PÁDEL / TENIS

Entrevista al presidente de la Federación Española de Pádel (FEP)

Ramón Morcillo intentará recomponer las relaciones con las territoriales de pádel

También con la Federación Internacional de Pádel (FIP)

_DSC0724

El presidente de la Federación Española de Pádel (FEP), Ramón Morcillo, confía en poder aumentar el número de licencias federativas gracias a competiciones más atractivas.

(18-11-2020). Tras un período convulso de relaciones institucionales, el nuevo presidente de la Federación Española de Pádel (FEP), Ramón Morcillo, se fija como uno de sus principales objetivos alcanzar la paz social en el mundo del pádel autonómico e internacional.

Morcillo confía en poder llegar a un acuerdo económico con las federaciones territoriales sobre su aportación a la FEP y se marca como objetivo prioritario mejorar la calidad de las competiciones para aumentar el número de licencias.

 ¿Con poco más de dos meses en el cargo, cuáles son las medidas más relevantes que se han impulsado al frente de la FEP?

Las primeras medidas han ido encaminadas a normalizar las relaciones con las federaciones territoriales, a entablar conversaciones con ellas y estudiar los problemas comunes. También ha habido un acercamiento a la Federación Internacional de Padel (FIP) y hemos vuelto a ocupar una plaza en la Comisión Intercontinental Europea. Sometimos a la asamblea la permanencia o no dentro de la European Padel Federation (EPF) y se decidió por mayoría marcharse. En tercer lugar, hemos configurado una junta directiva paritaria, con un marcado perfil técnico para cada una de las áreas asignadas.

¿Qué diferencia la FIP de la EPF?

La EPF fue un organismo impulsado por España y Portugal, bajo el auspicio de la anterior presidencia de la Federación Española de Pádel (FEP). Este movimiento produjo divergencias con la FIP. Finalmente, hemos decido estar del lado de la mayor federación de pádel del mundo.

Queremos dotar a la federación de los recursos necesarios, buscando nuevas vías de ingresos y patrocinios

¿Cuáles son sus objetivos de cara a los 4 años de mandato?

A nivel institucional, el principal objetivo es recomponer las relaciones con las federaciones autonómicas e internacional, muy deterioradas en los últimos años. En el ámbito económico, queremos dotar a la federación de los recursos necesarios, buscando nuevas vías de ingresos y patrocinios. Por lo que respecta a la competición, apostamos por un calendario mucho más amplio, con un área de tecnificación para menores y más cursos de formación para practicantes y árbitros. Por último, queremos que la FEP se adapte al proceso de digitalización de la sociedad, con nuevos diseños web o aplicaciones que ofrezcan una mayor facilidad al federado.

El punto que mayor fricción ha suscitado durante años con las federaciones autonómicas de pádel es la aportación porcentual a la FEP por cada licencia. ¿Cómo piensan llegar a un acuerdo?

Lo importante es llegar a un acuerdo para los próximos cuatro años que sea satisfactorio para ambas partes. Las federaciones autonómicas tendrán que pagar una cuota en función de los servicios que les provea la FEP.

En caso de que no rememos todos en la misma dirección, será difícil que el mundo del pádel funcione con normalidad

El anterior presidente adujo la falta de aportación de las federaciones territoriales como motivo para los números rojos de la federación española.

No estamos en números rojos. Las federaciones tendrán que seguir aportando su parte correspondiente y conseguiremos nuevas fuentes de ingresos que nos ayuden a afrontar los retos marcados. El objetivo es que rememos todos en la misma dirección, tanto en España como a nivel internacional, porque en caso contrario será difícil que todo funcione con normalidad.

Del 25 al 29 de noviembre, se disputará la fase final del Campeonato de España de Pádel. ¿Cómo va la participación y qué medidas de seguridad contra la pandemia están previstas?

Hemos conseguido un récord histórico de participación, con 162 parejas masculinas y 58 femeninas. Piensa que en 2019, se apuntaron un total de 95 y ahora son 218. Está previsto realizar una fase previa en una serie de clubes de Madrid y la fase final se disputará en el Wizink Center, con las medidas sanitarias oportunas y un aforo máximo de 1.500 personas en la grada, de un total de 12.000 asientos. En cuanto a la movilidad, facilitaremos los correspondientes certificados para que los jugadores puedan acceder a Madrid y disputar el campeonato.

Algunas Comunidades Autónomas han cerrado los clubes de pádel. ¿Cuántos cree que podrían llegar a cerrar si se mantiene la situación?

No me atrevo a dar una cifra sobre la cantidad de clubes que no van a poder resistir. La primera oleada ya fue critica y entiendo que ahora habrá un porcentaje de clubes que cerraran, pero de la misma forma que en el resto de sectores de la economía.

¿Considera que la media de cierre de los clubes de pádel es injusta?

No soy quién para valorar si son justas o no. Entiendo que cuando las toman es para reducir los efectos de la pandemia y habrá que acatarlas. Lo único que sí puedo afirmar es que el pádel es un deporte seguro, con 4 personas que juegan en un área de 200 metros cuadrados. Partiendo de ese razonamiento, es potestad de cada Comunidad Autónoma tomar las medidas pertinentes.

Cerraremos el año habiendo mantenido las 75.000 licencias federativas, lo que es un éxito dadas las circunstancias

¿Cómo ha evolucionado el número de licencias a lo largo de este año?

Vamos a cerrar 2020 con un número de licencias federativas similar, de 75.000. Cataluña, Madrid, Andalucía y Comunidad Valenciana son los territorios con más federados. Teniendo en cuenta el contexto de este año, es una cifra para estar contentos.

Para acabar, ¿Cómo se plantea la consecución de más federados?

El deportista tendrá que ver interés en las competiciones que sólo son accesibles para los federados. Si las competiciones son atractivas, habrá un aumento de las licencias, de ahí que estemos centrados en ofrecer un buen calendario de pruebas.

 


No hay comentarios

Añade el tuyo