Patin a Vela

Tras la celebración del ‘grand slam’ más relevante del mes de septiembre

La visión de Adrià Gabarró sobre sus compañeros de podio en la Copa de España 2022

El patinista evalúa el campo de regatas y a sus rivales más directos

oriol-castella,-ramon-calero-y-pau-delclós-BIS

LOS TRES PATINISTAS ANALIZADOS. De izquierda a derecha, Oriol Castellá, campeón absoluto de la Copa de España 2022; Ramón Calero, subcampeón absoluto de la Copa de España 2022; y Pau Delclós, subcampeón de la Copa de España 2022 de segunda categoría.

(14-9-2022). Adrià Gabarró, tercer clasificado en la Copa de España 2022, aporta en este articulo su análisis del campo de regatas de dicha competición, así como de sus compañeros de podio en la misma, Oriol Castellà y Ramón Calero. El patrón del ‘Blau’ también reflexiona sobre el patinista más joven del podio de segunda categoria, Pau Delclós.

La experiencia es el peor maestro: te enseña la lección cuando ya las ha aprendido. Aunque tal y como dijo Stephen Hawking “ el mayor enemigo del conocimiento no es la ignorancia. Es la ilusión de conocimiento”. Bienvenidos a La Manga.

Las condiciones en esta Copa de España 2022 han sido absolutamente peculiares respecto a lo que los patinistas estamos acostumbrados. Básicamente, no había manera de sacar ninguna conclusión más allá de lo que había sucedido, no ya el día antes, sinó en la manga anterior. Un ‘festival’ de incertidumbres que te hacía empezar ‘desde cero’ en cada nueva prueba. Y es que en la Copa de España 2022 ha habido de todo: bordo bueno por la derecha; bordo descaradamente bueno por la izquierda; ceñidas en la que dos patines que habían ido hasta laylines opuestas llegaban iguales a la boya de barlovento; zonas de más y menos viento… De todo…

GESIURIS es el espónsor informativo de la Copa de España 2022 de patín a vela sénior y de la Copa de Europa 2022 de patín a vela junior.

UN CAMPO DE REGATAS PECULIAR

Sin duda, el campo de regatas de La Manga es peculiar. De hecho, las características geográficas lo hacen distinto. Profundidad máxima de cuatro metros; agua mas salada (flotas más); apenas hay ola, ni corriente mínima, ni referencias a tierra fuera cual fuere el rumbo del navegante independientemente de la dirección del viento.

Adrià Gabarró, patinista forjado en el Club Vela Sant Antoni y que actualmente navega por el Club Natació Badalona, es el autor de este artículo. Campeón de España en 2002, se clasificó tercero absoluto en la Copa de España de este 2022.

Y para acabar de rematarlo: el barco del jurado. Éste era un velero de 10 metros de eslora que provocaba un marcado desvente al patín que intentaba salir ‘lamiéndolo’. Su mástil de señales en la proa te obligaba a ‘comerte’ el desvente antes de la señal de salida, para acabar de martirizar a más de un atrevido. En base a ello, los últimos 15 segundos del proceso de salida eran muy peligrosos si estabas a su sotavento. No en vano, algunos patinistas se quedaron ‘anclados’ cuando cazaron su vela para arrancar. Incluso, otros ciaron y acabaron cambiando peligrosamente de amura.

NAVEGAR SIN OLAS PERO EN UN AGUA MUY SALADA

En cuanto a las peculiaridades citadas inicialmente, su incidencia en el desarrollo de las diverses pruebas de la Copa 2022 fue remarcable. Y es que al no haber olas y navegar en un agua muy salada, los patines corrían más ‘de lo que deberían’; asimismo, al no haber corriente dar camino perdía valor y, en cambio, ceñir a tope salía algo más a cuenta.

También, y por el mismo motivo, la layline estaba ‘antes’ y pasarse,  salía todavía más caro de lo habitual.

Y qué decir de los roles de viento sin patrón alguno a no ser el de ‘la lógica de lo ilógico’.

Y, asimismo, qué decir también de las zonas de más viento que, además costaba verlas reflejadas en el mar, entre otros motivos, a causa de esa ausencia de oleaje (y,  por tanto, del brillo del mar).

Tener casi siempre una referencia de tierra ayuda a detectar cuando hay viento, ya que la proa deja de apuntar al edificio grande que ves al fondo. Sin embargo, ya en la salida la altura del velero del comité te privaba de obtener referencia alguna de tierra a estribor, mientras que en el lado de babor, solo  había un trocito de horizonte, justo aquel donde éste se unía con el mar.

EN LA MANGA NO EXISTEN ‘CARRERAS DE GALGOS’

Si juntamos todo esto con tan sólo 25 patines, en la Copa de España 2022 de este septiembre era posible ver antes de cada salida  a todos los participantes con aquella sensación vigorizante de la primera manga de todos los campeonatos, esto es, en aquel momento único en el que todos los participantes están  igualados a  puntos y con idénticas opciones.

Eso sí, aquellas condiciones aniquilaban el perfil de las típicas regatas de verano de la costa mediterránea en las que todos sabemos por dónde hay que ir y qué hay que hacer. O sea, arriesgar en la salida para salir delante de la flota y virar sin pestañear hasta que la boya de los bañistas, o incluso la propia costa, te obligan a virar.

Sin embargo, en el campo de regatas de La Manga, no existen las ‘carreras de galgos’y nada puede darse por seguro.

LA ESTRATEGIA A SEGUIR

En cuanto a la estrategia a plantear, con estas condiciones y partiendo de la base que el ‘risk management’ en una regata se puede resumir en ‘o navegas contra el contricante’ o ‘navegas contra el viento’ (lo dejo aquí, pues hay extensa literatura acerca de esto y el autor de este artículo se reconoce incapaz de hacer apreciaciones mas profundas), la opción de navegar ‘contra un oponente’ perdía sentido. Había que mirar el campo, ‘olerlo’, e intentar coger algo de inspiración para intentar acertar. Ir contra el de al lado se presumía casi una autocondena.

Adí pues, en el campo de regates de La Manga, condiciones peculiares, divertidas y,  por qué no decirlo, excitantes; cuando menos para aquellos a los que les guste salirse de lo habitual. En definitiva, un escenario ideal para crecer como patinaire.

EL ‘POKER’ DE ORIOL CASTELLÁ

Ya los estoicos postulaban que el autocontrol es la fuerza; el pensamiento correcto es la maestría; y la calma, el auténtico poder. Nada más lejos de la realidad.

Consistente. Si uno busca en el diccionario la palabra consistencia encontrará que se refiere a duración, estabilidad y solidez. No tengo mejor adjetivo para definir el rendimiento de Oriol Castellá en esta Copa de España 2022 sin casi caer en el efecto fan.

Duración. Tuve la sensación de que Oriol Castellá podría haber seguido haciendo primeros y segundos indefinidamente.

Estabilidad: Oriol Castellá se mostró sin altibajos, desarrolló una navegación sin alteraciones, con cero sensación de stress, todo fluidez.

Solidez: Si sumas duración y estabilidad, te da solidez. Seguramente, Oriol Castellá es el navegante más polivalente cuando está inspirado. Ello engloba un alto nivel en tàctica; en estratègia; en serenidad; en experiència; en prestaciones, con poco y medio viento, y ya no digamos cuando el ‘tema’ se pone duro. Los largos de Oriol Castellá fueron superiores a los de todo el resto; al menos en esta Copa de España 2022. Esos largos sin corriente, en los que la teoría decía que esta vez sí, que el camino más corto será a priori el más rápido. Donde cada metro que orzas respecto a la recta que une la boya de barlovento y la del largo, te vuelve con un interés más alto de lo habitual. Pero Oriol iba recto desde el principio aprovechando que los demás caíamos en la tentación de orzar aunque fuera un poco para sentir, al menos, que el patinista que nos precedía no se alejaba y para ‘protegernos’ del que nos seguía. Y Oriol Castellá lo pudo hacer, porque yendo a un rumbo más abierto que el resto, apenas perdía velocidad.

Asimismo, observé, con una mezcla de admiración y frustración, que Oriol apenas se movia en el patín y que el palo parecía demasiado caído hacia atrás. Pero, pese a esas apreciaciones,  era imposble cogerle si iba delante.

Y, en cambio, él sí te cogía si te venía por detrás. En fin, ‘cosas’ de los mejores.

LA SERENIDAD ENCARNADA

Y a todo ello, sumar que Oriol Castellá es listo, no se deja engañar. Encarna esa serenidad que, cuando a falta de una regata y con solo un punto de ventaja sobre el segundo (servidor), Oriol es capaz de ‘apretar’ al segundo (servidor) en la salida porque su única opcion es hacer primero y que el protagonista de esta parte de artículo no haga segundo. Y es que en esos momentos, Oriol Castellá tiene la frialdad mental de no estresarse y de darse cuenta de que da igual lo que le aprieten a él. Oriol sabe que si él hace OCS, el que le aprieta también lo hará y que, considerando los descartes, la situación perjudica más al que le desafía que a él mismo. Oriol Castellá ha sido también eso en esta Copa de España: serenidad y frialdad en su máximo exponente. Y eso es algo sólo al alcance de los mejores.

Pero a Oriol Castellá también se le ha visto un punto de calma especial; y también de motivación/preparación,  ya que dos días antes de la competición ya rondaba el Centro de Tecnificación Infanta Cristina de Los Alcáceres de La Manga.

FESTIVAL DE ‘FLOW’ CON EL ENTORNO

Ya en un nivel top, estos detalles de entorno son claves. Ahí, en ese grupo del top, todos corren, todos lo ven todo, todos predicen condiciones y aciertan en los momentos clave. Si cabe algún plus más en todo esto, debe anotarse la consistencia, es decir, la consequencia de lo apuntado inicialment; la calma y la motivación. Algo que no puedes comprar ni pretender. Algo que debes habértelo ganado antes de la Copa.

Y con todo eso en el bolsillo, la competición pasa de ser un stress, a convertirse en un ‘festival de flow’ con el entorno y las condiciones que te convierte en imbatible.

En conclusión, Oriol Castellá ha sido el justo ganador y su triunfo ha sido absolutamente merecido.

RAMÓN CALERO, EL PATÍN EN SUS VENAS

Ramón Calero. El pillo, el niño malo del patín, el gamberrete de la clase que se las sabe todas y siempre se sale con la suya (sorry hermano, con cariño).

Ahora resulta que, además, está en forma (le da ‘a full’ a la bici) y parece estar más centrado que nunca en lo que es la regata en sí misma.

Ramón Calero, va a nivel top, y el último día de competición te clava dos primeros. Hablar con él es darse cuenta de que lleva el patín en sus venas.

Ramón es muy técnico a nivel de táctica de regatas y súper técnico a nivel de trimaje del patín. Todos lo sabemos, pero me atrevo a apuntar que es aún más de lo que parece. Ahora, con algunos kilos de menos encima, también vuela con 10 nudos.

Jugó muy bien sus cartas en la Copa de España 2022 y se dió cuenta de que necesitaba arriesgar más para alcanzar su máximo potencial. Y los pillos son valientes y casi que les gusta aún mas hacerlo al final que es cuando más les duele a los rivales.

Ramón dio una lección de perseverancia y de valentía. Justa y merecida segunda posición.

PAU DELCLÓS, EL ‘LISTO DE LA CLASE’

Da gusto ver a gente joven en las regatas. Y si, además, son como Pau Delclós uno concluye que, tal vez, no estamos tan mal. Pese a que no le conocía personalmente, tuve ocasión de charlar con él en alguna pre y post prueba de esta última Copa de España en La Manga.

En esta ocasión estamos delante del ‘listo de la clase’, el que todo lo hace bien  y que, además, es muy maduro para su edad.

Y ambicioso.

Un diamante en bruto, me atrevería a afirmar.

A Pau Delclós le falta experiencia pero en La Manga evidenció claros destellos de calidad. Esa calidad innata que le pone en la ‘pole position’, por delante de sus rivales de edad y experiencia semejantes.

Pau es un valor para nuestra clase y no tengo ninguna duda de que dará mucho de qué hablar cuando adquiera más experiencia y ello le permita ordenar su flujo mental que aún es algo desordenado e inconexo. Aunque ello es totalmente normal, en virtud de su edad y experiencia.

Pau: ¡Bravo!

 

Adrià Gabarró


No hay comentarios

Añade el tuyo