Patin a Vela

Vencedor en la categoría B el pasado fin de semana en Sevilla

Ignacio Muñoz, la revelación de la Copa de Andalucía 2018

Ignacio_Muñoz-Copa-Andalucía-2018-3-BIS

PISTACHO EN ACCIÓN. Ignacio Muñoz, conocido en Andalucía con el sobrenombre de 'Pistacho', y que navega por los colores del Club Náutico Puerto Sherry, ha hecho la Copa de Andalucía 2018 con un patín cuyo primer propietario fue Ramón Calero (numero 2420). El palo, soldado, se lo prestó Alfonso Merello y la vela era de la marca Climent. Esta vela la estreno a mediados de junio pasado en el Campeonato de Andalucía donde quedó tercero de la categoría B. (FOTO: JOSÉ LUÍS SAMALEA)

(24-10-2018). Ignacio Muñoz ha sido el vencedor de la Copa de Andalucía 2018 de patín a vela sénior de categoría B. El patinista del Club Náutico Puerto Sherry fue el ganador de su categoría en las dos únicas pruebas disputadas y concluidas durante dicha competición. Su historia con el patín parte de un ‘flechazo’ hace diez años.

Ignacio Muñoz (Sevilla, 1982) confiesa que la primera vez que vio un patin a vela en la playa le pareció “un barco muy poco regatero”. Sin embargo, hoy reconoce que es “como un pura sangre”. Entre aquella primera visión y la actual median algo más de diez años.

Ignacio Muñoz trabaja desde hace un año como gerente del Club Náutico Puerto Sherry. Asegura que “con este trabajo me ha tocado la lotería porque trabajo en lo que me gusta y estoy muy contento con el club, la junta directiva y con el ente Puerto Sherry”.

Porque, de hecho, el verdadero descubrimiento del patín a vela, (“la primera vez que navegué en uno”), según evoca Muñoz, fue en el año 2008 con motivo de un curso que impartieron Rafael Ruíz y Luís Alfonso Pérez Nogués. “Para aquel curso, me dejó su patín Jaime de Lacalle, un amigo al que le debo que el patín se me ‘metiera en la sangre’”. A ciencia cierta se le debió meter muy adentro porque, tras aquel curso de iniciación, recuerda que se prometió que “me compraría uno cuando tuviera dinero”.

La disponibilidad económica tardó en llegar. Sin embargo, el gusanillo patinista siguió creciendo en su interior y, lejos de intentar apaciguar su ‘atracción fatal’, Muñoz asegura que “me he pasado los últimos diez años siguiendo la evolución de las regatas de patín a vela a través de la web de la Asociación Andaluza de Patines a Vela (Sapav)”.

CON UN ANTIGUO PATIN DE RAMON CALERO

En diciembre del año pasado llegó finalmente el momento en el que este patinista en gestación consiguió el dinero para adquirir  un patín. “Se lo compré a mi compañero de club, Manuel Rascón. Lleva el número 2420 y su primer propietario fue Ramón Calero”. 

Con aquel patín de más de veinte años Muñoz empezó a entrenar y la primera regata que hizo fue la última prueba de la Liga Andaluza 2017-2018. Vio que tenía cosas a mejorar (“muchas”) pero no se amedrentó y decidió participar en el Campeonato de Andalucía celebrado a mediados del pasado mes de junio en el CAND Chipiona. “Aquel campeonato fue mi primera regata realmente oficial”, precisa.

La vencedora de la categoría B en aquel Campeonato de Andalucia fue Susana Pérez. Ignacio Muñoz, pese a sus pocas horas de vuelo, cosechó un notorio tercer puesto en dicha categoría. Aquello enardeció aún más si cabe su ‘fiebre patinista’ y siguió entrenando y entrenando durante el verano con la vista fijada en la Copa de Andalucía que se disputó el pasado fin de semana en el Club Náutico Sevilla. 

Me gusta navegar colgado y sintiendo las rachas potentes en la cara

La primera jornada de la Copa se desarrolló con las condiciones que, según dice, “me gustan más”. Y es que Muñoz reconoce que le gusta “navegar colgado y sintiendo las rachas potentes en la cara”. El patinista tuvo tiempo para gozar de eso. La primera prueba se disputó con 18 nudos y puntas de veinte, mientras que la segunda fue con un viento de 14 nudos y rachas de 18. Sus resultados en la clasificación absoluta fueron un sexto (en la primera) y un octavo (en la segunda). En ambas fue el primer clasificado de la categoría B.

Al día siguiente, el viento se hizo esperar mucho y cuando, finalmente, apareció lo hizo con un levante muy débil. A pesar de la mini ventolina imperante, Ignacio Muñoz fue uno de los únicos cinco patrones que lograron superar la baliza de la primera ceñida y lo hizo en tercera posición oyendo como desde atrás, Ramón Calero (que acabaría ganando la Copa) le gritaba “Pistacho, cabrón, no ciñas tanto que matas el barco!”. Y Muñoz comenta “no entiendo por qué me dijo eso Calero si él ceñía todavía más”.

Aquella prueba de la segunda jornada de la Copa (domingo) no concluyó pues el viento cayó completamente y el comité decidió suspenderla y dar por concluida la Copa.

Gracias al sexto y al octavo conseguidos el primer día, Ignacio Muñoz logró un meritorio sexto de la general y la victoria en su categoría en la Copa de Andalucía de este 2018.

Desde CMDsport se le consideró el patinista ‘revelación’ de aquel trofeo. Y no es para menos. En menos de un año, Muñoz ha conseguido pasar de ser un completo anónimo en la clase patinista andaluza, a fotografiarse en la entrega de premios con sus antiguos maestros, Rafael Ruíz y Luís Alfonso Pérez Nogués, amén de haber dejado a su popa en la inconclusa tercera manga a Ramón Calero, vencedor de la Copa de este 2018 y, asimismo, poseedor del título de ‘récordman de este trofeo con quince ediciones victoriosas acumuladas.

Sin embargo, Ignacio Muñoz no empezó a navegar hace ‘cuatro días’. De pequeño se inició con su hermano José María navegando en cadette. 

MIEMBRO DE LA TRIPULACION DEL HISPANIA

Posteriormente, pasó a navegar en el crucero de su padre y, actualmente, forma parte de la tripulación de veinte hombres del barco de época, Hispania, ocupando el cargo de ‘trinqueta’ (“este es mi primer año con ese cometido; antes había sido número 2”).

El Hispania es un barco de época (lo hizo construir el rey Alfonso XIII en el año 1909 en los astilleros Karpad de Pasajes y, actualmente, tras muchos avatares que prácticamente llegaron a dejarlo inservible, es propiedad de la Fundación Isla Bustiana. La embarcación forma parte de la prestigiosa clase 15 Metros Internacional y este 2018 ha ganado la prestigiosa regata Les Voiles de Saint Tropez.

A continuación te ofrecemos un video del Hispania en acción.

Muñoz, que se siente muy orgulloso de formar parte de la tripulación del Hispania, reconoce que “las sensaciones que experimento navegando con el patín son completamente distintas”. En el Hispania formo parte de una tripulación en la que todo va como un reloj porque cada uno cumple con su función y, en cambio, en el patín, estoy yo solo decidiendo en cada momento lo que voy a hacer y haciéndolo”.

He llegado a pasar la boya 2, es decir, la de la trasluchada, virando por avante y dejándola en el ‘quinto pino’

El problema es cuando sopla mucho y debe trasluchar. “En esos momentos, reconozco que todavía me falta mucho por aprender. He llegado a pasar la boya 2, es decir, la de la trasluchada, virando por avante y dejándola en el ‘quinto pino’. Por eso siempre aprovecho las regatas para ver cómo lo hacen los buenos, dónde se sientan, cómo optimizan las maniobras, etc”. 

Tras ello califica al patín de “indómito” y asegura que “ese carácter todavía provoca que me guste más”.

PRINCIPALES ÍDOLOS

Preguntado por cuáles son sus patinistas ídolos destaca en primer lugar a Jaime de Lacalle “porque a él le debo navegar hoy en patín”.  

También cita a sus primeros maestros (Rafael Ruíz y Luís Alfonso Pérez Nogués) y también refiere a Ramón Calero y a José María Alarcón.

 Además de la sensación de libertad que dice sentir navegando en patín también subraya “el buen rollo que existe en esta clase. Antes de ir a una regata ya sabes que te lo vas a pasar bien porque la gente es estupenda”.

Ignacio Muñoz se reconoce satisfecho por su victoria en la categoría B en esta última Copa de Andalucía. Se muestra confiado en su progresión como regatista en la clase y confiesa estar dispuesto a entrenar “cuanto haga falta” para conseguir un día poder participar en un Campeonato de España y medirme con los grandes”.

A corto plazo, aspira a subir a la categoría A2 y, más adelante, a la A. “Confío que entrenando y comprando, cuando pueda, un barco más nuevo lograré el pase”. De todos modos tampoco se le detecta obsesión ni prisa. Sabe que hay cosas que requieren su tiempo y constancia… Pudo comprobarlo de pequeño cuando en una fiesta del Rocío “se hincó” una bolsa de kilo de pistachos él solito. Ya por entonces se dio cuenta de que cuando se empieza algo con ganas, alcanzar un objetivo básicamente radica en una cuestión de tenacidad. De eso le viene el sobrenombre de ‘Pistacho’. Según reconoce Ignacio Muñoz, se lo puso su amigo Rafael Castro, por aquello de ‘Nacho Pistacho’…


No hay comentarios

Añade el tuyo