Patin a Vela

Campeón de Cataluña de patín a vela sénior 2018 de 1ª categoría

Albert Batlleriá: “No puedes afrontar un campeonato con la presión del ganar sí o sí”

Albert_Batlleria-2-bis

Albert Batlleriá a bordo de su Milú. El padre del Campeón de Cataluña de patín a vela sénior de primera categoría de este 2018 también era patinista y fue quien le introdujo en el patín cuando tenía 13 años comprándole un patín a vela junior. (FOTO: Joan Carles Libori)

(10-5-2018). Albert Batlleriá (Badalona, 1966) es el Campeón de Cataluña de patín a vela sénior 2018. Esta es la primera vez que lo conquista a pesar de haber subido al podio en varias ediciones anteriores. El patrón del Club Natación Badalona se muestra contento de su victoria, si bien subraya que para él “es más importante disfrutar navegando que ganar”.

Albert Batlleriá partía como cuarto favorito a la victoria en vísperas del Campeonato de Cataluña de patín a vela sénior 2018. Por delante suyo habían quedado Peco Mulet, Xavi Roca y Quim Esteba. Sin embargo, sólo Batlleriá y Esteba lograrían clasificarse en el top-3 de la última edición del campeonato celebrada del 28 de abril al 1 de mayo pasados en aguas del Club Náutiuco Cabrera de Mar.

El patrón del Milú se reconoce contento del triunfo conseguido pero subraya que “más que las victorias, lo importante es disfrutar navegando”. Según añade, “ante cualquier regata, tener el objetivo de ganar sí o sí no es un buen pensamiento porque si no vences, no disfrutas”. Batllería considera la victoria como un “valor añadido al disfrute de la navegación” y lamenta ver que “hay bastantes patrones que si no ganan lo pasan mal e, incluso, algunos, si no conquistan triunfos, llegan a dejar el patín”.

Las previsiones antes de las regatas son sólo eso: previsiones y pronósticos. Las cosas, luego, van como van

Albert Batllería reconoce que ya antes del campeonato “y sin tener demasiado en cuenta los vaticinios de las encuestas sobre los favoritos”, se sintió con opciones a la victoria. “Estrené vela, una North Sails, porque la anterior que tenía (de la misma marca) ya se había dado bastante y no me ofrecía el resultado óptimo que quería. A pesar de no haber navegado con ella anteriormente, me sentí seguro ya antes de salir. Además había entrenado bastante… Pero las previsiones antes de las regatas son sólo eso: previsiones y pronósticos. Las cosas, luego, van como van”.

Esta sentencia a buen seguro que es completamente compartida por otros patrones de la talla de Batlleriá. Seguramente, como afirma el capitán de la flota patinista del Club Natación Badalona, patrones como sus, inicialmente principales rivales de este campeonato, como Peco Mulet, Xavi Roca o Quim Esteba, comparten sus palabras cuando asegura que “cada regata es distinta e, incluso, puede afirmarse que, aunque a menudo muchos coincidamos en el campo de regatas, cada vez somos como patrones distintos. No en vano en cada manga juegan una importante incidencia variables como el material, las condiciones meteorológicas, las peculiaridades del campo de regatas, el nivel de entreno con que se llega a la regata… En definitiva, que una cosa es la teoría y la otra los hechos, la realidad”.

Cuando en la segunda prueba pasé la primera ceñida octavo y, al final, concluí el cuarto, detecté que las opciones al triunfo podían ser sólidas

Batllería apunta que la probabilidad de que sus opciones teóricas al triunfo pudieran cumplirse las detectó en la segunda manga del campeonato, “cuando pasé la primera ceñida el octavo y, en cambio, al final, crucé la línea de llegada en cuarta posición, confirmé que mis presagios sobre la velocidad del barco y el buen rendimiento de la vela nueva eran reales”. A esa progresión, y al segundo puesto conquistado en la primera manga, se sumaron los discretos resultados obtenidos por algunos de sus rivales más directos, es decir, Quim Esteba y, muy especialmente, Peco Mulet.

No obstante, al final de aquella jornada aparecieron otros dos rivales que no habían sido citados en las encuestas sobre favoritos y que eran bien conocidos por Batlleriá por ser de su mismo club, es decir, Pau Gratacós y Pere Crespo.

Al afrontar la última manga, como iba a haber descarte, los rivales que debía ‘vigilar’ más eran Pau Gratacós y Xavi Roca

Tras la tercera prueba (celebrada el lunes 30 de abril con unas condiciones de viento y mar muy duras (puntas de 25 nudos y olas de dos metros e, incluso, más), Batllería se sitúo líder provisional de la clasificación del campeonato de primera categoría con ocho puntos. A la zaga le iba Pau Gratacós, con diez.

Al afrontar la cuarta y última prueba, Batlleriá reconoce que “como habría descarte, los patrones que debía ‘vigilar’ más eran Pau Gratacós y Xavi Roca. Aquella última prueba volvió a iniciarla ‘inspirado’. Pasó segundo la primera ceñida, por detrás de Peco Mulet (que acabaría ganando la manga) y vio que Pau Gratacós era el que tenía más cerca. Explica que la estrategia que adoptó fue la de “no dejar a Gratacós hiciera lo que hiciera. Si iba para arriba, yo para arriba y si iba para abajo, yo para abajo”. Los numerosos roles de la prueba exigían el extremar las precauciones pues, precisamente, aquella prueba se caracterizó por notorios cambios en la clasificación de la manga prácticamente en cada una de las tres ceñidas que se realizaron.

Al final, tanto para Batlleriá como para Gratacós el resultado obtenido en aquella última manga (el onceavo y el noveno, respectivamente) fue el peor resultado de su particular campeonato. De todos modos, ambos conservaron los puntos de las pruebas anteriores y el resto de rivales acabaron obteniendo una puntuación superior a la de ellos (ver clasificación).

Este campeonato lo he ganado gracias a la regularidad

Albert Batlleriá sentencia que “este campeonato lo he ganado gracias a la regularidad”. Según añade, “ésta es la primera aliada que te ayuda a alcanzar la victoria”. Esa baza es importante pero otra que Batlleriá subraya es la de “evitar la autopresión”. Al respecto señala que “empiezas a ganar regatas cuando superas la autopresión”. Y añade; “cuando superas eso y, por supuesto, aprendes a ir en cabeza”.

Preguntado sobre qué debe hacerse cuando se va primero de la flota, el patrón del Milú aconseja que “debes fijarte en ti y en tu barco y no obsesionarte con la proa, la velocidad o lo que hace el rival. Debes continuar navegando para ti, evitar ponerte nervioso, sentirte seguro de ti mismo y de tu embarcación. Cuando empiezas a dudar de ti o del barco, empiezas a perder confianza y empiezan los problemas. Debes estar convencido de que vas bien. Y si piensas de este modo, tomarás decisiones más acertadas y fallarás menos”. Para plasmar lo expuesto, Batlleriá recuerda que cuando ganó el Campeonato de España que ganó en el año 2015 en Sant Pol de Mar, “me concentré en llevar bien cazada la vela, en imprimir la máxima velocidad a mi patín, en estar al tanto de lo que hacían mis rivales, pero sin caer en obsesionarme en ellos”.

Me gusta mucho enseñar a otros patinistas y, además aprendo mucho con ello

Albert Batlleriá es un patrón al cual le gusta responder cuando le preguntan otros patrones sobre cómo mejorar su navegación o táctica en regata. Asegura que “me gusta mucho enseñar, disfruto mucho con ello y, además, aprendo mucho porque explicando las cosas, interiorizo procesos y los asumo más y mejor”.

El patrón desmiente, sin embargo, la ‘leyenda’ de que “a los patrones buenos no les gusta explicar o aconsejar a los que empiezan”. Al respecto asegura que “probablemente, el problema que tienen esos patrones que explican poco es que no saben explicarlo y por eso parece que no quieran decir nada o que se guarden para sí sus ‘trucos’”. Batlleriá explica que “siempre me ha gustado saber el por qué de las cosas y, debido a ello, lo analizo todo. Y cuando se saben los por qué de las cosas siempre es más fácil explicarlo y aconsejar”.

Batlleriá demostró, precisamente en el pasado Campeonato de Cataluña de Cabrera de Mar, esta faceta suya como docente de patinistas. El lunes 30 de abril dio un clínic sobre viradas y trasluchadas al cual acudieron numerosos patrones de segunda categoría… y de primera.

Albert Batlleriá dio un clinic sobre viradas y trasluchadas en patín a vela durante el Campeonato de Cataluña celebrado en el club Náutico Cabrera de Mar.

Minuciosamente, el patrón describió los errores que se acostumbran a cometer en ambos tipos de maniobra y, en síntesis, sus principales consejos al respecto fueron “la no precipitación y el sentido común”. En ese sentido, sobre las viradas por avante recomendó no “salir disparado a toda velocidad hacia el palo porque ello provoca que el patín se clave y pierda velocidad” e intentar que la orzada hasta que el barco quede aproada “sea lo más natural y harmónica posible”. En esa misma dirección se expresó al referirse a “cuando nos vamos hacia popa, también a toda velocidad, para acuartelar la vela. Ahí tampoco hay que correr, pues a menudo sucede que vamos hacia popa antes de que el patín esté realmente aproado y, consecuentemente, el acuartelamiento de la vela es tan inútil que acabamos fallando la virada”.

No me siento ‘especialmente favorito’ ante el Campeonato de España

Tras la conquista del Campeonato de Cataluña de primera categoría de patín a vela sénior, Albert Batlleriá dice no sentirse “especialmente favorito” ante el Campeonato de España que se celebrará este año en su enbtidad, el Club Natación Badalona”. Según justifica, “el resultado dependerá de muchos factores, de los rivales. En el campeonato de Cataluña, el primer día varios de los favoritos pincharon y si eso te sucede, luego cuesta mucho remontar”.

De todos modos, más que vencer o no en el Campeonato de España de este año, Batlleriá se muestra convencido de su principal objetivo: “como siempre hago, me plantearé el campeonato con el objetivo de disfrutar navegando, de pasarlo lo mejor posible… y si gano, fantástico, pero no me sentiré más especial ni seré más feliz por ello”.


No hay comentarios

Añade el tuyo