NIEVE

Ski Service Baqueira ultima sus protocolos frente al Covid

ski-service-josep-maria-puyol

El jefe de Ski Service Baqueira, Josep Maria Puyol, confía en una buena temporada dentro del escenario actual.

(21-10-2020). Ski Service Baqueira, servicio oficial de alquiler de la estación, está diseñando todas las medidas necesarias para desarrollar su actividad esta temporada con las máximas precauciones de seguridad sin mermar la atención al cliente. El jefe del servicio explica las acciones que seguirán.

Ski Service Baqueria es uno de los mayores servicios de alquiler de material de esquí de España. Con siete puntos de alquiler y dos guardaesquís distribuidos en diferentes puntos de la estación, la enseña dispone de un parque integrado por unos 4.000 pares de botas y más de 3.000 pares de esquí. Anualmente, la empresa lleva a cabo la renovación de alrededor del 25% del material. Con estas dimensiones, el reto para esta nueva temporada blanca 2020-21 no es fácil.

El jefe de Ski Service Baqueira, Josep Maria Puyol, indica que ya están preparando todos los protocolos con las medidas de seguridad que se implementarán esta campaña. En primer lugar, la empresa ha determinado una serie de “departamentos burbuja” de manera que, si una persona sufre un contagio o es sospechosa del mismo no haya que aislar a todo el personal sino sólo a ese departamento en concreto.

Como ya es habitual en todo tipo de negocios, el distanciamiento, el uso de mascarilla y la dotación de geles hidroalcohólicos para trabajadores y clientes serán premisas básicas.

Desinfección del material

Ski Service ya realizaba la limpieza interior de aquellos productos que están más en contacto con la piel del usuario, concretamente botas y cascos, después de cada uso. Puyol explica que, a los productos habituales para tal fin, se sumarán ahora otros desinfectantes específicos que se aplicarán mediante mochilas, “como una mochila de fumigación”. La limpieza se extenderá también obligatoriamente al exterior de todos los productos, a los que también se aplicarán desinfectantes.

Personalmente, tengo confianza en que los clientes se repartan y que la gente que se lo pueda permitir aproveche para esquiar entre semana y evitar masificaciones

Puyol vaticina un incremento del volumen de trabajo. La enseña no reforzará de momento su plantilla pero no descarta hacerlo cuando los nuevos protocolos pasen del papel a la práctica. “Personalmente, tengo confianza en que los clientes se repartan y que la gente que se lo pueda permitir aproveche para esquiar entre semana y evitar masificaciones”, comenta.

Atención personalizada

Ski Service Baqueira también le ha estado dando vueltas al tema de los aforos. Su jefe indica que de aquí al inicio de la temporada las ratios pueden variar, pero si la campaña arrancara hoy, los establecimientos se tendrían que regir por la limitación al 30% vigente actualmente en Cataluña. La empresa tiene claro que los aforos estarán reducidos y está diseñando un plan para adaptarse a ello.

Josep Maria Puyol explica que, para reducir contactos entre cliente y personal de la empresa, la atención será personalizada por familias o grupo natural. “Antes teníamos una persona que se encargaba de los esquís, otra de las botas y otra de los bastones. Ahora un solo empleado cubrirá toda la preparación y entrega de material”, detalla. Cada familia o grupo tendrá únicamente contacto con dos trabajadores: el encargado del equipo y el encargado de cobrar. Este último se encontrará detrás de la caja, bien protegida mediante mamparas.

Cambio de software

Ski Service Baqueira ha introducido un nuevo software austriaco específicamente diseñado para el servicio de alquiler. Este nuevo sistema lleva asociada una tecnología que permite disponer de todos los datos de medición de pie y peso del cliente para ajustar la bota en la fijación sin necesidad de que el usuario le entregue la bota al personal de la empresa. “El cliente pone el pie en un aparato instalado en el suelo y nuestro personal recibe todos los datos sin necesidad de manipular la bota”, explica Puyol. Gracias a este nueo software, además, la empresa almacenará los datos de los esquiadores y los clientes habituales podrán realizar el alquiler de material mucho más rápido la próxima vez.

La empresa apuesta por la digitalización y en el punto de Ruda, uno de los más grandes, ha implantado unas televisiones encima de cada mostrador que servirá para avisar a aquellos clientes que han efectuado su reserva de material vía Internet. La reserva online no es obligatoria pero, tal como señala Puyol, es “muy recomendable”.


No hay comentarios

Añade el tuyo