Patin a Vela

Nuevo proyecto del récordman de las travesías en nuestra embarcación

Ignasi Sagristá se propone llegar hasta Itaca en patín a vela

Inicialmente, tiene previsto partir mañana sábado

Ignasi-Sagrista-a-punto-para-su-travesía-en-patín-a-vela-desde-Sant-Pol-de-Mar-hasta-Itaca-bis

SIN ETAPAS PREFIJADAS. Ignasi Sagristá reconoce que tiene el destino claro pero que para llegar a él con su patín a vela 'Akal' “me dejaré llevar por el viento y por mi estado anímico. No salgo con las etapas prefijadas”. La foto superior fue tomada ayer por la tarde en el varadero del Club Náutico Sant Pol, punto de partida de la travesía, una vez Sagristá izó por primera vez la vela especial que le ha fabricado Fortventboats para realizar este largo periplo.

(17-5-2019). Tras la travesía en patín a vela de Barcelona a Almería del año pasado, Ignasi Sagristá se propone ahora navegar desde Sant Pol de Mar hasta la isla griega de Ítaca. De nuevo, se hace a la mar en solitario, sin presiones de etapas ni distancias definidas, con el espíritu de la aventura, dispuesto a disfrutar más del viaje que de llegar a destino.

“Vitalmente necesitaba un parón laboral”. Así argumenta Ignasi Sagristá el origen de su nuevo y ambicioso proyecto. Hasta ahora había trabajado principalmente como médico de curas paliativas a domicilio,  “un trabajo que absorbe y carga mucho mentalmente”, compaginándolo con las guardias en un centro socio-sanitario. El patrón del ‘Akal’ ha dejado ambas ocupaciones, así como el piso de alquiler de Badalona donde vivía, dispuesto, según dice, “a exprimir este ‘break’ laboral que me he tomado”.

Reconoce que si no le gustara el patín “habría escogido otra fórmula para aprovechar este parón que he decidido hacer. Tal vez habría emprendido el Camino de Santiago o me habría marchado a Sudamérica a hacer un trekking”.

Tras la travesía hasta Almería del año pasado vi que repetiría la experiencia pero yendo mucho más lejos

Sin embargo, a Ignasi Sagristá le gusta el patín a vela y recordó que, tras la travesía que realizó en patín a vela desde Barcelona hasta Almería el año pasado, se quedó “con ganas de más”. Precisamente, ya por aquel entonces apuntó que volvería a repetir la experiencia “pero para ir mucho más lejos”. 

UNAS 4.000 MILLAS. La travesía que se propone realizar Ignasi Sagristá hasta la isla griega de Ítaca constituye la singladura más larga realizada jamás por un patín a vela. Si su periplo entre Barcelona y Almería del año pasado alcanzó las 451 millas, la que ahora se propone hasta Itaca (marcada en rojo en el mapa superior) tiene una envergadura diez veces superior al rebasar las 4.000 millas. Durante la misma, Sagristá atravesará el litoral de hasta ocho países (España, Francia, Italia, Eslovenia, Croacia, Bosnia, Albania y Grecia) y navegará con su ‘Akal’ por cuatro mares (Mediterráneo, Tirreno, Adriático y Jónico).

El nuevo destino que se ha fijado ahora es realmente mucho, mucho, muchísimo más lejano. Nada más y nada menos que el paraíso descrito por Homero en la Odisea, la isla en la que Ulises vivía feliz con su mujer, Penelope, y con su hijo, Telémaco, es decir, Ítaca. 

La isla de Ítaca es una pequeña isla griega del mar Jónico, perteneciente al grupo de las islas Jónicas y que se encuentra al noreste de la isla de Cefalonia. Tiene una superficie de 117,8 km² y cuenta con poco más de 3.600 habitantes.

Sagristá asegura que antes de plantearse ese destino “estuve barajando varias opciones”. Así, explica que “en principio me planteé dar la vuelta al Mediterráneo pero desistí por la duración del viaje, los peligros debidos a países en guerra, los piratas, etc”. También le pasó por la cabeza dar la vuelta a la península ibérica pero reconoce que  “me dio bastante respeto navegar por el océano Atlántico, con lo cual también desestimé ese proyecto”. Luego,  Sagristá llegó a proponerse bajar hasta el estrecho de Gibraltar, cruzar a Marruecos y hace un trozo de la costa del norte de Africa”.

Sin embargo, según concluye, “al final me sedujo más la idea de hacer la costa norte del Mediterráneo, dirección a Croacia, Grecia o, incluso, Turquía”.

Me pareció que marcarme como destino Itaca daría un toque bucólico o romántico a mi travesía

Retomando el destino o el objetivo de llegar a Ítaca, Ignasi Sagristá asegura que “me pareció que marcarme como destino aquella isla daría un toque bucólico o romántico a mi travesía. Ítaca tiene un contenido. Es la isla que relató Homero. Me pareció interesante”.

¿Has leído ‘La Odisea’?

Quiero leerla. No conozco demasiado la historia pero entiendo que su lema principal es que es un camino de vida.

El poeta griego Constantino Kavafis se refirió a Ítaca precisamente en ese sentido que indicas. ¿Tu objetivo principal en este nuevo proyecto es más el propio viaje que alcanzar el destino?

Por supuesto. Lo relevante de esta iniciativa va a ser vivir experiencias, ver sitios nuevos, conocer gente, aprender, crecer.

¿Cuando te marchas?

Mañana sábado, 18 de mayo. Mi intención era marcharme hace unas dos semanas pero se han producido imprevistos que han retrasado la salida.

No voy con un plan cerrado y estoy abierto a lo que me vaya encontrando. No me planteo llegar a Itaca sí o sí

Ítaca está lejos. ¿Tienes prevista alguna fecha de llegada?

Este es un viaje que inicio este mes de mayo, coincidiendo con la teórica llegada del buen tiempo, y mi intención es prolongar la travesía durante los meses de teórico buen tiempo. Me he dado como margen hasta octubre. De todos modos no me he fijado fechas. Durante la travesía pueden pasar cosas. No voy con un plan cerrado y estoy abierto a lo que me vaya encontrando. Igual dentro de dos meses ya estoy harto. Vamos, que no es aquello de llegar sí o sí.

El año pasado navegaste prácticamente seguido durante unos 22 días. En esta ocasión ¿también serás tan ‘disciplinado’?

(Ríe). En el viaje del año pasado acabé bastante matado. Navegaba de 2-3 horas hasta siete horas y apenas descansaba. Este viaje me lo planteo con una duración más larga y no sólo porque el destino final esté más lejos. Pienso navegar menos horas al día; tal vez unas dos o tres horas, aunque no cada día e ir descansando. Me he comprado un colchón inflable más gordo que el que usé en el viaje a Almería y confío que pueda dormir mejor. 

En aquel viaje compaginaste dormir en la playa, con algunas noches en albergues y otras en hoteles. ¿Esta vez tienes previsto lo mismo?

Inicialmente, tengo previsto dormir más en la playa. Por eso lo del colchón.

Un viaje como este no debe ser barato. ¿Has contado con espónsors?

Reconozco que me he movido poco. Sin embargo, he conseguido que el fabricante de velas Fortventboats  me haya facilitado la vela con la que haré la travesía. También he recibido apoyo de la empresa Raventós i Blanc y, finalmente, desde Pativela.cat me han hecho una serie de modificaciones en el barco sin cargo.

¿Qué modificaciones?

Entre la tercera y la cuarta bancada hemos hecho unos agujeros en la cubierta de los dos flotadores para que pueda disponer en el interior de cada uno de ellos de un espacio de almacenaje, sobre todo de comida. Los dos agujeros van tapados con unas tapas redondas que garantizan la estanqueidad de ambos flotadores, como se hace con ciertos patines de fibra. También me he hecho poner unas mordazas en ambos lados del patín para no tener que llevar la escota permanentemente en la mano.

Al volver de Almería hablaste maravillas de la pala-timón que empleaste en aquella travesía. ¿Vuelves a llevártela o te han hecho una nueva?

Aunque es cierto que comenté la posibilidad de hacer otra de un material menos pesado (es de madera y le puse un tubo de refuerzo de hierro en una zona del mismo) no he encontrado materiales alternativos y, al final, he optado por utilizar la misma.

NAVEGANDO CON PALA-TIMÓN. Como ya hizo en su travesía desde Barcelona hasta Almería del año pasado, en su periplo rumbo a Ítaca, Ignasi Sagristá volverá a utilizar la pala-timón que tan buenos resultados y confort le reportó en los vientos abiertos.

Tengo entendido que has creado un blog…

Sí y ya he empezado a escribir en él. De este modo tendré donde escribir mis impresiones, anotar las etapas que haga, poner fotos y ofrecer la posibilidad a quienes quieran seguir mi viaje de que puedan hacerlo consultándolo.

Mucha suerte, Ignasi y, como dice Kavafis en su poema titulado “Ítaca”:

”Si vas a emprender el viaje hacia Itaca, /pide que tu camino sea largo,/ rico en experiencias, en conocimiento./ (…) Pide que tu camino sea largo./ Que numerosas  sean las mañanas de verano/ en que con placer, felizmente/ arribes a bahías nunca vistas…”

 

Sigue la aventura Akal-Itaca de Ignasi Sagristá a través de su blog


No hay comentarios

Añade el tuyo