Patin a Vela

Joaquim Roig: “soy una especie de ‘Poulidor’ del patín a vela”

Joaquim-Roig–Koki–Club-Natació-Badalona-bis

El patrón del 'Koki', Joaquim Roig, reconoce que en su juventud practicó natación, esquí, volleyball pero que cuando descubrió la vela, "ésta me engancho y, prácticamente, ya no ha habido ningún otro deporte en mi vida".

(11-12-2019). Joaquim Roig (Badalona, 1954) ha ganado este año, por sexta vez consecutiva, el Ranking Suhon del Club Natació Badalona, tras ser el más regular de la flota de patines a vela en las regatas de la entidad. No se jacta de ello. Afirma que “sobre todo, ha sido fruto de participar en muchas pruebas”.

Joaquim Roig, más conocido en la clase patín a vela por el nombre de su embarcación, ‘Koki’, es uno de los ‘vacas sagradas’ del Club Natació Badalona. Lo es por los años que lleva navegando y por estar frecuentemente en los puestos de honor en la gran mayoría de las pruebas que se disputan en dicha entidad cada fin de semana. Este año, como los cinco anteriores, ha vuelto a ganar el Ranking Suhon que distingue al patinista badalonense que obtiene menor puntuación tras el cómputo de la globalidad de regatas celebradas todo el año en el Club Natacio Badalona.

Lloveras y Joan Planas me dieron las primeras nociones y Josep Roig me enseñó a regatear

Roig se muestra satisfecho de esta nueva victoria pero sostiene que la misma “ha sido fruto, sobre todo, del gran número de mangas que he disputado”. De todos modos, a continuación, señala que “tampoco lo hago demasiado mal y ese éxito también es a raíz de que acostumbro a clasificarme en los primeros puestos de una gran parte de las pruebas”.

INICIOS CON LAMARCA

Joaquim Roig explica que sus primeras experiencias patinistas se remontan a principios de los años 70, cuando contaba entre 17 y 18 años. “Las primeras nociones me las dieron Lloveras y Joan Planas. Más adelante, Josep Rovira, campeón de España en el año 1966, sería quien me enseñaría a hacer regatas”.

Sus inicios patinistas coincidirían con los de Jordi Lamarca. Recuerda que “éramos muy amigos. Enseguida, no obstante, empezó a verse que él era extremadamente competitivo y muy técnico. Yo siempre he sido más de navegar por sensaciones, de intentar que mi patín y yo formemos un conjunto armónico”.

ESTRENO RELEVANTE COMO PRIMERA

Joaquim Roig pasó a primera categoría “por puntos”, es decir tras conseguir buenos resultados en una serie de regatas importantes de la clase, pero sin hacer podio en el Campeonato de Cataluña. Según evoca, “en la edición de aquel 1975, Lamarca y yo partíamos como favoritos, pero no estuvimos acertados”.

En su primer año como patinista de primera categoría (1976) protagonizaría un debut reseñable en el Campeonato de España celebrado en el Club Nautic El Masnou. Con su ‘Koki’ se clasificaría tercero de la general, tras Francesc Pugés (campeón) y Albert Lluch (subcampeón), considerados ambos dos ‘vacas sagradas’ del Club Natación Barcelona, por aquel entonces.

Pero aquel éxito llegaría en vísperas de tener que partir hacia el servicio militar. “Decidí venderme el patín para marcharme a la ‘mili’ pero reconozco que dejé la clase porque no acababa de sentirme bien en la misma. Yo era muy joven, una especie de ‘hippie’, y verme en medio de aquella gente tan mayor, que me miraban con cierto recelo por mis melenas me hacía sentir fuera de lugar”.

ETAPA WINDSURFISTA

Despues del servicio militar apostó por el windsurf. “Fueron tiempos muy divertidos”, recuerda. Iba a Tarifa muy a menudo y, al final, llegué a pasarme un año instalado allí. Formé parte de la selección catalana de windsurf y navegué mucho”.

A su regreso de Tarifa, su mujer había quedado embarazada y ambos decidieron iniciar una nueva etapa vital en Badalona focalizada en la familia. Recuerda que “salía a navegar de vez en cuando en windsurf en Badalona. El mar era ‘mío’. Durante unos dos años no apareció ningún otro windsurfista”.

Pero aquellas surfeadas a vela acabaron siendo eclipsadas por los deberes familiares y Roig acabó pasando dos décadas sin apenas navegar.

Tras aquellos veinte años en el dique seco, Joaquim Roig decidió reemprender su relación con el patín a vela. Tenía poco más de 40 años. Recuerda que en su reinicio debutó en el Campeonato de Cataluña por equipos de club. En el Natacio Badalona le animaron a participar con el equipo de la entidad. Según recuerda, “el primer contrincante que nos tocó fue la ‘escuadra’ del Club Natació Barcelona. Yo llevaba un patín de segunda mano que había ido a buscar unos días antes a Masnou y, lo más importante, llevaba veinte años sin navegar en patín. Pese a todo eso, fui el primero en montar la boya de la primera ceñida”.

MEMORIA PRODIGIOSA 

Joaquim Roig tiene una memoria prodigiosa. Es capaz de recordar escenas como la descrita y también lo es de narrar la evolución de una prueba dando los pases de cada boya de hasta una docena de barcos. Su memoria es muy detallista porque, según reconoce, “me fijo mucho en cómo va la flota. A través de sus proas, detecto los roles, comparo mi velocidad con la de los rivales…”

Lea Sitjá me conminó a estar más atento a mi barco, más concentrado en sacarle el máximo rendimiento

Aunque sigue haciendo uso de esa facultad, reconoce que, desde el año 2011 empezó a ‘dosificar’ su observación del resto de la flota. Explica que “aquel año tuve una conversación con Lea Sitjà”. Este windsurfista, suplente del equipo olímpico de dicha modalidad en los Juegos de Barcelona 1992, se entrevistó un día a Roig para comentarle una serie de sugerencias. “Y entre las sugerencias, Sitjà me cuestionó la costumbre de fijarme tanto en los demás. Me subrayó que debía estar más atento a mi barco, más concentrado en sacarle el máximo rendimiento. También que debía ser más agresivo en regata, más estratégico y analítico. Intentar aprovechar al máximo las oportunidades que me surgieran y no caer en el desánimo cuando las cosas se torcían porque si te ‘nublas’ mentalmente es imposible reconducir una adversidad o contrarrestar un error”.

Aquellas sugerencias de Lea Sitjà de 2011 no cayeron en saco roto. Al año siguiente, en 2012, Joaquim Roig ganaría la Copa de España disputada en Canet de Mar. En la última prueba, él y Adrià Gabarró se jugaban la victoria final. Roig explica que “me propuse ‘controlar a Gabarró ya dese la salida y, no solo logré ganar aquella prueba, sino que ademas, Gabarró quedó tercero. Vencí en aquella prueba por un único punto. Sume 9 puntos y Gabarró 10”.

NO DEJAR DE APRENDER

Joaquim Roig sostiene que la experiencia, la cabeza fría y el pensamiento positivo “son claves en una regata”. Añade que “no puedes ir con el lirio en la mano, debes atacar y defender, según el momento y todo eso estando atento al comportamiento del barco para obtener su mayor rendimiento”.

Me reconoczco ‘poco apto’ como maestro. Soy más eficaz como perfeccionador

El patrón del ‘Koki’ no ejerce de maestro. Se reconoce “poco apto para ello”. En todo caso, según añade,”puedo comentar cosas a la gente, porque, aunque con mesura, sigo observando cómo van los demás. Me gusta que la gente mejore de nivel, lo perfeccione. En las regatas de Badalona esa siempre es una consigna. Divertirnos y aprender. Si el nivel medio crece, la flota gana competitividad y eso aumenta la exigencia y hasta los que van delante también aprenden. En regata no puedes dormirte en los laureles”.

SEGUNDAS CON OPCIONES

Pese a esa voluntad de mejoría del nivel de la flota, este 2019 ningún patrón de segunda del Natacio Badalona ha conseguido el ‘pasaporte’ a primera categoría para el próximo 2020. Roig lo admite y argumenta que “no ha habido suerte y nuestros principales candidatos no han conseguido el acceso”. De estos alude a Gregori Contreras, a XAVIER Vives y a Frieder Suhon. “Son buenos patinistas pero deben mejorar en la lectura del campo de regatas para aumentar su comprensión del mismo en solitario, es decir, sin la referencia de los líderes de la flota. De todos modos, con trabajo, constancia y razonamiento todo es posible. Tiempo al tiempo”.

CAMPEONATO DE ESPAÑA HISTÓRICO

A su sexta victoria consecutiva en el Ranking anual Suhon, Joaquim Roig ha sumado un septimo puesto en el Campeonato de España de este 2019. Roig es de esos patrones que, aunque habitualmente no destaca en los grandes slams, acostumbra a figurar en el top-5 o en el top-10 de los mismos. Recuerda con especial cariño el campeonato de España de 2011 celebrado en El Masnou cuando cuatro patinistas del Natacio Badalona coparon los cuatro primeros puestos. Ganó Pau Gratacos y tras él se clasificaron Carlos Crespo, Albert Batlleriá y el propio Roig. “Fue un gran campeonato. Peco Mulet a punto estuvo de quedar quinto pero, al final, le superó Quim Esteba. Fue nuestra mejor clasificación en un campeonato de España como flota”. Por aquel entonces, Joaquim Roig era El Capitan de la flota patinista de Badalona.

A pesar de mis 65 años, me satisface estar ahí delante, dando guerra

Sin embargo, Roig no es de colgarse medallas. Aunque reconoce que “no lo hago mal del todo, soy una especie de ‘Poulidor’. Habitualmente estoy en la parte delantera de la flota pero me cuesta hacer podio“. Esas manifestaciones quedan avaladas por su clasificación en el top-5 de unos cuatro campeonatos de Cataluña, y en el top-10 de diversos campeonatos de España.

MAYOR NIVEL QUE LOS ‘VACAS SAGRADAS’ DE ANTAÑO

El ‘Poulidor’ de la clase patín a vela, según se define, se siente orgulloso de poder afirmar que “a pesar de mis 65 años de edad, sigo estando ahí, dando guerra. Y eso no es fácil, porque el nivel actual de los buenos de la flota patinista es muy superior al de cuando yo empecé y la clase era gobernada por los llamados ‘vacas sagradas’”.

Joaquim Roig fue el primer regatista del Natació Badalona que inscribió su nombre en el Trofeo Furest

De todos modos, este vencedor absoluto del Trofeo Furest del año 1975, siendo patrón de segunda categoría, lamenta que “no haya más gente joven en la clase. La juventud prefiere curtirse en otros tipos de embarcaciones. Pero nos iría muy bien contar con más Orioles Mahiques… Pero mientras eso no sucede, parece claro que en el mundo de la competición en patín a vela la experiencia aporta más que la condición física”.


No hay comentarios

Añade el tuyo