PÁDEL / TENIS

Desde la Federación Española confían que estará en París 2024

El squash aspira al olimpismo para consolidar su crecimiento en España

Quiere aprovechar el tirón del racketball

squash

El éxito del gallego Borja Golán ha atraído las miradas hacia el squash y ha crecido el número de jugadores.

(26-7-2018). A expensas de materializar su sueño olímpico en París 2024, el squash se reactiva en España ayudado por el éxito de jugadores como Borja Golán. Además, la Real Federación Española de Squash afirma que las licencias han crecido hasta los 2.000 federados, y ahora buscan adaptar el racketball en el mercado nacional.

Desde su ‘boom’ en los años 90, el squash nunca había gozado de tanta popularidad en España como ahora. Su número de participantes ha crecido significativamente, y también lo han hecho los que lo practican como deporte de competición; la Real Federación Española de Squash (RFES) tiene registrados hasta 2.000 jugadores con licencia federativa.

El éxito del gallego Borja Golán en los torneos internacionales ha atraído más atención a este deporte, que vive a la sombra del tenis y el pádel en España. Pero Paloma González, secretaria general de la federación, apunta a otro aliado para su crecimiento: “A diferencia de otros deportes de raqueta, el squash es un deporte únicamente indoor. El mal tiempo del inicio del 2018 ha impulsado su práctica”, explica.

EL SQUASH ESPAÑOL

El mercado español del squash tiene en Cataluña y Galicia sus dos plazas principales. Ambas comunidades son la sede de la mayoría de los cerca de 80 clubes nacionales, y producen a los mejores jugadores.

Actualmente hay cuatro jugadores españoles entre los 100 mejores del mundo, hecho que ha comportado una ligera mejora de las ayudas para los deportistas, que todavía no pueden dedicarse profesionalmente a su práctica.

No obstante, en el último Campeonato de España, hasta 2.000 personas siguieron la final en directo a través de la señal online. Unas cifras que, por ahora, no terminan de atraer la atención de las grandes marcas de la raqueta, siendo Dunlop quien más presencia tiene, ni de los inversores privados, que desde los 90 convirtieron muchas pistas de squash en pistas de pádel o en salas de fitness.

EL SUEÑO OLÍMPICO

A diferencia del bádminton, el squash nunca ha sido un deporte olímpico. Después de quedar fuera de los Juegos de Tokio 2020 por un solo voto, las asociaciones nacionales e internacionales de este deporte presionan para que cumpla el sueño olímpico en París 2024.

Según la RFES, convertir al squash en un deporte olímpico significaría una auténtica revolución para este deporte y aumentaría las ayudas que recibe por parte del Consejo Superior de Deportes.

Por ahora, el squash busca aprovechar el éxito internacional del racketball, rebautizado en squash 57 por la federación internacional, para seguir ganando adeptos en España.

LOS PÚBLICOS DEL SQUASH

El squash es un deporte que tradicionalmente ha tenido un gran éxito entre los jugadores veteranos. No obstante, algunas federaciones autonómicas buscan promover su práctica entre los más pequeños, instalando pistas desmontables en los colegios.

En cambio, a nivel competitivo se trata de un deporte poco paritario, ya que el 85% de las licencias son masculinas. Paloma González considera que, al ser un deporte rápido en el que se queman muchas calorías, muchas mujeres lo practican únicamente para ejercitarse físicamente.

No obstante, la RFES ha encargado un estudio como parte del programa Deporte y Mujer para estudiar las causas y atraer a más publico femenino.


No hay comentarios

Añade el tuyo