Patin a Vela

Joan Pedemonte: “soy un ‘promesa’ de 58 años”

Joan_Pedemonte-Club-Pati-Vela-Barcelona-bis

PRIMER ESPADA. Pese a no considerarse como tal, Joan Pedemonte, en el centro, es actualmente el regatista del Club Patí Vela Barcelona que mejores resultados lleva cosechados durante este 2018. En la imagen con compañeros del equipo que participará en el Desafío contra la flota del Club Natación Barcelona que se disputará el fin de semana del 24 y 25 de noviembre.

(31-10-2018). Este 2018 es el año de gloria en la clase patín a vela sénior de Joan Pedemonte. Campeón de Cataluña de segunda categoría, campeón de la Copa Catalana de dicha categoría y tercero de segunda categoría en la Copa de España. Afronta su entrada en primera el próximo año con ilusión y convencido de que “aunque tengo mucho por mejorar, me veo con opciones en la categoría reina”.

Joan Pedemonte (Barcelona, 1960) es el tercero de seis hermanos. Ya desde pequeño, sintió la atracción del mar gracias al Sirocco, un barco de 9 metros de eslora que su padre decidió comprar “porque se aburría en la playa” y que, posteriormente, sería sustituido por otro barco de 14 metros de eslora que el progenitor de Joan Pedemonte se construyó él mismo “para que cupiera toda la familia”. El ‘Tauró’ familiar serviría años después de inspiración para que Joan Pedemonte decidiera poner como nombre a sus patines el de ‘Tintorera’.

Sin embargo, la llegada de Pedemonte al patín a vela fue tardía, pues no se compró el primero hasta los 55 años (en 2015). Antes de eso, había navegado sobre todo en crucero participando en varias ediciones de la Copa del Rey, atravesado el Atlántico tres veces (la primera en 1989) y establecido el récord (a principios de los años 90 y todavía vigente) de la regata de la Ruta de la Sal en poco más de 12 horas, cuando se realizaba desde Barcelona hasta Sant Antoni (Ibiza).

Joan Pedemonte también muestra su satisfacción por la vuelta al mundo realizada, por etapas anuales, durante ocho años con su familia en un catamarán de 18 metros llamado ‘Catana-58’ que según asegura “es un barco muy rápido en vientos portantes”.

El patrón del Tintorera reconoce que cuando se inició en el patín a vela apenas tenía experiencia en regatas de vela ligera. “Hasta entonces, me había limitado a regatas de altura, con muchas travesías y, de vez en cuando algún triángulo. Pero siempre compitiendo con tiempos compensados”. Es por ello que, ahora que navega principalmente en patín, asegura que “con el patín no tienes ese problema de los tiempos compensados y es mucho más divertido navegar en tiempo real”.

Campeón de Cataluña de segunda categoría. Campeón de la Copa Catalana de dicha categoría y tercero en la Copa de España en segunda. ¿Es este 2018 tu gran año?

No. Aunque sea cierto que he ido evolucionando, espero seguir yendo a más. Físicamente estoy en forma y eso es importante en el patín. Me considero un ‘promesa’ de 58 años.

En la reciente Copa Catalana, además de ganar en segunda categoría, lograste quedar en el top-5 de la clasificación asboluta. ¿Te ves ya preparado para afrontar el reto de navegar en primera a partir del próximo 2019?

Sí. Además, es una gran motivación. Pienso que aunque no esté allá arriba al principio, confío en quedar dentro del top-10 en el Campeonato de Cataluña o de España el año que viene. Tengo intención de navegar bastante y que ello me permita leer mejor los campos de regata, optimizar las maniobras, y seguir perfeccionando los detalles de mi patín. Como ingeniero que soy, me gusta innovar y siempre estoy probando cosas en el barco.

En el Club Patí Vela Barcelona he podido constatar que si no navegas, no mejoras

¿En qué medida tu adscripción al Club Patí Vela Barcelona ha propiciado tu escalada de nivel?

Ha tenido mucha incidencia. Recuerdo que en el otoño de 2015 cuando empecé a navegar en patín, desde el Club Náutico Calafell, que había sido designado organizador del Campeonato de Cataluña del año siguiente, quisieron impulsar la mejora del nivel de los regatistas de la zona para que hiciéramos un papel mínimamente digno en aquel campeonato. Aquellos clinics hicieron que me picara el gusanillo de las regatas. Tras aquel campeonato de cataluña de 2016 que ganaron Quim Esteba en primera categoría, y su hija Nina, en segunda categoría, vi que era prácticamente imposible seguir navegando en invierno en Calafell y, con un amigo, decidimos hacernos socios del Club Patí Vela Barcelona. En ese club he podido comprobar que si no navegas, no mejoras. En el Club Patí Vela Barcelona tenemos la suerte de poder hacer cuatro mangas a la semana, gracias al acuerdo que dicha entidad tiene con el Club Natación Barcelona.

JOAN PEDEMONTE EN ACCION. El patrón del Tintorera sostiene que regatas como las que organiza la Asociación de Vecinos de la Playa de Sant Salvador (El Vendrell) “merecen apoyo porque promocionan la clase patín a vela y la vela en general”.

Este 2018 también has ganado la regata Sant Salvador que se hace con salida desde playa estilo 24 horas de Lemans. ¿Qué opinas de iniciativas de este tipo?

Es una regata que está muy bien. Aunque no sea oficial convoca a mucha gente; no en vano, en la edición de este año tomaron la salida hasta 43 patines. Creo que la Regata que organiza la asociación de vecinos de la playa de Sant Salvador (El vendrell) es un magnífico ejemplo de promoción del patín a vela y de la vela en general. Sin duda, las ‘regatas-costellada’ crean afición. 

¿Te parece que el patín está en auge?

Yo diría que sí. Veo que cada vez hay más gente que entra en la clase. En el Club Patí Vela Barcelona, por ejemplo, hace tres años éramos cuatro gatos y, en cambio, ahora ya casi llegamos al centenar.

¿Qué rivales de segunda categoría te lo han puesto o te lo están poniendo más complicado este 2018?

Yo destacaría a mi compañero de club, Oriol Martí. Navegamos juntos muy a menudo y tiene un nivel que me hace presagiar que si no se gana el pase a primera este año, lo hará el próximo año. También está Marcel Soler, del Club Náutico El Masnou. Es un buen elemento y un gran rival. De todos modos, para mi, todos los patrones, tanto de segunda como de primera, son rivales. Cuando estás en regata, la competición es entre barcos y no entre categorías.

Ahora llevo un híbrido y, tras navegar en uno de madera, cada vez tengo más claro que todo radica en el ‘indio’

He visto que no hace mucho has empezado a navegar con un patín híbrido HTR del astillero  pativela.cat. ¿Qué tal funciona?

El campeonato de Cataluña lo disputé con un barco de madera. Ciertamente, ahora voy con un híbirido y reconozco que me va bastante bien. Lo compré porque es más resistente ante los pequeños toques. A nivel de comportamiento no le veo demasiadas diferencias, a no ser por el sonido que hace al navegar. Suena diferente que los de madera. Con todo, la verdad es que no veo apenas diferencias entre los patines de madera y los híbridos y cada vez tengo más claro que es una cuestión del ‘indio’. En cierto modo, creo que en el patín sucede algo similar a lo que sucede con las motos o la bicicleta. Tanto en el motociclismo como en el ciclismo, el deportista juega un papel más decisivo que la máquina o la bicicleta. Eso es algo que no sucede en la Fórmula-1, en la que un buen piloto si no tiene un coche bueno, no obtiene buenos resultados.

Por lo que dices, al final es cuestión de confiar en el barco con el que navegas…

Por supuesto. Si confías en el barco en el que navegas, ello te hace ir mejor. Cuando empiezas a dudar de él, te desconcentras y empiezan los errores y, en consecuencia, no obtienes buenos resultados.

Es malo pecar de exceso o de carencia en el cazado de la vela

Me han comentado que eres un ‘obseso’ del trimaje’…

Me gusta ir bien trimado. Supongo que por influencia de mi profesión, me gusta mirarme las cosas dos veces y, como decía antes, me gusta mucho innovar y probar cosas.

Por otro lado, me fijo mucho en la presión que ejerce sobre mis manos la escota y siempre intento llevar el punto de cazado más idóneo para cada rumbo y para cada situación de viento y mar. Creo que, junto al trimaje, el cazado resulta crucial para sacar el rendimiento más óptimo de la vela. Es malo pecar de exceso o de falta en esto del cazar la vela.

A finales de este noviembre se ha convocado el Trofeo Geminis-Desafío Club Natación Barcelona versus Club Patí Vela Barcelona. ¿Te atreves a hacer pronósticos?

Es difícil hacerlos. Los patinistas del Club Pati Vela Barcelona hemos mejorado mucho en los últimos tiempos y creo que tenemos opciones. Dependerá de si viene Anna Pujol.

Por lo que expones, parece que consideres a Anna Pujol como la ‘primera espada’ del Club Natación Barcelona. ¿Te sientes tu el ‘primer espada’ del Club Pati Vela Barcelona?

No, para nada. También están Oriol Martí o Andrés Oliva, que navegan muy bien y son resolutivos en diferentes condiciones.

Debemos luchar para defender los clubes de playa porque son cruciales para nuestra clase y para la vela en general

Tu veraneas en Sant Salvador y, como apuntabas antes, en aquella playa hay mucha afición patinista. Y eso que allí no hay ningún club náutico…

Sí, en Sant Salvador existe mucha afición al patín a vela y cuando se hace la Regata que comentábamos antes, ésta convoca a la gente de aquella playa, pero también a patrones de Calafell e, incluso, de Coma-Ruga. Sin embargo, los últimos acontecimientos con algunas entidades a raíz de la Ley de Costas creo que están demostrando una escasa sensibilidad hacia el trabajo que han hecho durante años los clubes de playa. Estas entidades han ayudado mucho a promocionar la vela, a captar nuevos deportistas para nuestro deporte. No entiendo porque las administraciones les persiguen tanto. No son entidades con afán de lucro, pese a ser privadas. Creo que todos debemos luchar para defender esos clubes de playa porque son un apoyo crucial para nuestra clase y para la vela en general.

El año pasado tomaste parte en la Volta a Menorca. ¿Disfrutaste más en ella que con las regatas?

Son cosas distintas. De todos modos, reconozco que la Volta a Menorca es un gran recuerdo porque fue una gran experiencia. La Volta permitió que todos sus participantes nos conociéramos más y mejor que cuando haces una regata porque compartimos muchos momentos fuera del agua y ello generó una gran camaradería. Pienso que actividades como la Volta son un importante apoyo para generar una mejor atmósfera en la clase. Lo que hay detrás de las regatas ayuda mucho a hacer mejor ambiente. Y, como en toda clase, el buen ambiente propicia que la gente se conozca más y se prodigue el ‘fair play’ por más competitividad que haya que, por cierto, en el patín hay mucha.


No hay comentarios

Añade el tuyo