porque, aunque la nieve cayó ya a principios de noviembre, luego hubo un anticiclón que se instaló casi tres meses y no se volvió a trabajar bien, según recuerda, hasta principios de febrero.

Mimbrera indica que, a día de hoy, las expectativas son buenas. “Es lo que todos soñamos. Aquí, en Formigal, nevó, luego humedeció, heló y ha vuelto a nevar. Tenemos, por tanto, una buena base que puede aguantar las rachas de viento y creo que estamos salvados por lo menos hasta Navidad”, augura.


No hay comentarios

Añade el tuyo