PÁDEL / TENIS

Sólo existen quince pistas y un millar de practicantes

Rusia apuesta por el pádel de autoservicio

“Los rusos prefieren hacerse las pistas ellos mismos”

Padel-Club-Voronezh-bis

El Padel Club Voronezh fue inaugurado el 8 de agosto de 2014 y, actualmente, es la entidad con mayor número de pistas en Rusia.

(21-6-2021). Rusia se encuentra todavía en sus inicios en cuanto a la implantación del pádel se refiere. Así lo considera Christian Tarruella, un leridano que impulsó la creación del que hoy es el principal club de esta disciplina en aquel país y, asimismo, es el director técnico de la Federación Rusa de Pádel.

Los cuatro millones de metros cuadrados que Rusia tiene en Europa (su superficie total alcanza los 17 millones) lo sitúan como el país más grande del Viejo Continente. También es el más poblado, con 113 millones de habitantes. Ambos hechos lo convierten en un mercado codiciado para cualquier tipo de empresa y, por supuesto de deporte. Inmerso como está actualmente el pádel en su internacionalización, llama poderosamente la atención el escaso arraigo que por el momento el pádel está teniendo en Rusia. Así lo reconoce Christian Tarruella, un leridano que en 2014 fue el motor impulsor de la creación del principal club de pádel que hoy existe en aquel país. Éste se encuentra en la localidad de Voronezh, conocida como la ‘Ciudad Universitaria’, la capital cultural de la región de las tierras negras o la ‘cuna de la flota rusa’. Voronezh está situada a 466 kilómetros de Moscú y a más de 1.000 de San Petersburgo.

SIETE CLUBES Y UNAS QUINCE PISTAS

El Pádel Club Voronezh es el único en Rusia focalizado específicamente en este deporte. Cuenta con cinco pistas de pádel, tres de ellas indoor. El club se fundó en el año 2014.

Christian Tarruella, a la izquierda de la imagen, con los impulsores del Club Padel Voronezh.

Ninguno de los seis restantes clubes dispone de esa cifra de pistas y en prácticamente todos los casos son entidades que basan su actividad en otras disciplinas. La única excepción sería la instalación que tiene en Moscú la Federación Padel Rus que engloba dos pistas de pádel.

En ese sentido, actualmente se contabilizarían un total de 15 pistas de pádel en todo el país, a las cuales, según señala Tarruella, quizás podrían sumarse una decena más pero de uso particular, pues están ubicadas en viviendas particulares.

Moscú es la ciudad en la que existen más clubes (el de la Federation Padel Rus Courts y el de la instalación polideportiva Jet Arena); también los hay en Murmansk, en Krasnodar, en Óblast de Tver, en San Peterbursgo, y en la ya citada ciudad de Voronezh.

Christian Tarruella, que lleva más de un año en España atendiendo a su madre, que enfermó poco después del estallido de la pandemia del Covid y que a raíz de ello y del cierre de fronteras decretado en Rusia no ha podido regresar a aquel país,  reconoce que “el Covid-19 ha frenado de un modo brutal el inicio del desarrollo que estaba empezando a vivir el pádel allí”. Según recuerda, “antes de la pandemia se organizaban de 12 a 14 torneos al año. El año pasado, sin embargo, no pudo hacerse ninguno y para este 2021 tal vez se pueda llevar adelante un torneo de promoción en Moscú el próximo octubre que cuenta con la colaboración de la Federación Internacional de Pádel”.

Una de las instalaciones polideportivas en las que se ha instalado una pista de pádel en Rusia es el Jet Arena de Moscú.

DOS FEDERACIONES

Aunque llegaron a haber cuatro federaciones de pádel en Rusia, en la actualidad, sólo se mantienen dos. La Federation Padel Rus, vinculada en cierto modo a la Federación Europea de Pádel, y la Federación Rusa de Pádel, adscrita a la Federación Internacional de Pádel.

Christian Tarruella es el director técnico de la Federación Rusa de Pádel. La presidencia de la misma la detenta Anton Bernaski.

Tarruella destaca que la federación de la que es director técnico “es la que cuenta con mayor número de licencias federativas. Con todo, la cifra apenas alcanza el centenar de licencias.

1.000 PRACTICANTES

Según estimaciones de Tarruella, en Rusia hay unas quinientas personas que juegan semanalmente al pádel, así como unas quinientas personas más que juegan una vez al mes. Reconoce que las cifras son todavía muy discretas pero se muestra convencido de que “Rusia es un país con un enorme potencial para el padel”. Precisa que la situación de este deporte, en cuanto a número de pistas y de jugadores, en aquel país “sería similar a la que tenía Suecia hace diez años” y se muestra convencido de que, “después de este 2021 de teórico mantenimiento, y un 2022 de progresiva reactivación, probablemente, el boom de este deporte en Rusia se producirá en 2023”.

MERCADO COMPLEJO

Sin embargo, para que ese boom llegue deberán superarse las peculiaridades que Rusia tiene como mercado. Según explica Tarruella, “el ruso tiene un carácter peculiar, es muy individualista, le cuesta colaborar y existe una gran rivalidad zonal. También le gusta hacerse él mismo las cosas y esa es una de las razones principales por las que prefieren hacerse ellos mismos las pistas, aunque sea copiándolas de lo que encuentran en internet”.

En base a ello, así como a los elevados costes de transporte y de los elevados aranceles, Tarruella ve “más probabilidades de éxito en el desarrollo de una industria rusa del pádel que en la penetración de marcas extranjeras en aquel mercado”. En ese sentido destaca que “en Rusia ya ha salido una empresa que se dedicaba a la fabricación de pistas de squash que está empezando a fabricar pistas de pádel”.

Otra de las dificultades que puede entorpecer el desarrollo del pádel en Rusia es el fuerte arraigo que tiene allí el tenis. “Existen muchas pistas y muchos practicantes de ese deporte allí”, destaca Tarruella, quien añade que “la buena marcha que lleva el tenis propicia que los dirigentes de sus entidades se muestren muy reticentes, al menos por ahora, a incorporar pistas de pádel en sus instalaciones”.

EMBAJADORES LOCALES

A pesar de todo ello, Christian Tarruella sigue convencido de las opciones de “crecimiento exponencial” del pádel en Rusia porque, según argumenta, “en España hay muchos rusos en plazas donde el pádel está muy arraigado como serían Marbella, Alicante, Tarragona, la Costa Brava o el Maresme. Muchos de ellos pueden acabar convirtióndose en “embajadores del pádel” cuando regresen.

Por el momento, Rusia cuenta con dos jugadores relevantes, aunque el lugar donde juegan sea España. Se trata de Alexandre Martynov, en el puesto 670 del ránking del World Padel Tour, así como de Ksenia Sharifova, situada en el puesto 129 de dicho ránking. Sin embargo, Martynov, pese a su nacimiento en Moscú, reside en Murcia, mientras que Sharifova, nacida en Yuzhno-Sakhalinsk,  reside en Valencia


No hay comentarios

Añade el tuyo