Patin a Vela

La etapa se ha dividido en dos tramos

Los seis patinistas alcanzan la costa francesa

Invierten siete horas y media para recorrer 23,5 millas

expedicionarios travesia cadaques nord enlla

Los expedicionarios de la Travessa 'Cadaqués Nord enllà' en su parada de hoy en Portvendres.

(2-8-2022). La tercera etapa de la travesía ‘Cadaqués Nord enllà’ en patín a vela realizada hoy ha sido la más larga y dura hasta ahora para los seis expedicionarios. Éstos ya han cruzado la frontera y se encuentran en Francia.

Tras la etapa ‘express’ de ayer, desde Port de la Selva hasta Portbou, la tercera etapa de hoy, desde Portbou hasta Canet de Rosselló, ha sido una etapa maratoniana. Los seis patinistas que toman parte en la Travesía ‘Cadaqués Nord enlla’ han invertido un total de siete horas y media, de las que, según las aplicaciones que usan David Gracia y David Pérez, en movimiento (navegando) han estado 4 horas y 54 minutos para cubrir las 23,5 millas náuticas recorridas.

Sin duda, ha sido la etapa más larga de las tres que ya llevan recorridas rumbo a la playa de La Grande Motte, destino final de esta travesía.

Los expedicionarios han partido de la playa de Portbou hacía las 10,30 horas. Cuando ya llevaban unos cuantos minutos saliendo de Portbou, un espacio que ha sido calificado por David Gracia como “un jeroglífico” porque, según ha explicado “sopla distinto en cada punto, tanto de dirección como de intensidad”, el ‘ideologo’ de la travesía, Daniel Romaní, ha perdido la tapa de uno de los flotadores-almacén de su patín. Según parece, a causa del calor, la tapa ha salido disparada y se ha perdido en el mar.

Ello ha provocado que Romaní tuviera que virar, volver a la playa e ir en busca de una nueva tapa para su flotador en una náutica. Finalmente, tras adaptar la medida de la tapa a la embocadura de la cubierta donde debía instalarse, el periodista y escritor ha podido volver a hacerse a la mar, con su hermano Bernat que iba a acompañarle durante parte de la etapa de hoy. De todos modos, entre una cosa y la otra, sus compañeros, le llevaban, en teoría, una hora de ventaja.

Tras conseguir la tapa en una Náutica, ha habido que adaptarla a la embocadura de la cubierta del flotador-almacén con que cuenta el patín a vela de Daniel Romaní, el cual, anteriormente, había sido del récordman de travesías en patín a vela, Ignasi Sagristá.

Cabe destacar que Romaní está haciendo esta travesía con el ‘Argal’, la embarcación que el récordman de las travesías en patín a vela , Ignasi Sagristá, utilizó en su periplo desde Barcelona hasta Almería en 2018, así como en la gran travesía desde Sant Pol de Mar hasta Itaca en el verano de 2019.

La etapa de hoy se ha dividido en dos tramos: el primero, desde Portbou hasta Portvendres, donde el hermano de Daniel Romaní concluía su periplo, y, el segundo, desde Portvendres hasta Canet de Rosselló. En principio, estaba previsto llegar a la playa de Le Barcarès, más al norte, pero, por problemas de alojamiento, se ha decidido hacer puerto en Canet de Rosselló.

UNA HORA FLOTANDO

El primer tramo ha estado marcado por un viento del sur de unos 2-3 nudos que, a la altura de la reserva natural nacional de Cerbere-Banyuls, antes de Colliure, se ha disipando provocando que los expedicionarios sufrieran una encalmada que les ha tenido flotando en el mar una hora.

Finalmente, tres horas después de haber salido de Portbou, los patinistas han llegado a Portvendres. Eran las 13,30 horas. Daniel Romaní que no se ha encontrado con la encalmada de sus compañeros, ha llegado prácticamente al mismo tiempo que ellos. Allí han aprovechado para almorzar y Daniel Romaní se ha despedido de su hermano para retomar la travesía navegando en solitario.

SURFEANDO CON 12-15 NUDOS

En el segundo tramo de la etapa de hoy, desde Portvendres hasta Canet de Rosselló, el escenario eólico ha cambiado completamente o, cuando menos, en cuanto a la intensidad del viento. Éste seguía siendo del sur pero ha subido hasta los 12-15 nudos.

Joan Manel Monfort, de Sant Salvador, ha explicado que “ha sido un tramo exigente. El viento nos venía de popa e íbamos haciendo bordadas, a veces queriendo, y otras provocadas por las altas y potentes olas que te hacían surfear y acabar trasluchando inesperadamente”.

ANDREU PÉREZ VUELCA

Monfort ha reconocido que “sobretodo Andreu Pérez, Juan Carlos Campo y yo, hemos ido adentrándonos mar adentro, mientras que los demás, sobre todo Daniel Romaní, ha optado por ir costeando”.

En una de las surfeadas con trasluchada inesperada, la polea del puño de escota se le ha enganchado al chaleco a Andreu Pérez, el ‘manitas’ de la expedición, que no ha podido evitar la volcada. “Juan Carlos Campo y yo nos hemos acercado por si necesitaba ayuda”, ha explicado Monfort. Según ha añadido, “al final, tras varias tentativas, Andreu ha podido levantar el barco que se le había puesto en chocolatera y el único percance que ha sufrido ha sido la pérdida de unas gafas de sol”.

El primero en llegar al puerto de Canet de Rosselló ha sido Daniel Romaní. Los demás han llegado poco después. En este segundo tramo han invertido unas dos horas y media “de trabajo intenso”, según ha destacado el patinista de Sant Salvador, Joan Manuel Monfort.

Trayectoria seguida hoy por los expedicionarios en la tercera etapa de la travesía.

BATALLA NAVAL

Los patines hoy duermen en la playa de la escuela de vela que hay dentro del puerto de Canet de Rosselló, lugar donde han llegado justo poco antes de la hora de cierre.

Joan Manel Monfort ha explicado que “poco después de nuestra llegada, hemos asistido a una ‘batalla naval’ entre navíos corsarios. Ha sido un gran espectáculo que ha congregado a muchos espectadores”.

La iniciativa era completamente ajena al ‘desembarco’ de los seis patinistas en las costas galas.

Playa de la escuela de vela que se encuentra dentro del Puerto de Canet de Rosselló donde esta noche dormirán los seis patines que realizan la travesía.

EN VISPERAS DE LA ‘MEGA-ETAPA’

Si la etapa de hoy ha resultado maratoniana con la encalmada, el percance sufrido por Daniel Romaní con la tapa de su flotador-almacén, y el vuelco de Andreu Pérez, la de mañana lo será por distancia.

Según ha adelantado David Gracia, el ‘guia-avanzadilla’ de la travesía, “la etapa de mañana es el doble de larga que la de hoy”. Eso supondría unas 40 millas.

Los expedicionarios deberán cubrir en la cuarta etapa la distancia que hay entre Canet de Rosselló y el Cabo de Agde.

Los sis expedicionarios celebraron ayer en Portbou la culminación de la Volta a Catalunya en patín a vela de Daniel Romaní. El periodista y escritor (el primero por la izquierda) inició su singladura catalana el año pasado desde el Delta del Ebro y la concluyó en Cadaqués.


No hay comentarios

Añade el tuyo