Patin a Vela

Salió de Barcelona y ya ha alcanzado Benicassim

Ignasi Sagristá: “en las travesías llena más el viaje que alcanzar el destino”

“Cuando llegue a Denia, veré si voy hacia Ibiza o hasta el Cabo de Gata"

Travesia Barcelona-Denia patin a vela-Ignasi_Sagrista-2-1

Ignasi Sagristá se ha cogido un mes de vacaciones para hacer su travesía. No es hombre movido por récords ni heroicidades. Afirma que alcanzar el destino propuesto no va a hacer más completa su experiencia. Según explica, “navego más o navego menos según el viento que encuentro y escucho mi interior. Y según lo que me pida el cuerpo llegaré donde llegue, o daré la vuelta para regresar”.

(14-6-2018). Ignasi Sagristá, patinista de 44 años del Club Natación Badalona inició el pasado 5 de junio una travesía en solitario con su patín a vela desde Barcelona hacia Denia. Cuando llegue allí, decidirá si enfila hacia Ibiza o prosigue hasta Cabo de Gata.

Ignasi Sagristá se reconoce “parco en palabras y solitario”. Tanto lo uno como lo otro pueden constatarse con sus actitudes y acciones. En estos momentos, este patinista del Club Natación Badalona se encuentra haciendo una travesía en patín a vela, sin acompañantes ni por mar ni por tierra, con el objetivo de llegar hasta Denia y allí decidir si sigue rumbo hacia el sur, hasta el Cabo de Gata o vira mar adentro rumbo a Ibiza.

Sobre una plataforma situada entre la segunda y tercera bancada, el patinista lleva todo su equipaje.

Sagristá que ya acumula dos travesías anteriores de Badalona hasta Tarragona (ida y vuelta), así como otra desde Badalona hasta Palamós (también ida y vuelta), ha acometido esta cuarta travesía suya en patín a vela animado por su íntimo espíritu aventurero y, en cierto modo, impulsado por el reto de hacer la travesía que hicieron de Denia a Ibiza el patinista del Club Náutico Castelldefels, Juan Carlos Campo y un compañero suyo.

Ahora me estoy escuchando para decidir si enfilo hacia Ibiza o prosigo hasta el Cabo de Gata

En este caso, sin embargo, Sagristá se plantea, tras salir navegando desde Barcelona el pasado 5 de junio, alcanzar la citada isla (y regresar a Badalona navegando) en solitario.

Esta entrevista tiene lugar en Benicàssim el atardecer de ayer en un bar, cercano al albergue Juvenil de la localidad donde Sagristá ha decidido hacer noche, dejando su patín en el varadero del club Náutico de Benicàssim.

¿Te ves capaz de llegar hasta Ibiza, a la cual creo que quieres darle la vuelta, y regresar?

Salí con muchas ganas. Se que no es un reto fácil. Hablé con Juan Carlos Campos para que me aconsejara cómo hacerlo y me explicó su aventura hasta allí con un compañero suyo. Los consejos de Campos me parecieron muy interesantes y, en los últimos días, estoy escuchándome para ver si, finalmente, decido ir a la isla o seguir hacia el sur, hasta el Cabo de Gata. En estos momentos, sin embargo, no se qué opción escogeré.

No es un dilema fácil. Lo de Ibiza en patín a vela y, sobre todo sin apoyo alguno, se me antoja casi temerario…

(Sonríe). Tal vez. Por eso lo estoy evaluando tanto. Ya veremos. Me escucharé y decidiré. La soledad no me asusta. Soy de los que siempre viajo solo. Vas donde quieres, cuando quieres, como quieres… pero siempre sin presiones ni auto-presiones.

Saliste de Barcelona el martes, 5 de junio, y hoy, miércoles, 13 de junio, estás en Benicàssim, rumbo a Denia. ¿Que tal ha ido hasta ahora la travesía?

No ha ido mal. Excepto el miércoles 6 de junio que tuve que hacer ‘parada y fonda’ en el club náutico Sitges todo el día a causa del temporal de lluvia que hubo, he ido haciendo etapas de longitud variada. El día que estuve más horas en el agua (siete) fue el jueves que fui desde Sitges hasta Cala Waikiki (cerca de Tarragona) y llegué allí a las 21,20 horas porque hizo muy poco viento.

¿Cuáles han sido las etapas recorridas hasta ahora?

Martes, 5 de junio: Barcelona-Sitges. Miercoles, 6 de junio: no navegué por mal tiempo. Jueves, 7 de junio: Sitges-Cala Waikiki. Viernes, 8 de junio: cala Waikiki-Miami-Playa. Sábado, 9 de junio: Miami playa-Riumar. Domingo, 10 de junio: Riumar -Sant Carles de la Rápita. Lunes, 11 de junio: Sant Carles de la Rápita-Benicarlo. Martes, 12 de junio: Benicarlo-Alcossebre. Miércoles, 13 de junio: Alcossebre-Benicàssim.

¿Éstas teniendo mucho o poco viento?

De todo, aunque habitualmente no demasiado. Hubo un par de días que navegué con 12-15 nudos y disfruté mucho. Habitualmente, he tenido vientos de mitjorn y de garbí. Hoy miércoles he tenido un poniente bastante intenso y como la previsión era de que crecería, he salido a las nueve de la mañana de Alcossebre y hacia las doce ya estaba en Benicàssim.

Utilizo una pala-timón de tres metros que me construyó Rafel Figuerola

Tengo entendido que navegas con ‘timon’…

(Ríe). Efectivamente. Llevo una pala-timón de unos tres metros que me hizo Rafel Figuerola. Parece que en los inicios del patín se utilizaba una pala-timón de este tipo para lograr una gobernabilidad más sencilla y confortable.

Ignasi Sagristá lleva una pala-remo para gobernar más confortablemente su patín en los vientos portantes.

¿La usas mucho?

En ceñida, nada. La uso con los vientos abiertos (través, largo y empopada). Es muy cómoda. Te evitas tener que moverte por el patín hacia proa y hacia popa y no necesitas poner los pies en el agua. Pienso que esta pala-timón ha sido decisiva, sobre todo para poder compensar con ella la tendencia a orzar que muestra permanentemente el patín en los rumbos portantes a causa del equipaje que llevo sobre una plataforma que me ha prestado un compañero del club y que he colocado entre la segunda y tercera bancada.

Patín con timón! No sé que opinaran los ‘puristas’!

Para mi es una ayuda. En travesías es muy eficaz, sobretodo si solo se sumerge media pala, porque si intentas sumergirla toda cerca de la popa del patín, ofrece mucha resistencia y se corre el peligro de partirla.

¡Que dices!

Estuve a punto de que eso me sucediera en la etapa entre Riumar y Sant Carles de la Rapita. De repente oí un ‘crec’ y cuando llegué a tierra vi que se había debilitado. Suerte que al día siguiente, conseguí que en un taller me hicieran un tubo de acero inoxidable que coloque en la parte más sensible de la caña y que ahora refuerza esa zona. Ese incidente me sirvió para confirmar que la pala-timón debe ir lo más alejada de popa posible y sumergir sólo la mitad de la pala y no entera.

¿Dónde duermes?

Llevo una tienda de campaña individual. En Riumar me fue fatal. Amanecí empapado dentro de la tienda. No fue una experiencia buena. Me levante tan rebotado y de mal humor que, a punto estuve de mandar la travesía al garete. Suerte que luego, una vez superado el enojo, cuando reemprendí la travesía y me vi en el delta del Ebro acompañado por un sinfín de aves preciosas que venían a pescar junto a mi patín se me pasaron todos los males. Aquel momento fue fantástico y me ayudó a relativizar la mala noche anterior. Luego, el pasado martes, dormí al raso, en la playa de Benicarló. Me despertó la pareja de la Guardia Civil. Me preguntaron que hacía allí, se miraron el patín, comprobaron con su central si era un ‘maleante’ o un ‘huido’ y tras confirmar que, ni lo uno ni lo otro se marcharon por donde habían venido.

Cuando llevas varios días navegando sobre el patín, se agradece muchísimo una cama

Varias noches sin embargo, he optado por dormir en hostales y esta noche que estoy en Benicàssim duermo en el albergue. Doy ‘fe’ que , cuando se llevan varios días de travesía sobre el patín, se agradece muchísimo una cama.

Hablabas antes de que el equipaje que llevas pesa bastante y que ello provoca que el patín te tienda a orzar constantemente. ¿Qué llevas?

En las otras travesías llevaba menos cosas y las transportaba en un bidón hermético. Ahora llevo tres sacos de capacidad diversa y completamente estancos que compré en Decathlon. En ellos llevo la tienda de acampada, el saco, una esterilla inflable, ropa, comida liofilizada, barritas energéticas, un hornillo con dos cargas, el teléfono, dinero…

¿Y como elementos de seguridad?

Juan Carlos Campos me ha prestado un reflector de radares y Jordi Mateu unas luces para ponérmela encima. Ah! Y por supuesto el chaleco salvavidas.

¿Navegas con neopreno para resguardarte del frío? No está haciendo mucho calor este junio.

Es cierto. Creo que no me habría venido mal llevar un neopreno. Con las camisetas que llevo y el para-vientos que uso, hubo un día que pase algo de frío. Espero que pronto mejore la temperatura.

Has hecho varias travesías. ¿Te gusta más navegar que hacer regatas?

Son cosas distintas. Pero reconozco que cuando simplemente navego sufro menos. En las regatas no disfruto la navegación porque me entrego a la competición y en toda competición siempre hay presión. Yo soy de los que se exigen resultados y cuando no los logro, no me siento bien.

Tras iniciarte en la vela ligera con láser, aprendiste a navegar en patín a vela en el año 2013 en el Club Natación Badalona. Navegar con sus súper campeones debe optimizar el aprendizaje, ¿no?

Sí, es una suerte y un lujo navegar con gente que sabe tanto y que, además, te aconsejan cuando preguntas o te sugieren mejoras tras haberte visto como lo hacías en regata.

Y para mañana ¿dónde te propones llegar?

Confío superar Castellon, cuyo puerto se ve desde aquí y ya veremos donde logró llegar con el viento que tenga. Mis etapas duran una media de 4-5 horas. No tengo prisa. Llegó donde llego.

Tus vacaciones acaban el próximo 9 de julio. Aunque parezca una fecha lejana, el tiempo pasa…

El paso del tiempo no me agobia en absoluto. En esta travesía pretendo disfrutar navegando, sentirme libre. No me presiona el alcanzar destino. Lo que quiero es gozar haciendo el viaje. Por eso inicié esta travesía.

En su patín a vela, Akal, Ignasi Sagristà,
lleva también un reflector de radares, así como compás. También lleva material para poder arreglar pequeños desperfectos.


No hay comentarios

Añade el tuyo