NIEVE

La estación andorrana ultima su protocolo de seguridad

Vallnord Pal-Arinsal cierra la temporada 2020 con un 18% menos de ingresos

Josep-Marticella

El director general de Vallnord Pal-Arinsal, Josep Marticella, sostiene que la temporada irá "de menos a más".

(15-10-2020). Tras culminar la campaña 2019 con una facturación de 20 millones de euros, Vallnord-Pal Arinsal ha sufrido un retroceso del 18% en sus ingresos de la temporada 2020, alcanzando los 16 millones de euros.

Vallnord Pal-Arinsal puso fin a la temporada estival el pasado 12 de octubre. La estación superó sus propias expectativas, ya que contemplaba una reducción de ingresos del 50% y, finalmente, la caída fue del 23%. El director del dominio, Josep Marticella, explica que las ventas del conjunto de la temporada 2020, que incluyen tanto la campaña de invierno como la de verano, se han situado en 16 millones de euros, lo que significa una contracción del 18% frente a los 20 millones de euros de 2019. “El cierre precipitado de las estaciones en marzo nos hizo perder un 23% de los días esquiables”, recuerda.

Ahora Vallnord Pal-Arinsal tiene sus miras puestas en una nueva temporada blanca que será diferente. La previsión es abrir pistas el próximo 28 de noviembre y alargar la temporada hasta el 11 de abril, lo que supone un total de 134 jornadas. “El verano nos ha dado cierta información útil de cara al invierno. La afluencia ha descendido pero el gasto medio se ha incrementado, lo que refleja que tenemos más capacidad para retener a un cliente que se siente cómodo y seguro; es una buena noticia”, declara Marticella.

La temporada blanca, “de menos a más”

El máximo responsable de Vallnord Pal-Arinsal prevé que, al igual que sucedió durante el verano, la temporada blanca irá “de menos a más”. Esto significa, según explica, que arrancará “de una manera muy prudente” y después la afluencia se animará. Josep Marticella también augura que habrá pocos visitantes entre semana pero que las visitas serán “muy potentes” durante el fin de semana.

La estación contempla que el público será fundamentalmente de proximidad, sobre todo en un primer tramo de la temporada que podría extenderse hasta finales del mes de enero o hasta la celebración del Carnaval, mientras que, a partir de entonces, confía en que la situación sanitaria se estabilice y puedan acudir tanto el público extranjero como los grupos escolares.

Protocolo de seguridad

Vallnord Pal-Arinsal está ultimando su protocolo para garantizar la máxima seguridad de trabajadores y clientes. En los espacios de restauración se aplicarán las mismas medidas que han estado vigentes hasta ahora, promoviendo el distanciamiento entre las personas, eliminando el papel de cartas y menús y estableciendo el uso obligatorio de mascarilla y gel desinfectante. El centro de nieve está valorando distintas opciones para asegurar la protección y desinfección de los espacios comunes cerrados y también trabaja con una aseguradora para ofrecer un servicio que será clave en la próxima temporada de esquí: la devolución de las reservas.

Por lo que se refiere al uso de telesillas y telecabinas, Marticella avanza que no está prevista ninguna restricción de aforos y que se velará por el respeto de las distancias. La enseña también está estudiando la aplicación de alguna tecnología para regular el flujo de clientes dentro de la estación.

Vallnord Pal-Arinsal también seguirá apostando por la digitalización, un proceso en el que está trabajando desde hace años y que ya ha dado sus frutos. Así lo demostraría el crecimiento de sus ventas online, que subieron un 41% en la pasada campaña de verano.

Estaciones certificadas

Josep Marticella señala que todas las estaciones andorranas están trabajando conjuntamente con el Gobierno del Principado para obtener una certificación que garantice que los centros de nieve son espacios controlados, una acreditación que se está acabando de definir. Entre las medidas que se pondrán en marcha dentro de este protocolo, se contemplan, por ejemplo, controles semanales al personal.

Escenario incierto

Vallnord Pal-Arinsal está preparando la nueva temporada blanca 2020-21 con gran ilusión pero la estación es consciente de que “los escenarios son tan amplios y tan inciertos que es muy difícil anticiparse”. Para el mes de diciembre, prevé una caída del 30% respecto al mismo mes del año pasado y, a partir de aquí, su director general comenta que “es muy complicado anticiparse”. Eso sí, recalca que “tal como se demostró durante el verano, la gente tiene muchas ganas de estar en contacto con la montaña y el aire libre”.

Personal

Marticella anuncia que esta temporada la estación tendrá que reforzar algunos puestos de trabajo, como el personal de limpieza y el personal de control de acceso a telesillas y telecabinas. Por el contrario, se prevé una menor demanda de monitores y actividades, por lo que se reducirán las plantillas de las escuelas, al menos en una primera fase de la temporada.

En cuanto a la hostelería, indica que una parte de los establecimientos decidieron no abrir sus puertas durante el verano porque estaban en ERTE y prevé que, de cara al invierno, la aperturas también irán “de menos a más”. “Tenemos que ir ganando terreno a la pandemia y recuperar una cierta normalidad”, sostiene.


No hay comentarios

Añade el tuyo