Patin a Vela

La componen un grupo de jóvenes magrebíes

La banda de los vándalos náuticos sigue atacando embarcaciones en las playas de El Vendrell

Desaparición de un segundo patín a vela y robos en el Club Náutico Coma-ruga

sede-club-nautico-coma-ruga-bis

El Club Náutico de Coma-ruga ha sufrido esta semana dos ataques de la banda de los vándalos náuticos.

(15-7-2022). La ‘banda de los vándalos náuticos’ sigue cebándose en las playas del litoral del municipio de El Vendrell, especialmente en Coma-ruga. A la botadura en el mar de un patín a vela de la que informaba ayer CMDsport se han sumado la desaparición de un segundo patín y un cayac, así como de una embarcación de la escuela de vela del Club Náutico Coma-ruga.

Tras la botadura en el mar del patín a vela ‘No Surrender’ durante la madrugada del martes al miércoles, en la siguiente madrugada (la del miércoles al jueves) se produjo un nuevo incidente perpetrado por la ‘banda de los vándalos náuticos’.  En este caso, las embarcaciones afectadas fueron otro patín a vela sénior (con número de casco 2916), el cual tenía encadenado a su barra escotera un kayac de color amarillo de la marca Bic. Su propietaria, Sònia Campodarbe, veraneante de Coma-ruga, tenía varadas ambas embarcaciones en el mismo varadero donde estaba el ‘No Surrender’, es decir, en el del Albergue de Coma-ruga, próximo al Gran Hotel Europe de dicha localidad.

Sin embargo, según explica la afectada, “en nuestro caso, desconocemos dónde se encuentran el patín y el kayac porque ninguno de los dos ha aparecido de nuevo ni en el mar ni en tierra”.

Sonia Campodarbe, que reconoce temerse lo peor sobre el paradero de sus embarcaciones, tenía previsto esta mañana presentar una denuncia en los cuerpos de seguridad de El Vendrell y confesaba a CMDsport sentirse “indignada por la proliferación de este tipo de actos que este verano se están disparando más que el pasado, e impotente ante la imposibilidad de hacer nada para evitar estos ataques vandálicos”.

Imagen del devastado varadero del albergue de Coma-ruga, donde se puede ver el toldo abatido, así como la funda que cubría el patín a vela 2916, a cuya barra escotera estaba encadenado un kayac. Al fondo se divisa el histórico Gran Hotel Europe.

INCURSIONES EN EL CLUB NÁUTICO COMA-RUGA

Pero las actuaciones de la banda de los vándalos náuticos no sólo se habrían producido durante esta semana en el citado varadero del albergue de Coma-ruga. Según ha explicado a CMDsport el director de la escuela de vela del club náutico de dicha localidad, Xavier Vives, “durante la noche del martes al miércoles (la misma de la ‘botadura’ del ‘No Surrender) entraron en el varadero del puerto de nuestro club y robaron una embarcación de la escuela de vela, concretamente un RS Tera”. Este tipo de barco tiene una eslora de 2,87 metros, una manga de 1,23 metros y  su peso es de 43 kilógramos. Como en el caso del patín a vela 2916, este RS Tera no ha vuelto a aparecer, ni en el mar ni en tierra. Sin embargo, Xavi Vives sostiene que “muy probablemente, al no llevar los tapones, si lo echaron al mar, seguramente debe haberse hundido”.

Aquella incursión de la banda en el varadero de la escuela de vela del Club Náutico Coma-ruga no ha sido la única de esta semana. La madrugada siguiente (del miércoles al jueves; la misma de la desaparición del patín 2916 y el kayac encadenado a su barra escotera), la banda volvió a actuar y en este caso su ambición fue a más. Según ha relatado Xavi Vives, “aquella noche intentaron llevarse dos Optimist y otros dos RS Tera”.

ROBO FRUSTRADO

En esa ocasión, sin embargo, hubo más suerte. El marinero de la entidad que estaba de guardia aquella noche logró interceptar a la banda cuando se llevaban las cuatro embarcaciones, cada una sobre su respectivo remolque de varadero. El vigilante nocturno les persiguió, les dio el alto y, finalmente, los ladrones optaron por dejar las embarcaciones y darse a la fuga.

Posteriormente, a instancias de la descripción del vigilante, la policía municipal logró localizar a uno de los integrantes de la banda. Sin embargo, no pudo hacerse nada por retenerlo.

El director de la escuela de vela del Club Náutico Coma-ruga, Xavi Vives, ha declarado que “sabemos quienes son. Son unos jóvenes magrebíes que se dedican a practicar ‘diversión de botellón’ que no es otra cosa que vandalismo puro y duro; se llevan los barcos para jugar en el mar y luego los abandonan”.

Vives ha asegurado que ahora tienen los barcos encadenados. Preguntado sobre la actuación policial ha expuesto que “nos dicen que si queremos que pongamos denuncia, pero ¿contra quién la pones si no los pillas ‘in fraganti’? La verdad es que nos sentimos sumidos en una impotencia total y absoluta”.

Imagen de la escuela de vela del Club Náutico Coma-ruga

Vives ha explicado que han hablado con la concejala de playas del ayuntamiento de El Vendrell, Bárbara Peris, “y confiamos que dé las órdenes pertinentes para aumentar la vigilancia policial en la zona y que ello disuada a esta gente”.

Según ha publicado hoy el Diari de Tarragona, la citada concejala afirma que “este año no hay los botellones de la pasada temporada”.

Sin embargo, los vecinos que viven en primera línea aseguran que esas concentraciones de personas siguen y temen que el causar daños a las embarcaciones se convierta en una ‘moda’. 

El pasado verano ya se arrojaron al mar piraguas, toldos…

EN SITGES TAMBIÉN

Aunque quizás no tan grave como el caso del Club Náutico Coma-ruga, cabe recordar que, como informaba ayer CMDsport, también en el Club Nàutic Sitges han sufrido los efectos de actos vandálicos propiciados por ‘encuentros del botellón’.

La noche del martes al miércoles de esta semana, fue botado en el mar un monobuque tipo Omega de la escuela de vela de dicha entidad con media vela izada y éste quedó embarrancado en las rocas de la escollera de levante del club. Por suerte, la embarcación, no sufrió daños graves, según han informado fuentes del Club Nàutic Sitges.


No hay comentarios

Añade el tuyo