Patin a Vela

Según el campeón de Europa y de España 2018, Oriol Mahiques

Decálogo para optimizar la virada por avante en patín a vela

Virar-x-avante-ok-bis

Al ir hacia le palo para iniciar la virada por avante en patín a vela es importante hacerlo sin precipitaciones para evitar clavar las proas y que, a consecuencia de ello, el barco quede frenado lo cual entorpecerá la virada haciéndola mucho más larga. Observa en la foto cómo Carles Crespo, campeón de España en 2006, evita que las proas de su embarcación se claven. (FOTO: Jordi Cunill)

(27-3-2019). El campeón de la copa de Europa y de España 2018 de patín a vela, Oriol Mahiques, nos expone un decálogo clave para optimizar la virada por avante, que es una de las maniobras mas trascendentes en esta embarcación.

Que el patín a vela sea una embarcación que se gobierna sin timón propicia que las viradas encabecen el elenco de maniobras más decisivas, especialmente en regata. Entre éstas, la virada por avante, es decir, aquella en la que pasamos la proa por delante de la dirección del viento, reviste especial importancia. Como dice el campeón de la copa de Europa y de España 2018 de patín a vela, Oriol Mahiques, “una virada es una inversión de tiempo en la que debemos intentar que ésta tenga el mínimo coste y la máxima rentabilidad”.

Este decálogo sobre la virada por avante del laureado patinista, Oriol Mahiques, ha sido extraído del Clinic que realizó entre octubre y noviembre del año pasado en el club Náutico Sitges.

En aras de optimizar los resultados de la virada por avante en patín a vela, Oriol Mahiques expone su particular decálogo de medidas a tomar.

1 Velocidad y ángulo. Para iniciar la virada necesitamos tener velocidad. Si la iniciamos con el barco sin apenas velocidad, la virada será lenta. En el caso que consideremos necesario ganar velocidad antes de virar, podemos lograrlo dejándonos caer (arribando) un poco.

2 Visualización previa. Es necesario que antes de virar seamos conscientes de cómo realizaremos la maniobra, el momento en el que la haremos y para ello deberemos tener en cuenta el oleaje reinante; en qué zonas del mar está más plano; qué distancia necesitaremos para culminar la virada; si cuando la concluyamos tendremos barcos cerca o no. Por supuesto, en regata, hay momentos en los que la densidad de embarcaciones es más elevada que en otros. Son especialmente densos los momentos de poco después de la salida y cuando estamos a pocos metros de la boya de ceñida (sobre todo en la primera).

3 Tensión de cazado de la escota. Deberemos ir hacia proa con la misma tensión de cazado de la escota todo el rato.

4 Colocación. Una vez situados en la proa del patín, Mahiques recomienda cogerse al palo “y no al obenque, porque es más seguro”. El experto regatista considera “innecesario ir más adelante del palo”. Al ir hacia proa conviene hacerlo rápido pero sin prisas. El objetivo debe ser que el barco se aproe al viento rápidamente pero sin que las proas se claven en el agua pues ello frena la embarcación.

5 Cuando ir hacia popa? Muchas viradas por avante se truncan por la precipitación del patrón en ir hacia popa para acuatelar la vela. En ese sentido, Mahiques subraya que él espera a ir hacia popa cuando la vela ya está a su lado.

6 Cómo vamos hacia popa. Mahiques explica que se dirige hacia popa de cara a la vela empujándola con el brazo extendido y pasando a la otra amura por la segunda bancada (la posterior de la bancada del puente del palo). En su ida hacia popa, Mahiques apoya en ella el antebrazo y, a veces, según reconoce, afloja un poco (levemente) la tensión de la escota “para poder caminar mejor hacia popa”.

7 Acuartelamiento de la vela. Mahiques llega hasta la bancada a partir de la cual empieza la red recoge-escota. Desde allí empuja con la espalda la vela para acuartelar. Destaca que “cuando acuartelamos, el centro vélico debe estar lo más avanzado posible y nosotros lo más hacia atrás”.

8 Cuando dejar pasar la vela. Oriol Mahiques señala que “cuanto más viento haga, antes podrás agacharte para que la vela cambie de lado y cuanto menos viento haga, más paciencia deberás tener”.

Tras haber acuartelado la vela, debes agacharte para dejarla cambiar de amura cuando ves que las proas del patín ya han superado la línea imaginaria que conforma la dirección del viento. (FOTO: Jordi Cunill)

9.- Culminación de la virada. La virada concluye cuando iniciamos la navegación por la otra amura y se reactiva la velocidad.

10.- Comprobaciones. Una vez estamos sentados de nuevo en el barco y éste ya se encuentra navegando deberemos confirmar que el ángulo que forman el bordo previo al de la virada y el nuevo rumbo es de unos 90 grados con lo cual confirmaremos que apenas hemos perdido barlovento. En esa comprobación de que el nuevo rumbo de ceñida es correcto nos serán de gran ayuda los catavientos. En toda virada por avante es importante evitar caídas hacia sotavento. Será en ese momento cuando arreglaremos la tensión de la relinga y/o de la cola de pato (cazándolas o amollandolas levemente) para adecuar completamente la vela al nuevo rumbo.

CONCLUSIONES

Si realizamos las viradas atentos a cada una de las fases expuestas conseguiremos que éstas se conviertan en una maniobra que, en vez de hacernos perder tiempo, barlovento y posiciones se convertira en una maniobra aliada que nos hará más competitivos ante nuestros contrincantes y nos reportará ventajas sobre ellos.

Oriol Mahiques concluye recomendando que en los días que regateamos “conviene hacer unas cuantas viradas antes del inicio del proceso de salida de la manga para ver la dificultad que la maniobra tiene en virtud de las condiciones del oleaje y del viento que hay, saber las acciones a acometer para evitar clavar las proas, comprobar los niveles de tensión de la escota, tomar nota de en qué bordada deberemos compensar más el efecto del oleaje, conocer el esfuerzo que deberemos hacer con el brazo o la espalda en el momento de acuartelar la vela, etc”.


No hay comentarios

Añade el tuyo