PÁDEL / TENIS

El torneo madrileño adquiere glamour

La pasarela de moda del Masters Serie de Madrid

Las principales figuras experimentan una metamorfosis en su aspecto

(22-10-2007). Modelos, nuevas tendencias, publicidad, marketing: el tenis es cada vez más una pasarela por la que desfilar. En el mundo de la moda, Madrid no puede compararse con París o Nueva York, pero su torneo de tenis sí tiene aspiraciones. Su dueño, el rumano Ion Tiriac, pretende convertirlo en un quinto Grand Slam, algo que sería la culminación de una revolución que comenzó hace cuatro años con un puñado de modelos recogiendo pelotas. Cuando el torneo anunció su intención de sustituir a los niños por modelos para asistir a los jugadores durante los partidos principales en la pista central, el revuelo fue enorme. La iniciativa fue criticada por los puristas del tenis y debatida en todos los medios, tantos en sus secciones deportivas como de sociedad. Todo un golpe publicitario.

Hoy, las modelos son una imagen cotidiana ya en el Masters Series de Madrid, donde apenas se les presta atención más allá de la sesión fotográfica de presentación. De hecho, a partir del año pasado, el Masters femenino, organizado también en la capital española, tiene también como recogepelotas a modelos masculinos.

Pero no sólo las modelos dieron el salto a la cancha, los tenistas se convirtieron cada vez más en maniquíes obsesionados por su imagen. Continuamente en el objetivo de las cámaras, los mejores jugadores del mundo saben que deben cuidar bien su aspecto.

Federer, icono de la moda
Hace unos años Roger Federer, el número uno del mundo, vestía con lo primero que encontraba en el armario, su imagen no era precisamente sofisticada. Hoy, en cambio, entre victoria y victoria, el suizo se ha convertido en un icono de la moda.

Ese trabajo de cambio de imagen fue hecho a conciencia por la ex tenista suiza Mirka Vavrinec, novia de Federer desde hace casi siete años. Y Mirka, que conquistó a Roger el 1 de octubre de 2000, el día de la ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos de Sydney, está orgullosa de lo logrado."Fuera de Kournikova son pocos los que pueden darse ese lujo", dijo Vavrinec a fines de 2006 al comentar las cinco apariciones de Federer en sólo un año en la revista "Vogue". Anne Wintour, la editora de "Vogue", es cada vez más amiga del clan Federer.

Amante del fútbol y del deporte en general, Federer horrorizaba a Mirka en los primeros tiempos por su coleta atada con una gomita. Finalmente se cortó el cabello, que ahora luce siempre cuidado. El mundo de la moda y el "glamour" gana cada vez más terreno en la vida del suizo, que cuenta también con el asesoramiento de Trudi Götz, la "zarina" de la moda en Suiza.
"Roger se hizo adulto", dijo en 2006 Götz, que conoció a Federer en 2002. "Tiene un 'look' propio de James Bond. Y Mirka parece una diva. Los amo a ambos". Y tanto amor tiene sus ventajas: Roger y Mirka son invitados cada año por Götz al show-room de la firma Prada en Milán, donde con toda tranquilidad pueden probar y comprarse prendas seis meses antes de que lleguen a las vidrieras de Zúrich.
"Es una evolución normal, en el sentido de que fui creciendo y tuve oportunidades de mezclarme con gente de la industria de la moda", explicó Federer en una entrevista con la revista del torneo de Madrid. "Y Mirka fue una gran influencia también, nos gusta ir de compras juntos y seguir las últimas tendencias".

La cotización de Nadal
Su gran rival en el circuito, Rafael Nadal, parece menos cuidadoso con los detalles, pero tampoco se pone cualquier cosa. El español gusta de vestir más informal, pero dada su apretada agenda de actos no es extraño verlo enfundado en un traje de marca. Su imagen es tan cotizada como la del suizo y su última aventura publicitaria es junto a la firma cosmética L'Oreal.
"Porque tú lo vales", asegura el tenista en la última frase del spot en el que anuncia un champú anticaspa de la firma, una marca eminentemente femenina que suele elegir para sus campañas a modelos como Claudia Schiffer y Linda Evangelista o actrices como Andie McDowell y Eva Longoria.

La frase, sin embargo, parece dedicada a él mismo. La empresa que lo patrocina marcó un objetivo para su colaboración de Grand Slam: pasar de tres millones de usuarios de sus productos entre los hombres a diez millones.
"Así de sencillo", dijo el director general de la compañía, Giusseppe Gennaro, mientras bromeaba junto a Nadal en una sala repleta de cámaras y periodistas en el torneo de tenis de Madrid.

Las mujeres, por supuesto, no son ajenas al glamour de la moda y la publicidad. Todavía se recuerdan los ceñidos modelos, diseñados por ella misma, lucidos por la estadounidense Serena Williams en sus mejores tiempos. O las fotos más sexys de la rusa Anna Kournikova, cuyo gusto por la publicidad fue alejándola poco a poco del tenis.

Y es que el circuito femenino parece tan competitivo como el mundo de la moda. "No es fácil tener verdaderas amigas en el tenis, porque hay mucha competencia. Creo que hay chicas agradables en el circuito, pero es difícil hacerse amigas, porque estamos compitiendo", dijo recientemente la serbia Ana Ivanovic, que a sus 19 años impacta por su tenis, pero también por su aspecto.

Nike vs Adidas
Piel tersa, cabellos oscuros, ojos brillantes, cejas definidas y una sonrisa perfecta la convierten en la "anti-Sharapova" del circuito. A la glacial rubia siberiana vestida por Nike, el tenis opone ahora una cálida morena balcánica equipada por Adidas. Y a Ivanovic parece gustarle el desafío.
"Hay cierta rivalidad", dice riendo cuando se le pregunta si es la "anti-Sharapova". "Pero ella es una gran jugadora, una gran campeona. Es bueno tener tu propio estilo, tu propio juego, marcar quién eres".

Ivanovic no llega, sin embargo, al extremo de Daniela Hantuchova. La tenista eslovaca fue muy crítica en una entrevista con el semanario alemán "Der Spiegel". Habló de "envidia", de "ambiente helado" entre las jugadoras, de que cuando se saludan, "lo único que te llevas de regreso es el sudor" de la rival.
"Nadie te da nada, nadie se alegra por ti. Casi no hay conversaciones interesantes", asegura, algo muy parecido a lo que cuentan algunas modelos sobre el exigente mundo de la pasarela, o lo que se ve en algunos reality-shows de la televisión en los que se busca a una nueva "top".


No hay comentarios

Añade el tuyo