X
    Categories: Actualidad

Indemnización de 15.000 euros para el patrón del patín a vela partido por el ‘Dune’

PATINISTAS TENACES Jaume Llobet, a la izquierda, y Lluís Burgués, a la derecha, han valorado satisfactoriamente el desenlace final del contencioso con el ‘Dune’. Llobet ha comentado irónicamente que “el navegante francés menospreció que los patinistas somos muy tenaces cuando nos proponemos algo y creyó que dándonos largas y evasivas nos daríamos por vencidos”.

El martes, 12 de julio, de la próxima semana se cumplirán tres años desde que el velero francés ‘Dune’, capitaneado por Erick Coll, embistiera yendo a babor al patín a vela ‘Alegria’, patroneado por Lluís Burgués, que navegaba amurado a estribor. El ‘Dune’ participaba en la regata Puig Vela Clásica Barcelona de aquel julio de 2019, mientras que el ‘Alegría’ también estaba en competición de entreno en una prueba organizada por el BISC.

Fruto de aquella colisión en la que Burgués salió catapultado de su embarcación pero no sufrió lesión física alguna, su patín a vela fue partido por la mitad por el ‘Dune’.

El 12 de julio de 2019, a las 14,30 horas, yendo amurado a estribor, el patín a vela’Alegría’ fue arrollado por el velero ‘Dune’, que iba a babor y partió la embarcación en dos mitades.

TRES AÑOS 

Han sido necesarios tres años para que aquel abordaje que dejó siniestro total el ‘Alegría’ (la reparación fue valorada en 22.000 euros) haya concluido favorablemente para su patrón.

Y es que pese a los buenos propósitos de colaboración de la Federación Catalana de Vela y de la Adipav que Burgués subraya que “al principio me apoyaron moralmente y me aseguraron que, sí hacía falta, intentarían ayudarme con los costes de la reclamación”, al final ha sido el patinista quien ha tenido que afrontar en solitario todo el proceso y sus gastos.

NINGUNEO

El patrón del ‘Alegría’ no ha olvidado todavía, y reconoce que duda que “pueda olvidarlo nunca”, los desplantes y la altivez del patrón del barco francés que aniquiló su embarcación. Según evoca, “siempre defendió que él estaba en regata, que no tenía porque estar atento a la existencia de ‘artefactos que flotaban por el mar’, que su regata era muy importante… Me trató como un estorbo y siempre se me quitó de encima como si aquel accidente fuera una nimiedad y no fuera con él”.

Lluís Burgués reconoce que “aquel percance se me hizo muy grande y me sentí muy perdido. No había apenas ‘instrucciones’ sobre qué hacer cuando te sucede algo tan gordo”.

Por eso cuando vio que los apoyos oficiales serían limitados y el proceso muy largo y complejo se le abrió el cielo al recibir la propuesta de Jaume Llobet, patinista que como él navegaba en el BISC y que, precisamente, también participó en aquella prueba del ‘día de actos’. Llobet propuso a Burgués acudir a un bufete de abogados que conocía para que le defendiera.

CASO “PRESCRITO”

Sin embargo, la intervención de aquel bufete no resultaría tan provechosa como Burgués y Llobet esperaban. “Tras cerca de dos años ‘mareando la perdiz’, a finales del año pasado, me dijeron que el caso había prescrito y no se podía hacer nada”, explica el patrón del ‘Alegría’.

Jaume Llobet añade que “la respuesta de aquel bufete me pareció inaceptable. No podia ser que el patrón de un barco navegando sin preferencia destrozara otro barco que iba con preferencia y saliera incólume. No podía ser tampoco que el caso hubiera prescrito. Llegué a la conclusión que no les convenía el tema y que se nos habían quitado de encima”.

VOLVER A EMPEZAR

Llobet reconoce que “a medida que fueron sucediéndose los meses, aquel suceso me fue obsesionando. Me parecía una injusticia flagrante lo que le estaba pasando a Lluís”.

Aquella obsesión compartida por ambos patinistas acabó propiciando el hallazgo de un nuevo bufete, en este caso, especializado en derecho marítimo internacional, y, según precisa Llobet, “sin ‘lastres’ de obligaciones con terceros como había sucedido con el anterior”.

Mestre Abogados asumió el caso a finales del pasado mes de febrero. Sus responsables confirmaron a los patinistas que el caso no había prescrito.

ACUERDO 

Burgués y Llobet explican que, “a partir de que Mestre Abogados tomó cartas en el asunto, el caso empezó a correr. Se localizó al ‘Dune’, al armador y a la compañía aseguradora en Córcega.   Dicho bufete presentó una muy argumentada y consistente demanda a la aseguradora del ‘Dune’. Ésta, tras evaluarla, decidió finalmente que lo mejor era llegar a un acuerdo”.

El acuerdo ha supuesto que la aseguradora Naïf ha asumido y pagado ya a Lluís Burgués la indemnización solicitada por un barco nuevo, así como las costas del proceso. En total han sido 15.147,12 euros.

Lluís Burgués y Jaume Llobet cenaron juntos ayer en Sitges, con sus respectivas parejas, para festejar el resultado de su tenacidad. Ambos se mostraban satisfechos y contentos del desenlace final.

La semana que viene (del 13 al 16 de julio) está prevista la Puig Vela Clàssica Barcelona 2022. Por el momento, entre las 29 embarcaciones inscritas hasta ahora, no figura inscrito el  ‘Dune’, ni tampoco su armador y patrón, Erick Coll…

PROTOCOLO DE ACTUACIÓN 

A raíz del largo periplo que les ha llevado el caso ‘Alegría’ vs ‘Dune’, ambos patinistas han elaborado un protocolo de actuación para que los navegantes sepan qué pasos seguir en el caso de sufrir un percance como el que sufrió hace tres años Lluís Burgués.

El documento, “debidamente verificado”, según concreta Llobet, se expone a continuación.

Protocolo de actuación en caso de abordaje

1- Identifica al barco contrario con la matricula, puerto al que pertenece, datos del patrón y datos del armador, identificación de la póliza de seguros y la compañía del barco.

2- Describe una narración clara el incidente por escrito.

3- Contrata un perito especialista para valorar y cuantificar los daños sufridos.

4- Presenta una denuncia del abordaje con todos los datos y testigos de los hechos a Capitanía Marítima de la zona.

5- Contrata a un bufete especialista en derecho marítimo y con experiencia demostrada en reclamaciones por abordajes internacionales.

6- Recuerda que los abordajes entre barcos prescriben a los dos años.

7- Solo un profesional hará que una compañía de seguros ubicada en otro país responda por un barco con bandera y puerto fuera del territorio nacional.

Jordi Maré :