Patin a Vela

A sus 85 años, sigue haciendo regatas cuatro días a la semana

Goran Nyman, el regatista veterano más veterano del patín a vela

Goran_Nyman-en-el-podio-bis

En el último Campeonato de España, celebrado en Badalona, la ciudad de su esposa, Tina, y donde descubrió el patín a vela en el año 1969, Goran Nyman fue reconocido por el alcalde de la localidad, así como por el presidente de la Federación Catalana, Xavier Torres, y la presidenta de la Adipav, Anna Pujol, como el regatista más longevo de la competición. El patinista subió con su trofeo al podio, entusiasmado y agradecido, mientras todos los participantes le aplaudían y vitoreaban.

(3-10-2018). Goran Nyman afirma con orgullo y satisfacción que “soy el regatista más veterano en activo del patín a vela”. Desde que lo descubrió de la mano de los amigos de su esposa, Tina, en el año 1969, y se compró el primero en 1972, no ha dejado de navegar en él. A sus 85 años, sale a regatear cuatro días a la semana.

Goran Nyman (Estocolmo –Suecia-, 1932) cumplirá 86 años el próximo 29 de octubre. El regatista en activo más veterano de la clase asegura que está bien y puntualiza que  ”siempre he estado bien y con buena salud, porque siempre he seguido como filosofía vital la consigna ’muévete’”. Nyman reconoce que no le gusta caminar, “prefiero ir en bicicleta, pero no eléctrica, porque la bici yo la uso para hacer ejercicio físico”. Hoy comparte esa bicicleta con el patín a vela y se muestra satisfecho al subrayar que “navego en patín cuatro días a la semana; los miércoles y los viernes en el Bisc (Forum) de Barcelona, y los sábados y domingos, en el Club Natación Badalona, de donde soy socio desde hace unos cuatro o cinco años”.

Fue precisamente en el Club Natación Badalona donde Goran Nyman dice que descubrió el patín. Fue a raíz de su mujer, Tina, a la cual conoció en unas vacaciones en el mes de mayo de 1969 en Marbella. Según evoca, “fue amor a primera vista, un flechazo”. Y para evidenciarlo precisa: “nos conocimos en mayo en Marbella y en agosto Tina ya vino a vivir conmigo a Suecia”.  

Goran Nyman en el Bisc del Forum la semana pasada. Cuando se instaló en España con su familia, este regatista sueco se hizo socio del Club Náutico Cabrera en el año 1991. Desde hace cuatro o cinco años decidió adscribirse al Club Natación Badalona, una de las entidades más emblemáticas de donde es originaria su esposa, Tina. El regatista entrena dos días a la semana en el Bisc (Forum) de Barcelona, donde tiene un patín, y los fines de semana participa en las regatas que organiza el citado Club Natación Badalona, donde tiene otro patín.

Antes de partir hacia aquellas tierras tan lejanas y tan frías, sin embargo, Tina quiso que su flamante enamorado conociera los escenarios que habían marcado su infancia y juventud. Entre aquellos escenarios estaba el Club Natación Badalona. Allí tenía sus amigos y fue allí donde Nyman vio los primeros patines a vela que veía en su vida. Algún amigo de Tina le animó a probarlo y él no se hizo rogar demasiado. No en vano, Goran Nyman había empezado a navegar a los ocho años con una pequeña embarcación que les compró su padre a él y a su hermano mayor. “Era un pequeño velero con foque y mayor y con él navegamos durante nuestra infancia en la localidad costera donde veraneábamos”. Seguramente, las aventuras vividas en aquel pequeño vergel, propiciaron que, años más tarde, en su juventud, navegara como oficial, durante dos años, en el buque escuela de la marina sueca.

Factura del primer patín que Goran Nyman le compró al constructor Antoni Soler en el año 1972. Por él pago 22.000 pesetas (poco más de 130 euros).

EL PRIMER PATIN

Las navegadas en Badalona con los patines de los amigos de Tina hicieron mella en el ánimo de Goran Nyman. En el año 1972 adquiere el primero. Se lo compra a Antoni Soler, por mediación del tío de su esposa, quien había trabajado anteriormente con el constructor badalonense. Llevaba el número 755 y por él pagó 22.000 pesetas, según atestigua el propio patinista con la factura de aquella operación.

Los primeros escarceos con aquel patín los realizó de la mano de los hijos de Guido Depoorter, Joost y Koen Depoorter. “Decidí varar el patín en el Club Vela Sant Antoni porque era el mejor sitio que tenía en los años setenta cuando veníamos a España y veraneábamos en una casa que teníamos en Playa de Aro”. 

EL SUEÑO EXPORTADOR

Aquel primer patín número 755 acabaría en Suecia. “Me llevé dos patines a mi país con la esperanza de venderlos pero sólo logré vender uno, el 755… Me lo compró mi hermano”. Aquella experiencia fue en diciembre de 1976. Al año siguiente, Goran Nyman y su esposa se instalaron en Reino Unido, donde Nyman, tras pasar página de la primera empresa que creó en 1964 en su Suecia natal, especializada en la venta de material audiovisual para escuelas, en el año 1979 crearía una compañía dedicada al surf (Windsurfers Paradise). Según recuerda, “nos fuimos a Inglaterra con el otro patín a ver si lo vendíamos”. Sin embargo, según reconoce, “no conseguimos venderlo y, tiempo más tarde, tuvimos que regresar con él a España”.

Goran Nyman asume que vender patines por aquellas latitudes es difícil. “El patín es un barco que quiere playa y en Suecia todo son puertos y piedras, algo parecido a lo que sucede en Reino Unido”. Reconoce que aquella operación comercial de los patines fue “una decepción”. 

Veo díficil que se logre exportar el patín a más países

A raíz de aquella experiencia, se muestra pesimista sobre las posibilidades de que el patín pueda cuajar en otros países. “El patín es un barco estupendo, ágil, divertido, fácil y rápido de montar pero tiene algunos inconvenientes como el transporte, el ‘parking’ (varadero), el precio y, sobre todo que debe saberse navegar porque es muy difícil aprender a navegar en patín si antes no se tienen unas nociones mínimas de navegación a vela”. Según analiza a continuación,, “veo difícil que se logre exportar el patín a más países. Debería buscarse un sitio atractivo que tuviera seducción mediática, en el que ya de buenas a primeras hubiera opciones realmente viables de generar un grupo de navegantes y para lograr eso hace falta muuucho dinero. Pero lo indudable es que dejar un patín aquí y otro allí no sirve de nada. Los únicos sitios donde de verdad ha cuajado el patín fuera de Cataluña ha sido en Bélgica pero, incluso, en Andalucía  la flota que hay allí tampoco es demasiado numerosa ni tampoco se ve que crezca demasiado de año en año”.

RUMBO A ESPAÑA

La estancia en Reino Unido duró doce años. “Aunque allí estábamos muy bien, Tina quería regresar a España”, explica Gora Nyman, “y en el año 1989 vinimos a vivir a Barcelona con nuestra hija Alexandra y yo me traje la empresa  Windsurfers Paradise para desarrollar su actividad desde aquí”. Posteriormente, en 1990, la familia se instalaría en Cabrera de Mar, donde Nyman se haría socio del club náutico de dicha localidad.

A pesar de que desde el año 1972 ha navegado en patín a vela, Nyman reconoce que, seguramente por cuestiones profesionales,  “en lo que más he navegado ha sido en windsurf”. También ha navegado en crucero y en una embarcación de once metros de eslora, con mayor y foque (clase M30). Explica que, al final, tuvo que dejar el windsurf.

 Por el aspecto que tienes ahora, parece que el patín sea una especie de ‘elixir de la juventud’…

Navegar en patín es una diversión fantástica. Antes hice mucho windsurf. Lo vivía y lo hacía muy bien. Pero con los años, la postura del windsurf me acabó provocando molestias en los hombros y en los codos.  El patín es más fácil y los movimientos en él son más sanos.

A los patinistas que quieren llegar a mi edad les recomendaría que no dejen de navegar en patín

Muchos patinistas envidian tu forma física. ¿Qué les recomendarías?

(Se ríe). Seguir navegando, que no dejen el patín. Si el cuerpo va bien, la cabeza sigue.

Goran Nyman afirma que “para mi seguir con el patín es lo que me mantiene activo, lo importante”. Esta foto fue tomada durante el último Campeonato de España disputado en el Club Natación Badalona.

Pues hay quien dice que el patín es un barco exigente desde el punto de vista físico…

Bueno, sé que soy mayor pero aún tengo buena capacidad física y creo que la única manera de seguir manteniéndola es seguir, no parar. Para mi seguir con el patín es lo que me mantiene activo, lo importante.

Lo primero ahora es la seguridad

Por dos veces consecutivas estuviste a punto de pasar a primera categoría…

Sí, fue en los años 2013 y 2014. Quedé cuarto empatado con el tercero en las dos ocasiones.

Pasar a primera categoría ¿sigue siendo tu sueño?

Era un gran sueño. Pero desde el año 2014 estoy ‘bajando’. Sin duda en 2013 y 2014 fue cuando estuve más cerca. Ahora no soy tan ágil. Mis viradas y maniobras son más lentas… y acepto la situación. Ahora, mi reto en las regatas es llegar, no volcar. Ya no es ganar. Lo primero ahora es la seguridad. 

Me consta que, de vez en cuando, algunos compañeros del Bisc de Barcelona te han dicho que era mejor que no salieras, que las condiciones estaban muy duras para ti. ¿Te enoja que te digan eso?

No, no me enfado. Estoy muy contento de que estén por mí. Reconozco que estoy entre los más débiles. No me puedo comparar con Xavi Roca, o con Chemari Ferrer, o con Tato Llobet. Cuando sopla mucho y estoy en el agua, mi reto es dar la vuelta y volver a tierra. Como decía antes, ahora lo primero es la seguridad.

En cambio en las ventolinas te defiendes muy bien…

Sí, con ventolinas voy bien. Ya lo he dicho antes, como el cuerpo está bien, la cabeza sigue.

Me veo mayor y sé que pronto seré viejo pero intento retrasar al máximo ese momento

¿Te has planteado qué quieres ser de mayor?

(Piensa) Tengo un problema: no lo sé. Me veo mayor y sé que pronto seré viejo y ese es un momento que estoy intentando retrasar al máximo… Temo los años en que no pueda navegar

Durante todos esos años, ¿has tenido algún ídolo patinista?

No, no tengo ningún ídolo. Hay muchos que son muy buenos y me gusta llevarme bien con todos. 

¿Te has puesto alguna fecha tope para continuar en el patín?

Seguiré en el patín hasta que pueda. Ahora voy ya para los 86 años. Apunto a los 90… Pero reconozco que lo veo un poco justito.


Hay 4 comentarios

Añade el tuyo

Responder a Jordi Cancelar respuesta