Patin a Vela

Entrañable adiós a Guido Depoorter

funeral guido depoorter

Algo más de 250 personas han asistido al funeral de Guido Depoorter oficiado esta tarde en la parroquia de Santa María del Mar de Palamós.

(27-9-2019). Un gran número de amigos ha asistido al funeral de Guido Depoorter acompañando a su familia. El rector de la parroquia de Santa Maria del Mar de Palamós, Pere Narbón, ha oficiado una entrañable ceremonia.

“Guido ha levado anclas de esta tierra con todo bien dispuesto y ahora afronta el océano de la eternidad sabiéndose en buenas manos”, ha dicho el rector de la parroquia de Santa María del Mar de Palamós, Pere Narbón, en el sermón del funeral celebrado a las cinco de esta tarde por Guido Depoorter. A la misa han acudido algo más de 250 personas que han llenado casi al completo el templo.

En un sermón con diversos toques marineros, el joven rector Narbón (tiene 32 años) ha señalado que las dos pasiones de Guido Depoorter eran la familia y el mar y ha destacado su prolífica creatividad evidenciada con la fundación del Club Vela Palamós, el Club Vela Sant Antoni y un club en Bélgica, así como por la extensa familia que creó con su esposa, Claire, compuesta por siete hijos, 16 nietos y seis bisnietos.
El rector Narbón también ha recordado que “Guido era de esas personas a quienes les gustaba estar detrás del escenario propiciando que no se le viera pero su trabajo se notaba”.

AGRADECIMIENTO DE LA FAMILIA

Posteriormente, Paul Depoorter ha dirigido unas palabras a los asistentes en representación de la familia. Depoorter ha agradecido las muestras de cariño recibidas durante los últimos días y la asistencia al acto de los presentes, “algunos llegados desde Bélgica, Alemania y Francia”. A continuación, Paul Depoorter ha recordado que Guido se compró un patín a vela “para evadirse un poco de la familia tan extensa que tenía y, en cambio, acabó sumando a aquella a un montón de nuevas personas a quienes contagió su pasión por el patín a vela”.

Paul Depoorter ha tenido también palabras de cariño para su madre, Claire, a quien ha definido como “el gran pilar de la familia y que, junto con mi padre, han sacado adelante a esta familia tan grande y tan unida”.

Luego ha recordado aquel viaje a Bélgica del año 1966, “en el que a mí padre se le ocurrió llevarse un patín en un remolque y a mi madre y a sus siete hijos… ¡en un seiscientos!”

“QUE SE PREPAREN LOS SANTOS MARINEROS”

Paul Depoorter ha evocado el carácter entusiasta y proactivo de su progenitor apuntando que “seguro que allá arriba ya ha conminado a San Pedro, San Juan, San Andrés y a San Jaime a que se ‘pillen’ un chaleco porque seguro que les hace navegar”.

Paul Depoorter ha concluido sus palabras animando a los patinistas a no dejar de navegar “porque Guido os estará vigilando desde allá arriba para que no os pase nada”.

Tras el parlamento de Paul Depoorter, todos los presentes han realizado una cerrada ovación en reconocimiento a su padre, Guido Depoorter.


No hay comentarios

Añade el tuyo