PÁDEL / TENIS

Cierra el año con pérdidas de 40.000 euros

El Club de Tenis Andrés Gimeno limita la caída de abonados gracias a su pulmón financiero

Su gerente vaticina que los clubes que sobrevivan saldrán reforzados

andrés gimeno

El gerente del Club de Tenis Andrés Gimeno, Joaquim Garcia, con las nuevo gimnasio exterior de fondo.

(18-1-2021). El Club de Tenis Andrés Gimeno ha conseguido limitar la pérdida de abonados gracias a su pulmón financiero, que le ha permitido no sólo afrontar un ejercicio económico negativo en 2020 sino dejar de cobrar la cuota en los momentos de cierre de instalaciones.

“Ha sido uno de los peores años de nuestra historia”. Así de contundente se muestra el gerente del Club de Tenis Andrés Gimeno, Joaquim Garcia, quién asegura que los ingresos en 2020 fueron de 1,85 millones de euros, por los 2,2 del año anterior, mientras que las pérdidas se situaron en 40.000 euros. Si bien el club es una entidad sin ánimo de lucro, históricamente siempre había conseguido beneficios que después reinvertía.

A pesar de la compleja situación generada por los cierres de instalaciones y las limitaciones de aforo, Garcia no se plantea incrementar la cuota de los socios-propietarios, unos 500, ni de los abonados. “Disponemos de un amplio colchón financiero que nos permitirá cubrir las pérdidas”, sostiene.

Durante los 3 meses de cierre en 2020, los socios-propietarios pagaron la totalidad de la cuota de dos, mientras que no se han cobrado el importe a los abonados de pádel o fitness cuando no se han podido utilizar las instalaciones. Eso ha permitido, limitar la pérdida de socios más abonados a poco más de un centenar, de los 1.450 de principios de año a los 1.320 actuales.

De hecho, García explica que la pérdida de abonados en fitness se produjo especialmente en noviembre por el hartazgo de los practicantes ante el continuo abre y cierra decretado por la Generalitat. “Muchos te dicen que ya volverán cuando se haya normalizado la cosa”, declara.

Gimnasio de fitness al aire libre

Para intentar mantener o incrementar los abonados de fitness, el club inauguró tras el confinamiento una gimnasio al aire libre de 500 metros cuadrados, con una inversión de 25.000 euros, cuyo uso es gratuito para los posibles socios o los ya existentes hasta que las instalaciones interiores puedan reabrir con normalidad.

En este sentido, Joaquim Garcia se lamenta por las continuas restricciones impuestas por la Generalitat de Cataluña, que califica “de casi peores que el cierre total, porque con el club abierto los gastos estructurales no se reducen y en cambio sí que lo hace el aforo máximo para realizar una actividad”.

Preguntado por si se plantea alguna medida más drástica en caso de que los cierres y limitaciones se mantengan en los próximos meses, el gerente ha señalado la posibilidad de aplicar un ERE parcial y temporal para el personal estructural del club, si bien ha lanzado un mensaje de tranquilidad al respecto porque la situación económica está, de momento, controlada.

“Estamos en un momento en que la clave será, simplemente, sobrevivir. Los clubes que lo consigan, saldrán más reforzados de esta situación”, declara.

Líneas de crecimiento

A pesar de la compleja situación que viven los clubes deportivos, Joaquim Garcia se muestra optimista de cara al futuro y señala que una vez se recupere cierta normalidad, crecerá exponencialmente el número de practicantes en fitness y de pádel. En el caso de este último deporte, la tendencia es a aumentar el número de jugadores ocasionales.

Por lo que respeta al tenis, el gerente sostiene que sufre una caída constante de jugadores desde hace años, si bien a su vez se ha producido una criba de clubs que convierten al suyo en un referente en la zona sud de Barcelona.

Además, tanto en tenis como en pádel las escuelas de formación y los campus de verano son dos fortalezas que se comportaron de manera muy positiva a lo largo de 2020.

 


No hay comentarios

Añade el tuyo