Quantcast

Patin a Vela

Novena etapa: Alcossebre - Les Cases d’Alcanar

Daniel Romaní y David Pérez culminan la travesía de la Comunidad Valenciana

“Antes de la travesía pensé que sólo teníamos un 1% de opciones de alcanzar el objetivo”

David-Pérez-y-Dani-Romani-en-Les-Cases-de-alcanar-2-bis

170 MILLAS RECORRIDAS. David Pérez, a la derecha, y Daniel Romaní, al fondo, con los patines que han realizado la travesía del litoral de la Comunidad Valenciana en patín a vela. Han sido 170 millas en ocho días de navegación.

(9-8-2023). Los patinistas David Pérez y Daniel Romaní entraron a las 14,45 horas de ayer, martes, en el puerto marítimo de Les Cases d’Alcanar, punto donde culminaba la travesía de la Comunidad Valenciana en patín a vela iniciada el pasado 30 de julio por nueve navegantes. CMDsport estaba allí y recogió sus primeras valoraciones.

El escritor y periodista y alma mater de la travesía de la Comunidad Valenciana en patín a vela, Daniel Romaní, reconocía poco después de desembarcar en el puerto marítimo de Les Cases d’Alcanar su grata sorpresa por la consecución del objetivo. “Cuando iniciamos el proyecto, pensé que apenas teníamos un 1% de posibilidades de conseguirlo”, argumentaba.

De los nueve patinistas que el pasado 30 de julio emprendieron el periplo desde Guardamar del Segura, sólo dos han conseguido llegar al punto y final. “Ha sido una travesía muy exigente; mucho más que la que hicimos el año pasado desde Cadaqués hasta la localidad francesa de Valras Plage”, ha comentado su compañero de expedición, el patinista del Club Nautic Sitges, David Pérez.

ENTRADA EN EL PUERTO. El escritor y periodista, Daniel Romaní, fue el primero en entrar en el puerto marítimo de Les Cases d’Alcanar. Unos cinco minutos después lo hacía su compañero de expedición, David Pérez, del Club Nàutic Sitges.

Tras salir de Alcossebre a las 10,45 horas de la mañana de ayer con un viento del sur de unos 10 nudos que iría subiendo hasta los 15, los dos patinistas invirtieron unas cuatro horas en alcanzar el puerto marítimo de Les Cases d’Alcanar, a las 14.45 horas. Precisamente este punto final de la travesía fue decidido por Daniel Romaní. No en vano, la travesía que realizó por toda Cataluña el verano de 2021 tuvo su punto de partida en esa misma rampa del puerto donde ayer él y David Pérez culminaron la travesía de la Comunidad Valenciana.

“Hemos tenido una última etapa intensa pero más cómoda que las dos anteriores”, ha valorado David Pérez.

De hecho, seguramente lo más duro de la jornada en el agua fue que los dos patines alcanzasen la rampa a través de la cual sacaron los patines del agua. El proceso, laborioso y sin más ayuda que la de este cronista, les llevó cerca de dos horas, la mitad del tiempo destinado a realizar la última etapa. Dentro del pequeño puerto soplaba fuerte y hasta que ambos patrones no bajaron sus velas no fue posible llegar hasta la rampa. Fueron necesarios un cabo ‘infinito’ para arrastrar las embarcaciones, varios chapuzones de David Pérez para encararlas hacia el destino final y el tiento de Daniel Romaní con un bichero para ir separando los patines de los barcos amarrados.

Tras doblar las velas y vestirse de calle, los dos patinistas celebraron su éxito, pasadas las 17 horas, con una paella en casa de la localidad de una amiga del escritor y periodista. Este cronista volvió a reunirse con los navegantes a la hora del café.

UNA RAMPA EMBLEMÁTICA. David Pérez (a la izquierda) y Daniel Romaní ante la rampa desde la cual el segundo partió en 2021 para hacer la travesía por el litoral catalán en patín a vela y en la cual ha concluido este 2023 la travesía por el litoral levantino.

¿Satisfechos de haber alcanzado la meta?

Daniel Romaní (DR): Al cien por cien.

David Pérez (DP): Muchísimo. Es una gran satisfacción y, además, nos lo hemos pasado muy bien.

Cuanta más gente hay en una travesía, más lentos son los procesos y mayor es el riesgo de incidencias

Daniel, en el puerto decías que solo veías un 1% de opciones de llegar al punto final de esta travesía. ¿Por qué?

DR: Salimos nueve navegantes de Guardamar del Segura. Cuanta más gente hay en una travesía, más lentos son los procesos y mayor es el riesgo de incidencias. Reconozco que pese a fijar el final en Les Cases d’Alcanar, yo me tomé esta experiencia más como una mera travesía por el litoral de la Comunidad Valenciana que como una obsesión por alcanzar el final. Lo importante era más el camino que la meta.

DP: Pues yo sí me fijé como meta llegar al puerto maritimo de Les Cases d’Alcanar. En todos los deportes que practico me planteo la consecución del objetivo fijado. Todo reto es estimulante y lograrlo es cosa de ritmo y constancia.

En la travesía del año pasado desde Cadaqués hasta Valras Plage recorristeis 87,4 millas en cinco días. Cuantas millas habéis hecho esta vez?

DP: Está vez han sido más días. En total, hemos navegado 8 días y hemos recorrido 170 millas. Eso nos da una media de 21,25 millas náuticas diarias este año, frente a las 17,48 millas diarias que hicimos en la travesía del pasado 2022.

Las condiciones de navegación han sido menos confortables este año que el pasado

DR: Pero las millas de este año han sido más duras. Pese a gozar de vientos portantes la mayoría de días, la intensidad del viento ha sido mucho mayor en la travesía de este año. Nos hemos movido en una media de más de 14 nudos de intensidad eólica. El año pasado no fue tan elevada. Las condiciones de navegación han sido menos confortables este año que el pasado. Y a ello se han sumado los fuertes rompientes, tanto para salir de playa como para entrar.

DP: La evidencia de la dureza la tenemos con la rotura de la sujeción de la burda del patín de Juan Carlos Campo, y luego del arraigo de su obenque y, finalmente, de su puente de proa. También el incidente del obenque del mástil de Juan Manuel Monfort; y, asimismo, el desencole de la bancada de popa del patín de Carolina Solé. Sin duda, las condiciones han sido más exigentes y ello se ha reflejado en los daños sufridos por las embarcaciones.

¿A quien dedicáis esta travesía?

DP: A mi familia y a un buen amigo que estando yo fuera, me llevo el coche al taller para que le pusieran la bola para el remolque. También a Oriol Castellá, por sus consejos y su remolque. Y también a mi compañero Daniel Romaní por las aventuras en patín tan fantásticas que nos proporciona.

DR: A Juan Carlos Campo, por su idea de hacer el litoral levantino y su tenacidad por llevar a cabo esta travesía. Y por supuesto por dejarme su mejor patín. Juan Carlos ya tuvo una decisiva incidencia (me prestó un barco suyo) para que pudiera concluir en el año 2021 mi travesía por todo el litoral catalán y ahora me ha permitido recorrer el de la Comunidad Valenciana, nuevamente con un patín suyo.

Y también a los aficionados a la vela ligera. En esta travesía he constatado que existe muy poca afición y eso es una pena pues este deporte es fantástico, te abre muchos horizontes y te aporta experiencias estupendas.

LO MEJOR DE LA EXPEDICIÓN. Los dos patinistas han destacado a sus compañeros de expedición como lo mejor de la travesía. De izquierda a derecha, Joan Manuel Monfort, Andreu Pérez, Cristina Scheiss, Carolina Solé, David Solé (que operó como apoyo logístico acompañando diariamente la travesía desde tierra), Juan Carlos Campo, Daniel Romaní, David Gracia, Jordi Giménez, y David Pérez.

¿Qué ha sido lo mejor de la travesía?

DR: Sin duda, los navegantes que han tomado parte en ella. Todos han aportado lo mejor de cada uno, han respetado bastante los horarios y han mostrado muy buen ánimo.

DP: Suscribo lo dicho por Daniel Romaní: todos los expedicionarios hemos aportado las mejores habilidades de cada uno y ello nos ha reportado eficiencia e ilusión en el proyecto y su desarrollo.

¿Y lo peor?

DR: No se si ha habido de eso. Quizás (sonríe irónico) alcanzar con el patín la rampa del puerto marítimo de Les Cases d’Alcanar.

DP: Yo no tengo ni una sola queja. Todo me ha parecido perfecto.

Tras la travesía del litoral catalán en patín a vela de 2021 publicaste un libro. ¿Habrá un nuevo libro sobre esta travesía levantina, Daniel?

DR: No, aunque no descartó nada. De todos modos, ando muy liado y lo veo difícil.

A la Adipav le pedimos apoyo para el transporte pero no nos ofrecieron nada

Que apoyo habéis recibido de la Adipav para esta travesía, así como de otras entidades?

DR: Cero. Yo les pedí apoyo para el transporte pero no obtuvimos nada. Y es una pena que se reconozca tan poco desde la Adipav el potencial promocional del patín a vela que tienen nueve patines a vela surcando todo el litoral de la Comunidad Valenciana. Esta misma mañana, antes de salir de Alcossebre, hemos tenido a cerca de treinta chavales escuchando nuestras respuestas sobre sus preguntas sobre el patín.

DP: Yo no veo que la Adipav trabaje realmente por ayudar a la gente del patín. Veo que solo optan porque la gente de la clase se mueva siempre con sus propios recursos.

Cuando iniciamos la travesía ya intuí que navegaríamos en territorio hostil

DR: Quisiera añadir que hablé con la Federación de Vela de la Comunidad Valenciana y con diversos clubes. Recibí respuestas diversas pero muy pocas de claro apoyo. Cuando iniciamos la travesía ya intuí que navegaríamos en territorio hostil. Y no lo digo por cuestiones políticas, sino de actitud. He constatado un celo excesivo de protocolos, así como ciertos indicios de clasismo.

DP: A colación de lo que apunta Daniel Romaní, yo destacaría como casos excepcionales el trato que nos dispensaron en Alcossebre, así como ciertas personas a título individual como nuestros colegas patinistas del complejo Sol, Mar y Naranjos y los de El Perellonet.

Pero, sin duda alguna, en la travesía por el litoral francés del año pasado nos sentimos muchísimo mejor tratados por las administraciones, clubes y personal que este año. Debe ser por cuestión cultural. En Francia existe mayor cultura náutica y mayor reconocimiento hacia la gente que lleva a cabo iniciativas singulares y de aventura.

¿Habéis vivido en esta travesía algún momento de máximo riesgo?

DP: Quizás en la tercera etapa, el día que salimos de la cala El Portet de Moraira hacia Denia y por la tarde nos entraron 25 nudos de viento. Recuerdo intentar ir a virar por avante porque no lograba virar trasluchando y al ponerme de pie junto al palo ponerme a ciar a una velocidad incontrolable y recorrer de ese modo muchos, muchos, muchísimos metros.

DR: Yo reconozco haber sufrido por los demás en algún momento intenso. Por suerte, constaté que abundaba el sentido común en el equipo.

Y tras esto ¿qué nuevos proyectos tenéis en mente? Tras estos dos años, habéis convertido vuestra travesía en un ‘clasico’ del verano.

DR: La verdad es que no hay nada hablado. Ahora lo primero es descansar y recuperarnos.

DP: Es verdad que apenas hemos hablado de nuevos proyectos pero estoy seguro de que algo surgirá. Es cuestión de abordar el tema en serio. Tras la travesía por el litoral francés del año pasado y la de este 2023 por el litoral levantino, hemos visto que juntos lo pasamos muy bien.

 


No hay comentarios

Añade el tuyo