Quantcast

Patin a Vela

45 patrones nos revelan el origen del nombre de su embarcación

Nombres de patín a vela: el yo más íntimo del patinista

Leviathan-Jose_aznar-bis

José Aznar bautizó su patín con el nombre de Leviathan siguiendo el consejo de su padre, pues cuando a los doce años empezó a navegar en patín sénior, la embarcación asemejaba un "monstruo" para un niño.

(27-6-2018). El nombre del patín a menudo se convierte en el sobrenombre de su patrón. Hemos preguntado a los patinistas qué les llevo a escoger la denominación que pusieron a su embarcación.

Homenajes a seres queridos, vocablos marineros, referencias a mitos o dioses o a personajes de cómic, sobrenombres de infancia… Los nombres de patín a vela dejan entrever a menudo el yo más íntimo de su patrón o patrona en virtud de la denominación escogida. Todos sabemos que ese nombre se convertirá en el ‘alias’ por el cual nos llamarán o se referirán a nosotros cuando alguien no conozca nuestro propio nombre.

Habitualmente, el nombre de una embarcación acaba siendo algo tan arraigado que, aunque se cambie de patín, el nuevo vuelve a portar el mismo nombre. Años atrás, algunos patinistas numeraban a sus patines como si fueran ‘monarcas’, era el caso del ‘Dina’ del campeón José Campillo, que llegó a desarrollar toda una ‘saga’ con sus ‘Dina I’, ‘Dina II’, ‘Dina III’…

‘REENCARNACIONES’ DE UN ESPIRITU

Hoy, en cambio, no acostumbra a utilizarse este sistema y los nuevos ‘Xangó’, ‘Koki’ o ‘Ge Eme’, por ejemplo, llevan el nombre de sus predecesores sin numeración alguna, talmente como si fueran ‘reencarnaciones’ del mismo espíritu.

A continuación, os ofrecemos el origen del nombre de un total de 45 patines, cuyos patrones han querido compartir esa decisión.

AICUL / Ángel Miranda. CAND Chipiona

Responde al nombre de mi hija al revés: Lucia.

AL NAIR / Lourdes Azón. Club Nautic el Masnou

Es el nombre de la estrella que utilizan los navegantes para orientarse hacia el sur. Su nombre significa brillante. Una buena Estrella ‘Guia’ del sur. Me lo sugirió una amiga argentina y me gustó.

AL VENT / Pepin Mosquera. Club Náutico Sitges

Mi mujer y yo somos muy fans del cantautor Raimon. Y como ese es el título de una de sus canciones más emblemáticas, opte por ponérselo a mi patín.

ANA / Joaquim Borras. Club Náutico Cabrera de Mar

El mío se llama Ana, el nombre de la persona que más quiero, mi mujer.

ALEXANDRA / Göran Nyman. Club Natación Badalona

Le puse Alexandra a mi patín porque es el nombre de mi hija.

BANDARRA / Guillermo Cañardo. Club Vela Platja Llarga

Fue una sugerencia de la familia. Por qué sería? Ja ja ja!

BETO / Lluís Albert Bonals. Club Náutico Sitges

Me llamo Luis Alberto porque nací en Buenos Aires (Argentina) y allí se utilizan mucho los nombres compuestos … A mi no es que me maraville esa costumbre…. y menos Luis. De todos modos, como en Argentina se llama Beto a los Albertos, decidí llamar a mi patin Beto y, al final, todo el mundo me llama Beto… que me gusta más que Luis. Es corto y suena bien.

BLUMARIN / Miquel Delclos. Club Nàutic Cabrera de Mar

Es un nombre escogido por mi mujer cuando ‘me dio permiso’ para comprarme el patín que tengo ahora. Responde a la combinación del azul y el mar.

CAGANIU / Oriol Carrasco. Club Nautic Sant Pol de Mar

Llame a mi patín así porque en casa soy el pequeño y me llaman así y me pareció un buen nombre.

CAPUCUA / Xavier Carrasco. Club Nàutic Sant Pol de Mar

El primer patín de mi padre fue, por casualidad, un número ‘capicúa’ (393) que es el número que hoy lleva mi hijo, Oriol. Ese fue el motivo por el cual escogí ese nombre para mi patín. El siguiente patín de mi padre fue el 959 que yo empecé a ‘robarle’ para hacer las primeras regatas. Ese número 959 es el numero de vela que yo llevo. El tercer patín de mi padre también fue capicúa (1661). A partir de ahí, ya adopte el nombre de capicúa como nombre de los siguientes patines, fuesen o no capicúa.

COCU LOCU / Jorge Prat. Club Náutico Sitges

Expo lisboa, 1998. La Adipav y patinistas catalanes fueron oficialmente invitados a realizar una regata por el tajo, la Regata dos Pontes. Yo era un nuevo patinista que había empezado hacía poco en el Club Náutico Sitges. Joan Comajuncosa, entonces presidente de la citada asociación, me invitó a ir en calidad de no regatista pues sabía que mi editorial era la editora del libro de Guido Depoorter, y yo accedí encantado. Justo en esas fechas había encargado mi primer patín nuevo a Ramón Huertas, que lo estaba acabando y me preguntó el nombre del barco. En la entrega final de premios se montó un cachondeo bestial: nos descojonábamos del speaaker anunciando las victorias de un crucero portugués que lo ganaba todo en su clase: Coco Loco (lo pronunciaba en portugués: Cocu Locu). Y entre copa y copa, los regatistas y Huertas le pusieron el nombre a mi barco!

Guardo grandes recuerdos de aquellos días, en los que conocí a muchos primeros espadas y guardo gran amistad con algunos como Albert Batlleriá, entre otros.

COMEBACK / Jordi Maré. Club Náutico Sitges

Durante mi juventud llamé a mis patines Freedom, All i Roda y Lluna Negra. Cuando volví a navegar en patín a vela, tras 23 años en el ‘dique seco’, pensé que la idea más potente en aquel momento era la del retorno. Busqué opciones en varias lenguas y la versión en inglés fue la que me pareció más atractiva.

CORTO MALTÉS / Carlos García Mota. Club Marítimo Torredembarra

Por el año 1977 cayó en mis manos un cómic de este personaje. Estudiaba BUP. Me entusiasmó y despertó en mi un gran amor por el cómic.

CUNILLETDEVELLUT / Jordi Cunill. Club Natación Badalona

‘Cunilletdevellut’ es uno de los múltiples sobrenombres que me pusieron cuando eran joven. Muchos de ellos no eran adecuados para un patín pero éste sí. Descarté ‘Burricane’, nombre del patín de mi padre, y ‘Cucamiau’, una expresión típica de mi abuelo, aunque no descarto recuperarlos algún día…

DIMONI / Miquel Estruch. Club Natación Badalona

Aunque ahora no tengo patín, los que he tenido siempre se han llamado Dimoni. Tanto es así que muchos patinistas me conocen más por el nombre del patín que por mi propio nombre. Escogí ese nombre por tres razones. Por un lado, por la tradición badalonense de la quema del demonio que se celebra con motivo de la fiesta patronal de San Anastasio y por el hecho de que la figura del demonio se ha convertido en un icono representativo de la identidad badalonense. La otra razón es porque, ya desde muy pequeño, en mi casa y en el entorno familiar me decían que era “como un demonio”. La tercera razón es una pura provocación. El demonio es una figura tabú para los pescadores de Badalona. Tanto es así que ni tan siquiera pueden pronunciar su nombre (de ahí la razón de su quema cada año). Ponerle el nombre de Dimoni a una embarcación es algo impensable para un pescador badalonense. Eso, para mi, fue tan tentador que no me pude resistir. Ja ja ja!

Xavi Roca explica que “cuando me reenganché a navegar después de una larga etapa en el Caribe, escogí el color rojo para mi nuevo patín por razones de seguridad. Pues de aquí viene el nombre de mi patín, ya que el Orisha Shangó se corresponde con el color rojo”.

DOFINER / Jaume Marti. Club Pati Vela Barcelona

El nombre se lo puso mi hija cuando tenía tres añitos al ver el logo de la Adipav. Y yo voy cambiando el patín pero no el nombre.

DRAKE / Josep Font. Club Natación Badalona

Se llama Drake, en honor al corsario ingles. Creo que en una flota de autenticos piratas, ser un corsario tiene un toque de dignidad.

EL CAPITÁN DE LAS SARDINAS / Edu Sanchez. Base Sant Salvador

Mi patin se llama “el capitan de las sardinas”. Llevo un logo muy original. Es una marca de ropa.

ENDIMARI / Oriol Pascual. Club Nàutic de Sitges

Es una palabra autóctona de la comarca del Garraf y que designa un trasto inútil. El origen de la palabra es desconocido pero, curiosamente, es casi un acrónimo de mar adentro que es donde van a parar los trastos viejos.

FRITZ / Federico Delclos. Pati Catala Calafell

“Fritz” es Fede la abreviación de Federico en alemán. Mi madre es alemana y asi me llaman mis más íntimos.

GAROINA / Jan Esteba. Club Nautic Tamariu

El nombre escogido procede de la denominación que se da a los erizos de mar en la Costa Brava. Como de pequeño, yo tenia el pelo puntiagudo com un erizo mi abuelo me llamaba ‘garoina’. Por ello mi patín se llama así.

GEKO 2.0 / Marcel Soler. Club Náutico El Masnou

Cuando me regalon el primer patín que tuve, éste llevaba el nombre de Geko. Ignoro si dicho nombre procede de una especie de lagarto de las islas o responde al de un animal mitológico que se describe como un león con alas. El nombre me gustó y no quise cambiarlo en aquel primer barco por aquello de la mala suerte que dicen que lleva cambiarle el nombre a un barco. Posteriormente, cuando ya tuve el patín actual quise modernizarlo y decidí añadir, recurriendo al símil de las nuevas tecnologías, lo del 2.0. Pero sobre todo, la imagen que tengo de Geko es la del león con alas. Cuando navegas con 15 nudos sobre un solo flotador, el patín tiene la potencia de un león y la fuerza de una majestuosa ave.

GE EME / Tony García. Club Nautic Tamariu

Era el nombre del patín de mi padre. Lo escogió porque la GE correspondía a la primera letra de su apellido (Garcia) y la EME a la primera letra del apellido de mi madre (Mercadal). En mi caso, la segunda parte del nombre ahora procede del apellido de mi mujer que también empieza por EME (se apellida Maristany).

HABIBET / Gregori Contreras. Club Natación Badalona

El nombre de mi patín es una palabra árabe que significa ‘amada’.

HENRY / Gabriel Abelló. Club Maritim de Altafulla

Mi patín se llama Henry como homenaje a mi cuñado y amigo que falleció hace tiempo.

JORDIET / Jordi Sabater. Club Vela Sant Antoni

Guido Depoorter me llamaba, en broma, Jordiet cuando yo era pequeño y provocó que todo el mundo me llamara así.

KAMACU / Jaume Borras. club Vela Sant Antoni

Como soy un barcelonés que navega en un club de Girona mi mujer me propuso ese nombre para el patín, me hizo gracia y se lo puse a mi patin.

KOKI / Joaquím Roig. Club Natación Balona

El nombre de mi barco es Koki. A mi de joven ya me llamaban por este nombre y decidí ponerlo en la embarcacion.

LEVIATHAN José Aznar. club Marítim Torredembarra

‘Leviathan’ es un monstruo marino apocalíptico (https://es.m.wikipedia.org/wiki/Leviatán). La propuesta del nombre la hizo mi padre cuando hice el cambio de la clase optimist directamente a la clase patín (senior) por la sensación de barco muy grande para un niño de 12 años.

El primer barco (1195) se llamó Leviatán. Más tarde lo convertí en el nombre anglosajón al añadirle la ‘th’ (Leviathan).

LLUCIFER / Joan Lluís Royo. Club Náutico Sitges

Es el nombre del jefe de los diablos en Sitges.

MARESALIS / Joan Carles Libori. Club Nautic El Masnou

Quiere decir sal de mar en latín. Dos temas muy mediterráneos. El salitre de nuestro mar y el latín como una de las lenguas fundadoras de nuestra cultura.

MENAKI / Toni Soriano. Club Náutico Cabrera de Mar

El nombre procede de una derivación de la expresión ‘ven aquí’ que acabó convirtiéndose en Menaki’.

MERCÈ / Pere Bertran. Patí català Calafell.

Es el nombre de mi mujer. El esfuerzo económico es compartido pero soy yo el que navego.

MILÚ / Albert Batlleriá. Club Natación Badalona

Cuando me compré mi primer patín, me llamó el fabricante (por aquel entonces Antonio Soler) y me dijo que el barco ya estaba acabado y que si lo quería para el día siguiente, debía decirle en aquel preciso instante el nombre que quería ponerle. En aquel momento, yo estaba leyendo un cómic de Tintin y opté por decirle que le pusiera Milú. Fue una decisión muy rápida.

MIMARAL / Jordi Rascado. Pati Catala Calafell

Corresponde a la primera sílaba de los nombres de mi familia: Miriam, Martí y Albert.

MOOD INDIGO / Carles Gilberga. Club de vela Pati Català Palomares

Lo escogí para un patìn azul y porque el patín cuando navega al ritmo del tema de ellington es muy elegante. Ahora mi patin es blanco pero el nombre es el mismo.

ONASWING / Jordi Padrell. Club Vela Platja llarga

Compré el barco de segunda mano y éste ya portava el nombre Onaswing. Reconozco que me gustaron tanto el patín como su nombre y que los dos factores incidieron en mi decisión de compra. Por una analogía musical, el nombre evoca todo el divertimento del ‘hot jazz’; en las olas está el tempo y el patín es la banda. Cuando afinas los elementos, el ritmo propulsivo es brutal e imparable.

PAJARITU / Jordi Obach. Club Marítim Cubelles

El nombre de mi patín es Pajaritu. El nombre se debe a que de pequeño, en mi Club, cuando navegaba en Optimist me llamaban Pajaritu porque empecé muy pequeño y era muy delgado y poquita cosa. En el club se me quedo ese sobrenombre.

Con el tiempo, también elegí el mismo color para todos mis patines el color verde chillón (RAL nº 6018). Durante mi etapa de pertenencia a diferentes Juntas del Club también lo convertí en el color corporativo de la Escuela de Vela que todavía perdura en la actualidad ya que es un color muy visible en el mar.

PERSIFAL / Florenci Almunia. Club Náutico Sitges

En realidad, mi patin se llama: “Persifal…” Y trataba de ser un mensaje que pudiera despistar. Por un lado, mis dos hijas hacían ópera y Parsifal es un personaje con unas cualidades relevantes. Todo el mundo pensaba que el nombre de mi patín respondía a eso, pero había un error: tomaban ‘Persifal’ por ‘Parsifal’.

En realidad, era un mensaje a mis amigos que conocían mi usuario de e-mail que era: FAL. Florencio Almunia. Y el mensaje era: “Per si fal…”, un mensaje que pretendía constatar un ánimo de diversión, de relajación de disfrute, todo en positivo, todo aventura. El nombre en definitiva de Persifal es como la vida misma, un intentar hacer coincidir en una frase lo que la vida piensa que somos según quién te mira. Y cuál es la verdad? Pienso que la de cada uno y debemos ser coherentes con esa verdad. Y mi verdad es mi patín, es Persifal que quiere ser feliz.

POTABLAVA / Jan Mateos. Club Marítim El Prat

Es el nombre que nos otorgan a los ciudadanos de El Prat por la denominación que tiene nuestra reconocida especie autóctona de pollos.

SYRAH / Ferran Santaularia. Club Vela Sant Antoni

Mi patín se llama Syrah (3024). Igual que este fantástico tipo de uva me ha acompañado en grandes momentos, el patín ha sido parte y origen de muchos otros. Y qué mejor que unir dos grandes sensaciones como éstas en un conjunto de complicidad e intensidad!

TAMARIU / Jordi Bahr. Club Nautic Tamariu

El nombre de mi patín es Tamariu, un pueblo de pescadores de la Costa Brava, con veraneantes, de ambiente familiar y de carácter sencillo.

TEIRENA / Pepe Sanchez-Runde. Club Pati Vela Barcelona

El nombre procede de la abreviatura de los nombres de mi mujer y mi hija: Teresa e Irena

TREMENDU / Joan Riba. Club Náutico Sitges

Este nombre es el apodo que tenía cuando era soltero.

XANGÓ/ Xavi Roca. Club de Mar Sitges

Shangó (o Changó) es el nombre de un orisha, divinidad de la religión Yoruba en Africa. No es que yo sea religioso, pero mi paso por Cuba me permitió conocer el Sincretismo que es la evolución del Yoruba en su choque con el Cristianismo a raiz del movimiento de esclavos africanos hacia las colonias del Nuevo Mundo. El Sincretismo todavía se practica en Cuba, y dentro de su rica liturgia existe un código de colores que se asocia a cada orisha.

Cuando me reenganché a navegar después de una larga etapa en el Caribe, escogí el color rojo para mi nuevo patín por razones de seguridad. Pues de aquí viene el nombre de mi patín, ya que el Orisha Shangó se corresponde con el color rojo. Finalmente, catalanicé su ortografia con la “X”, de “XANGÓ”.

Esta divinidad se asocia al dios de la guerra, luchador, sanguinario, y algo de mujeriego. Pero esta asociación no dejaría de ser una coincidencia si la hubiere.

 

Si deseas que incorporemos en este reportaje el nombre de tu patín a vela y la razón por la que lo escogiste, mándanos un mail a: jmare@cmdsport.com y en el apartado de Asunto escribe ‘Nombres Patín’.


Hay 1 comentario

Añade el tuyo

Publicar un nuevo comentario.